Barrio del Aeropuerto

Dieciséis años de problemas

Una promesa verbal de la Gerencia Municipal de Urbanismo sobre la iniciación del trámite del nuevo Plan de Ordenación del barrio del Aeropuerto, es hasta ahora la única fuente de esperanzas para una gran mayoría de los vecinos de este barrio, amenazado de ruina progresiva desde su construcción en 1960.Un año después de concluir la edificación, comenzaron a afluir denuncias del vecindario sobre los defectos de construcción, que en forma de grietas se observaban en muchos bloques. Las acciones legales emprendidas por muchos vecinos cristalizaron en un expediente sancionador de la Dirección General de la Vivienda, documento que, tras sortear durante diez años una larga trayectoria administrativa, en 1972 se ve formalmente resuelto por una resolución de la Dirección General de la Vivienda y según la cual, se confiere a la Inmobiliaria Roiz la ejecución subsidiaria por su cuenta y a su costa, se adjudican las obras al arbitrio del Instituto Nacional de la Vivienda y se dan instrucciones para la exacción cautelar del presupuesto fijado sobre el patrimonio de la citada inmobiliaria. Durante este período, la constructora se disuelve.

Después de esta fecha, los vecinos no conocen actuación legal alguna y suponen que el expediente permanece archivado, al no constar la ejecución de la exaccion cautelar ni la anticipación del importe del presupuesto. No obstante, sus gestiones continúan. Tras la demora de una reunión tripartita con la Gerencia Municipal de Urbanismo y los funcionarios del Ministerio de la Vivienda, los vecinos prosiguen pidiendo que sea el primer organismo quien planifique un nuevo ordenamiento y, del segundo, solicitan la ejecución de las obras.

Hitos

En tanto, la historia del barrio ha atravesado hitos importantes. Parece -a muchos de sus vecinos- que la vulnerabilidad de la construcción de los bloques encuentra su parangón en la vulneración industrial de un barrio calificado previamente de zona residencial. Las zonas verdes, previstas en un primer ordenamiento, se hallan a bajo mínimos» en el barrio del aeropuerto. Además, la inseguridad de los vecinos halla condiciones para incrementarse, con la voladura de dos.de los bloques y el desalejo de otros dos más. En una encuesta realizada recientemente entre los habitantes del barrio -consulta que abarcó al 67 por 100 de la población-, casi un 80 por 100 de los consultados pedía nuevas viviendas, con un espacio habitable de al menos 81 metros cuadrados, frente a los 52 que las actuales viviendas poseen. De momento, sólo hay promesas, y 16 años de esperanza.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS