Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete partidos de Coordinación Democrática presentan sus programas económicos

Quince representantes de siete partidos ilegales integrados en Coordinación Democrática dialogaron durante cinco horas en la tarde de ayer con periodistas de Madrid sobre los programas económicos a corto, medio y largo plazo de sus respectivos partidos.

Entre las notas comunes a todas las organizaciones hay que señalar: la insistencia, en la necesidad de un pacto político; la instauración de la democracia como cuestión previa para cualquier tipo de pacto social; la creencia en la inviabilidad del actual modelo de crecimiento económico; la declaración de respeto a la voluntad democrática a la hora de elaborar alternativas de política económica y la crítica sistemática de la actual política del Gobierno Arias que representa su ministro Villar Mir.En el punto clave de los objetivos de política económica de las distintas organizaciones, los representantes de cada una de ellas resumieron esquemáticamente sus respectivas posiciones. Por orden de intervención presentaron los siguientes puntos:

PSOE (Miguel Boyer, Gómez Llorente). El partido no pretende el colectivismo ni la estatalización a medio ni a largo plazo. Se precisa reforzar la presencia del sector público con tono competitivos y concurrentes. Los ingresos fiscales deben pasar de un 20 por 100 sobre el PNB a un 30 en los próximos cinco años. Las empresas deben autogestionarse. El control de los accionistas -que realmente son en estos momentos obligacionistas que tienen poco que hacer frente a la tecnoestructura de las, grandes empresas- debe trasladarse a los trabajadores de las empresas que democráticamente podrían elegir a los directivos. La autogestión debe articularse con un sistema general de planificación democrática. Debe, abordarse un programa de viviendas, medio millón al año. En la reforma agraria hay que ir a grandes explotaciones autogestionadas o dependientes del sector público. Las nacionalizaciones deben afectar a la gran banca y a los sectores básicos (energía, transporte...).

Partido Comunista (Ricardo Lovelace, José Sandóval). El socialismo debe de ser una conquista de las masas después de una etapa democrática lenta y gradual. La nacionalización de la banca y de los sectores monopolistas debe realizarse con sosiego y pies de plomo. Nunca sin garantías de que el sector público vaya a administrar eficazmente los sectores nacionalizados. La reforma agraria debe afrontarse de forma que los campesinos decidan la nueva estructura de la producción y siempre conforme a su acuerdo. El sistema de planificación debe ser democrático y descentralizado, respetando el modelo de libre mercado en la fase democrática. El tema de los capitales exteriores debe ser tratado prudentemente.

Partido Socialista Popular (Sánchez Ayuso, Francisco Bobillo). Suscribió similares posiciones a las de los anteriores Partidos en cuanto a nacionalizaciones y potenciación del sector público. En el tema agrario destacó la pluralidad de agriculturas en el Estado español, que exigen tratamientos diferenciados. Destacó la necesidad de socializar el sector de la sanidad.

Partido del Trabajo (ISIDORO Moreno y José Antonio Alonso). Los elementos diferenciadores más característicos de este partido fueron los siguientes: Nacionalizaciones de sectores monopolistas. Independencia nacional frente a imperialismos americano y ruso. Economía de autoabastecimiento, en lo posible, para garantizar esta independencia. Entrega de tierras a los campesinos. Acercamiento a países del tercer mundo.

Federación de Partidos Socialistas (Enrique Barón, Joaquín Leguina, Luis García de la Riva). Posiciones en buena medida similares a las del PSOE y PC, aunque puede destacarse de su intervención: La necesidad de articular las autonomías de los diferentes Estados y regiones. Preocupación por la reforma agraria y atención a los temas de ordenación del territorio. y urbanismo. La inserción en Europa se plantea como necesidad para superar imperialismos y capitalismo. Las formas supranacionales son necesarias de cara al futuro.

Izquierda Democrática y Federación Popular Democrática (Jaime Cortezo, Luis Larroque, José María Gil Robles). El humanismo comunitario y personalista constituye la esencia del partido. Rechazo del sistema capitalista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 1976