Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juicio en Luanda contra diez mercenarios británicos

Acusados de «perpetrar matanzas en Angola» y de haber «atentado contra su soberanía», diez mercenarios británicos serán juzgados el próximo martes por un tribunal de la ciudad de Luanda.Al juicio asistirá un observador británico, Hugh Byatt, designado por el Foreign Office para esta misión. Byatt prestó servicios en la embajada británica en Portugal, y en el consulado de Lourenço Marques (Mozambique).

Los diez acusados fueron reclutados en Londres por Nicholas Hall y Costas Georgiu -un británico y un greco-chipriota para luchar en Angola con las tropas del Frente Nacional de Liberación de Angola (FNLA) de Holden Roberto.

Los británicos reclutados, en su mayoría antiguos soldados, viajaron a Bruselas y de allí al norte de Angola, para actuar a las órdenes de Costas Georgiu, quien había alcanzado el grado de coronel, y se hacía llamar Callan.

El primero de febrero del año pasado, el «coronel Callan» ordenó la ejecución de 10 mercenarios acusándolos de amotinamiento, y cinco días más tarde fue hecho prisionero mientras mandaba un ataque contra una formación de tanques cubanos que combatían al lado del Movimiento Popular de Liberación de Angola (MPLA), actualmente en el poder.

El «coronel Callan» dio muestras de un gran sadismo y crueldad en el mando de sus tropas durante la guerra angoleña, según declararon en Londres algunos de los 43 mercenarios británicos que consiguieron volver a Londres.

Ante el avance decisivo del MPLA, se ordenó el regreso de los mercenarios, pero algunos fueron muertos por fusilamiento o en combate, y otros fueron hechos prisioneros.

Nicholas Hall, uno de los que consiguieron regresar a Londres, relató estos detalles de su misión, en vista del juicio al que van a ser sometidos el «coronel Callan», y nueve de sus antiguos compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 1976