Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere aprisionado por un ascensor

Sobre la una y media de la tarde murió en accidente laboral Pablo Rincón, de 52 años de edad, en un edificio en construcción sito en el barrio de Begoña y denominado Ramón y Cajal. El fallecido efectuaba un servicio de limpiezas dentro de la compañía María Mateo Vicente y en el momento del accidente laboral se disponía a subir desde la planta baja a unos de los pisos superiores del edificio dependiente del Instituto Nacional de Previsión.Al parecer, las puertas del ascensor aprisionaron al cerrarse la base del cráneo del trabajador, el cual fue, a continuación, despedido hacia el sótano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1976