Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
HEMEROTECA | CRÓNICA NEGRA

Un boxeador, un asesinato y un burdel

El 22 de mayo de 1976 el mítico peso pesado argentino Oscar Bonavena fue asesinado a los 33 años en la puerta del popular 'Mustang Ranch', en Nevada (EE UU). Concluía así una destacada carrera deportiva que le llevó a combatir con Mohamed Ali

Los boxeadores Muhammad Ali (dcha) y Oscar Bonavena (izda) en el Madison Square Garden en New York, el 7 de diciembre de 1970.
Los boxeadores Muhammad Ali (dcha) y Oscar Bonavena (izda) en el Madison Square Garden en New York, el 7 de diciembre de 1970. Time Life Pictures/Getty Images
Washington

Todo parecía indicar que la muerte de Ringo Bonavena ocurrió como consecuencia de una relación amorosa, pero no se sabía de cuántas. La policía barajaba una posible vinculación del homicidio con la reciente separación del matrimonio Conforte, dueño del burdel frente al que fue asesinado el púgil argentino y promotores de su carrera en Estados Unidos. Según esto, los problemas para Bonavena podrían haber surgido cuando la señora Conforte le acompañó a San Francisco para gestionar un nuevo pasaporte, ya que el suyo le fue destruido en el asalto a la casa rodante donde vivía.

El sospechoso tenía antecedentes de tráfico de drogas y asalto.

La señora Conforte telefoneó desde San Francisco a la policía de Reno y solicitó una escolta de protección, ya que había recibido una llamada con amenazas si regresaba a Reno. Al día siguiente, a las seis de la madrugada, se cometía el asesinato de Ringo. El sherif del condado, Robert de Carlo, señaló que se sabía que el dueño había prohibido a Bonavena la entrada en el burdel, pero se desconocen los motivos de tal medida.

El célebre argentino de los grandes pesos

ALFREDO RELAÑO

Tras de sí deja un brillante historial deportivo y una inmensa fortuna amasada a puñetazos. Y, quizá la amargura de no haber igualado nunca en genialidad ni en excentricidades a Casius Clay. La policía de Nevada investiga sobre su muerte, producida en un burdel y por un disparo de rifle. Oscar Bonavena había nacido en Buenos Aires el 25 de septiembre de 1942. En un barrio modesto, y en el seno de una familia muy numerosa: siete hermanos. Su infancia fue difícil por las necesidades económica de la familia. Su carácter huraño desde la infancia, porque sus pies planos le hacían ser objeto de frecuentes burlas. Su desarrollo, siempre desproporcionado para su edad, le movía a tomarse las más veces posibles la justicia por su mano. En la adolescencia, ya era lo que suele definirse como «el matón del barrio». Pero los problemas económicos de la familia persistían y algún amigo le recomendó: "Con tu fuerza puedes ser alguien en el boxeo. Dinero fácil y poco trabajo". Oscar fue a un gimnasio y pronto comprendió que había encontrado su camino. Como aficionado destacó poderosamente. Tanto que se trasladó a Estados Unidos para hacer su debut profesional en Nueva York en el 64, y con victoria por K.O. El mismo resultado arrojarían sus cinco peleas inmediatas.

Bonavena, ya tenía, por derecho propio, un puesto en la primerísima fila de los mejores pesos pesados. El 4 de septiembre del 65 se proclamaría campeón sudamericano al vencer a Goyo Peralta, el hombre que consumió los últimos años de su carrera en España.En el 68 consiguió ser nombrado aspirante al título que entonces ostentaba Frazier. Ambos púgiles se enfrentaron por segunda vez en su carrera el 10 de diciembre y Bonavena dejaría escapar su gran oportunidad. Fue una pelea con muchas precauciones por ambas partes y el veredicto final dio el triunfo por puntos a Frazier.

No habría una nueva oportunidad. Su más importante pelea posterior la celebraría el 7 de diciembre del 70 y le apartaría de forma ya definitiva del camino del título mundial. Rival, Clay, que había vuelto a la actividad, Tras una intensísima batalla dialéctica, en la que Ringo brilló tanto como el propio Clay, se enfrentaron sobre el ring. Clay fue el mejor y venció por K.O. en el último asalto. Desde entonces, Bonavena no sería el mismo. Sus rivales han ido descendiendo gradualmente de calidad, y su carrera estaba a punto de concluir. Incluso había estado a punto de venir a España hace pocos meses, para pelear con Urtain. Pero Bonavena, casado y con dos hijos era todo un hombre de negocios que había amasado una inmensa fortuna a puñetazos: una cadena de sastrerías (su padre era un modesto sastre cuando él era un niño), una empresa de publicidad, locales de diversión en Mar del Plata, inmobiliarias en Buenos Aires y grandes extensiones de terreno en varias zonas de Argentina. Tenía en proyecto organizar una cuadra de caballos de carreras.

Ayer la muerte le sorprendió en Reno, en el burdel de un amigo. Un disparo de rifle segó su vida, ¿Mafia? ¿Venganza? Todas las hipótesis son posibles. La policía de Nevada investiga el caso. Ringo ha dejado de hablar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de mayo de 1976

Como sospechoso del asesinato fue detenido Willard Brymer, de 31 años y guardia de seguridad del burdel, al que la policía acusa de ser el autor del asalto a la caravana de Bonavena. Los problemas entre el guardia y el boxeador, según la policía, pueden tener que ver con otra mujer.

Willard Brymer, acusado de la muerte del boxeador, en el momento de su detención.
Willard Brymer, acusado de la muerte del boxeador, en el momento de su detención.

Bonavena se había casado el 19 de febrero con Cheryl Ann Rebideaux, una joven de veinte años empleada en el burdel. El matrimonio fue anulado diez días después, a causa de la situación marital de Bonavena en Argentina. Se sabe también que Ringo había tenido recientemente una "sangrienta pelea" con el guardia de seguridad y que la causa podría ser esa mujer. El boxeador fue asesinado con un arma era de alto calibre que dispararon a unos cuarenta metros. Brymer fue detenido una hora después del asesinato y fue encarcelado sin fianza en una prisión del estado de Nevada.(*Brymer fue encontrado culpable de la muerte del boxeador pero sólo cumplió 15 meses de condena por homicidio involuntario. Su defensa alegó que apretó el gatillo de forma involuntaria).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de mayo de 1976

Más información