Los restos de Rodríguez de Valcárcel, inhumados en Burgos

Gritos de signo contrario se escucharon ayer, tras el funeral que presidieron los Reyes, con asistencia del Gobierno en pleno, mesa de las Cortes y distintas personalidades, hasta un total de unas mil personas, por el alma del ex presidente de las Cortes españolas, Alejandro Rodríguez de Valcárcel, que falleció el viernes en Madrid.

Concluído el funeral y cuando el féretro fue trasladado a la calle Zorrilla, un grupo de unas doscientas personas entonó el Cara al Sol y Yo tenía un camarada y, brazo en alto, pronunciaron gritos de Que se sepan que estamos aquí todavía; Traidores no; Franco, Franco; José Antonio, presente y otros. Minutos más tarde y cuando el presidente del Gobierno, señor Suárez, abandonó el palacio de las Cortes, unas cien personas que esperaban en la calle Fernán Flor, aplaudieron y vitorearon su presencia.Por otra parte, y tras testimoniar su pésame a la viuda del señor Rodríguez de Valcárcel, los Reyes salieron de las Cortes y el público que se encontraba congregado en la calle les aplaudió insistentemente. Casi inmediatamente después, salió del recinto la viuda del general Franco, que había asistido al funeral, y se escucharon gritos de Franco, Franco, entremezclados con los de Viva el Rey. Cuando aparecieron los duques de Cádiz volvieron a escucharse gritos de Franco, Franco.

Sobre las ocho y media de la mañana de ayer se había celebrado una misa corpore in sepulto, a la que asistieron el presidente de las Cortes y los ex ministros, señores Barrera de Irimo y Ruiz Jiménez. Tras el funeral oficial, oficiado por el párroco de Jesús de Medinaceli, y al que habían asistido, además de las personalidades citadas, el ex presidente del Gobierno señor Arias Navarro, la comitiva fúnebre salió hacia Burgos sobre las once y cuarto de la mañana.

Ignacio García López, ministro secretario general del Movimiento, en representación del Gobierno, y el conde de Mayalde, vicepresidente primero de las Cortes, presidieron junto a la viuda y el resto de los familiares el funeral celebrado a las cuatro de la tarde en la catedral de Burgos, por el alma de don Alejandro Rodríguez de Valcárcel.

El templo aparecía prácticamente lleno, calculándose en unas 4.000 personas las asistentes. entre los que destacaban además de las autoridades locales y provinciales, los ex ministros, señores Martínez Esteruelas, Fernández Sordo y Girón de Velasco.

Ofició la ceremonia el abad de Silos, Don Pedro Alonso, junto con otros once sacerdotes del cabildo catedralicio. Rezó el responso el Arzobispo de la diócesis, don Segundo García de Sierra y Méndez. Al finalizar el funeral la comitiva fúnebre se trasladó al cementerio de San José donde fueron inhumados los restos en el panteón familiar, construído recientemente por encargo del finado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 23 de octubre de 1976.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50