Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendido un recital de Gerena, en La Coruña

Gerena cantó a medias. El primer recital «en esta Galicia que tantas cosas comunes tiene con mi tierra», como diría el propio cantante, fue interrumpido a la mitad por la fuerza pública, que cargó contra una parte considerable de los espectadores. Gerena se presentó en medio de un clima caldeado. Más de 2.000 personas llevaban varios minutos gritando «Amnistía y libertad» y ondeando decenas de banderas gallegas y de pancartas igualmente alusivas a la amnistía. Algunas de ellas aparecían firmadas por las Xuventudes Comunistas Galleas y otras pedían libertad para Santiago Alvarez. En el escenario, una gran bandera de Andalucía con la leyenda «Andalucía por la libertad». A su lado, una bandera gallega y una pancarta firmada por las XCG. En el descanso la policía intentó retirar algunas pancartas que los agentes consideraron comunistas, según comunicó el director del local al propio cantante, organizándose una bronca que duró cinco minutos. Poco después, reapareció Gerena en el escenario y con voz solemne anunció: «Compañeros: en estos momentos de democracia y transición se me acaba de comunicar que se suspende mi recital. Los señores agentes que están por ahí son los portadores de esta triste noticia.»

Inmediatamente el Palacio de los Deportes se convirtió en una inmensa pita y acto seguido el público salió a la calle, dirigiéndose hacia la playa de Riazor. Más de diez coches-patrulla vigilaban la zona. El propio Gerena comentó para EL PAÍS: «Estoy muy cabreado. Es la primera vez que cantaba en Galicia y no comprendo por qué tienen que impedir mi actuación. Esto tiene un nombre y es: falta de libertad.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de julio de 1976