Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vecinos de Arganzuela piden la demolición del matadero

El jueves fue presentado un escrito, a través del Registro General del Ayuntamiento de Madrid, dirigido al alcalde, en el que las Asociaciones de Vecinos de Arganzuela, -comisión de urbanismo- Castellana de Amas de Casa -delegación de Legazpi- y Juvenil de Arganzuela, muestran su desagrado ante la posibilidad, surgida a través de la solicitud hecha por el Ayuntamiento al Gobierno, de que sea prorrogado el plazo de demolición de las instalaciones del Matadero, en el paseo de la Chopera, y, con él, su concesión municipal.«Consideramos, dice el escrito, que esta medida sería totalmente desfavorable para la zona, dada la gran necesidad de disponer, con la mayor urgencia, de zonas verdes, instalaciones deportivas y centros educativos, como se tiene proyectado hacer en los terrenos que hoy ocupa el Matadero.»

En el escrito, al que se han adherido también la Asociación de Cabezas de Familia de Usera y la delegación en este barrio de la Asociación Castellana de Amas de Casa, se afirma también que esta «es una de las zonas con un índice de contaminación mayor de Madrid y, en este momento, tal como le encuentran las instalaciones del Matadero, producen gran cantidad de ratas y malos olores, lo que consideramos problemas para la higiene de la zona».

Según la ley 23 de 1967 -conocida con el nombre de La Arganzuela- los terrenos que hoy ocupan el Matadero Municipal y el Mercado Central de Frutas y Verduras deberían haberse convertido, en abril de 1977, en la segunda fase del parque de La Arganzuela, cuya primera fase fue inaugurada el 15 de mayo de 1969. Sin embargo, el retraso habido en la construcción de MercaMadrid, en donde deben albergarse, en su día, estos mercados centrales, van alargando ilimitadamente el tiempo preciso para que esta segunda parte del parque pueda convertirse en realidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 1976

Más información

  • En escrito dirigido al alcalde