Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No lo he pasado bien, pero aprendí muchas cosas"

«No puedo decir que lo haya pasado bien, ni mucho menos», declaró ayer a EL PAIS el capitán Fortes Bonzán, pocas horas después de ser puesto en libertad en él Castillo de La Palma, de El Ferrol.El capitán salió a las ocho de la mañana, después de 360 días de prisión militar, que transcurrieron desde su Pontevedra natal hasta El Ferrol, pasando por la Escuela Superior del Ejército, la Academia de Sanidad Militar y el acuartelamiento de Hoyo de Manzanares, donde fue juzgado y condenado a cuatro años de prisión, el 10 de marzo de 1976.

También ha sido puesto en libertad en Cartagena, el capitán Reinlein, condenado al mismo tiempo.

«Lo que me preocupa ahora hondamente -agregó- es que todavía quedan encarcelados cinco de los nueve militares que fuimos condenados en Hoyo de Manzanares. »

A las pocas horas de su llegada al domicilio familiar de Pontevedra, Fortes explicó a EL PAIS que «eI Código Militar funcionó menos de lo que era de esperar en algunos casos» y que, por lo demás, no tuvo problemas de ningún tipo.

Aclaró que la realidad española cambió mucho desde su ingreso en prisión. «No hay más que leer la prensa -agregó- Cambiaron muchas cosas y su cambio no nos fue ajeno a quienes pasamos estos meses de detención».

Se mostró optimista respecto a su futuro en la vida civil ya que, como se sabe, fue separado del Ejército. «Aprendí muchas cosas durante el tiempo que me privaron de la libertad. Entre otras cosas, a vivir con alegría, aunque no disponga de los mismos medios de que podía disponer».

En libertad Fortes y Reinlein, quedan todavía en prisión por el juicio de Hoyo de Manzanares, Otero Fernández (le faltan cuatro años por cumplir), Fermín Ibarra (tres años y medio), Restituto Valero (un año), Manuel Fernández Lago (un año) y Jesús Martínez Consuegra (seis meses).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de julio de 1976

Más información

  • El capitán Fortes Bonzán, en libertad