Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Balonmano

Mañana comienza la Liga con un Atlético-Barcelona

Mañana, con el Atlético- Barcelona, comienza la División de Honor. El domingo se celebrarán los cinco restantes partidos de la primera jornada.

En el ya habitual Polideportivo Magariños el cuadro rojiblanco, subcampeón de Liga, recibirá al Barcelona, equipo que aspira —como el Atlético— desde hace años alcanzar un título últimamente acaparado por el Calpisa. En realidad, un año más, el balonmano nacional a su más alto nivel volverá a ser un asunto entre varios equipos, contra los alicantinos. Tal y como han ido los torneos previos a la Liga —que cada año proliferan más, lo cual es una magnífica señal—, la historia se va a repetir. El Calpisa venció en Valladolid al Atlético por 17-15, y en Mallorca al Barcelona por 19-17.

En cuanto a novedades, el Atlético -—con la larga espera del polaco Szymczak— sólo ha incorporado un jugador procedente del equipo provincial, Carrión, y tres del juvenil, Alonso, Parrilla y González. Juan de Dios Román ha vuelto como entrenador, pues se marchó el búlgaro Milev, muy a pesar suyo. El equipo aún está con poco rodaje, pero el Barcelona, con Víctor Lafuente —proveniente del Calpisa— y Sauqué mucho tiempo lesionados; la baja de su portero Eguino -en el San Antonio pamplonica— y la incorporación aún no cuajada de varios hombres de la cantera, tampoco anda muy allá.

Será algo parecido al Calpisa y al Marcol, que reciben a los ascendidos Covadonga y Seat. Los valencianos, aunque han perdido a Cascallana —al Calpisa—, han fichado a Tato —del Teucro— y Caliabuig —del Granollers—. Los vallesanos, por cierto, ganarán posiblemente en Pamplona a un San Antonio que casi mantiene el equipo del año pasado, y tanto el Arrate como el Teucro deben imponerse al Academia Octavio y Anaitasuna en dos partidos de equipos que lucharán en el futuro únicamente por la permanencia, como Covadonga y Seat.

Lo dicho, se repiten los planteamientos de años anteriores. Salvo sorpresas inesperadas, se formarán dos bloques «grandes» y «pequeños».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 1976