Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No mereció perder el Moscardó

No tuvo suerte el Moscardó en su partido frente al Zamora, lo que le costó perder el encuentro, y hay que acogerse al tópico que en este caso fue cierto porque el equipo de Sánchez Fortún hizo los suficientes méritos para no sólo igualar el partido, sino para vencer.Comenzó el encuentro con dominio local, ante un Zamora que cedía terreno y que en ningún momento creaba peligro. Consecuencia de ello fueron las ocasiones que unas veces desperdiciaron los delanteros locales y otras anularon los defensores forasteros, pero como si los zamoranos trajesen muy bien aprendida la lección, aguardaron a que llegase su ocasión, aprovecharla y soluciona. Ir a su favor el encuentro. Porque un fallo de Virtus fue aprovechado magníficamente por José Manuel, y desde es eI momento y hasta el final los ataques, locales chocaron con un defensa zamorana que ordenadamente y sin agobilos despejaban los momentos difíciles que pasaron. Los madrileños pusieron mucho interés en dar la vuelta al marcador, pero cuando gozaron de sus ocasiones no supieron aprovecharlas las más, o Aloy, con su gran actuación, le impedia. Era la lucha de un equipo joven e inexperto, con mucha ilusión y entrega, ante hombres curtidos y veteranos que saben su oficio y que no estaban dispuestos a perder lo que habían conseguido.

La segunda mitad fue un constante ataque sobre la portería de Aloy lo que trajo consigo el que por momentos se descuidase la vigilancia, sobre todo de Lizarralde y José Manuel, principalmente, que estuvo a punto de ampliar el marcador a los de Zamora. Julio, Alvarez Fernández y Sánchez, por parte de los locales, tuvieron en sus botas el gol, pero fallaron en el momento cumbre. El principal problema del «Mosca» fue que, con la lesión de Beflido, a la media hora del primer tiempo, se perdió su hombre con más capacidad de creación. Se acusó su, baja y el marcador así lo señala. Una lástima los dos positivos que hoy marcharon para Zamora, no por el hecho en sí que deportivamente hay que aceptarsino porque quien más méritos hizo salió perjudicado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1976

Más información

  • Un fallo en defensa propició la victoria zamorana