Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bardem, Tamames y Triana salen de la cárcel

Sonrientes, con sus hijos de la mano, Juan Antonio Bardem, Ramón, Tamamés y Eugenio Triana, abandonan Ia prisión provincial de Carabanchel, donde han permanecido por -espacio de un mes por impago de las fuertes multas que les fueron impuestas por "intento de encabezar una manifestación pro-amnistía" el día 3 de abril. Ayer, a, primera hora de la mañana, el Ministerio de la Gobernación hacía pública una nota en la que comunicaba que en vista los recursos presentados; por,los sancionados, había resuelto reducir el importe de las multas impuestas y que cesarán para los tres implicados la situación de arresto sustitutorio en que se encontraban.

Las multas impuestas en su día por actividades subversivas encaminadas a provocar la alteración del orden público», alcanzaban la cifra de un millón para, el economista Tamames y el cineasta Bardem- y medio millón :para el ingeniero Triana.

A las cuatro menos cuarto de la tarde traspasaban las puertas de la prisión de Carabanchel los tres miembros de la oposición democrática, a los que esperaban sus familiares y un grupo de periodistas.

«En la cárcel -decía horas después Ramón Tamames- se confirma uno en la idea de que la democracia y la libertad son metas que han de llegar inevitablemente y que la prisión u otras cosas no son más que inconvenientes que surgen en el camino".

Casi simultáneamente en que se producía esta triple puesta en libertad, el Juzgado de Orden Público número 1, confirmaba el auto de procesamiento contra otros cuatro miembros de la oposición -Marcelino Camacho, Antonio García Trevijano, Nazario Aguado y Javier Álvares- por haber formado parte en la constitución de la platajunta y acusados, por tanto, de un delito contra la forma de Gobierno, castigado con pena de 20 a 30 años.

"Ante los compañeros que quedaban en la cárcel -diría después Ramón Tamames- permanece la tristeza y la rabia y crece la urgencia de la amnistía; porque mientras en España exista un solo preso político o un solo exiliado que no pueda volver, no podrá hablarse de democracia."

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 1976