Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Unión Soviética

Crisis política y terrorismo en Georgia

Desde hace dos años graves acontecimientos tienen lugar en Georgia (URSS). Atentados contra edificios oficiales y campañas de desprestigio hacia la política planificadora del Partido Comunista de Georgia, se han estado repitiendo.El 12 de abril pasado, una bomba hizo explosión en la sede del Consejo de Ministros de la República socialista de Georgia, último acontecimiento de una serie de atentados que se inició en 1973 con el incendio del teatro de la Opera de Tbilisi, capital de la República georgiana.

Desde entonces hasta el 12 de abril se sucedieron una serie de atentados, en la Sala Filarmónica de la capital, en un garaje de automóviles, en un almacen agrícola, en instalaciones cinematográficas y deportivas, en un laboratorio del Instituto de Agricultura de la República de Georgia.

Se han contabilizado varios heridos en estos atentados, durante el pasado mes de octubre al estallar dos bombas en una fábrica de construcción aeronáutica.

Hasta ahora, las informaciones oficiales atribuían a la casualidad los hechos, pero después del atentado del 12 de abril, la prensa local georgiana, es decir, el periódico Zarya Vostoka, órgano del PC de Georgia y el propio Comité Central del Partido han dejado entrever claramente el matiz político de tales hechos.

La cuestión hay que plantearla desde la depuración de Myavanazde en 1972 y su sustitución por Chevarnatze, hombre próximo a Breznev, después de que el primero fuese acusado de malversación de fondos y enriquecimiento personal.

Desde aquel año, el primer secretario del Comité Central del PC de Georgia, Chevarnatze, emprendió una campaña de depuración contra los elementos próximos al antiguo secretario Myavazde, que ha encontrado más dificultades de las que en principio había previsto.

Chevarnatze se encuentra en el centro de tres corrientes que combaten su política desde distintas perspectivas. Los clientes de Myavanazde que intertarían volver a los buenos tiempos del caciquismo y la malversación económica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de mayo de 1976