Resumen de la jornada 13 del Mundial de Qatar 2022

El cuadro de octavos de final tiene ya a sus 16 selecciones supervivientes | Brasil-Corea del Sur y Portugal-Suiza, los últimos emparejamientos en conocerse

Cristiano Ronaldo durante la derrota de Portugal con Corea del Sur.
Cristiano Ronaldo durante la derrota de Portugal con Corea del Sur.PATRICIA DE MELO MOREIRA (AFP)

Esto ha sido lo más relevante de la decimotercera jornada:

Corea vence a Portugal y se clasifica por sorpresa. Noventa minutos de irrelevancia dieron paso a seis minutos decisivos cuando, tras un córner en contra, el despeje cayó a los pies de Heungmin Son. Recién cumplido el tiempo reglamentario, el magnífico delantero del Tottenham condujo el contragolpe en solitario por una pradera semivacía. Durante unos instantes solo la habitaron él y Palhinha. Pero Palhinha, que presume de recio, se aflojó, y en lugar de encimarlo le cedió terreno. Son aprovechó el tiempo que le concedía su adversario para esperar a Hwang Hee-chan, que llegó para meter el gol que dio la victoria a Corea del Sur, clasificándola para los octavos de final a costa de Uruguay. La selección sudamericana quedó fuera del torneo por un gol de diferencia pese a ganar su último partido.

Suiza golpea y elimina a Serbia. Después de 45 minutos de vértigo, Suiza consiguió la segunda plaza del grupo, pese a la derrota de Brasil, y descabalgó a Serbia, que durante algunos minutos soñó con estar en los octavos de final. La esperanza se truncó nada más comenzar la segunda parte, así que los balcánicos regresan a casa tras una nueva derrota.

La gran noche inútil de Aboubakar contra Brasil. Vincent Aboubakar es un tipo de 30 años que, después de haber dado por consumida su vida de trotamundos por Europa, el año pasado se fue al Al Nassr saudí, pero al que aún quedaba una noche inolvidable en el mayor escenario del fútbol. En un partido que Brasil tramitó mirando ya al partido de octavos del lunes contra Corea del Sur, el delantero camerunés cabeceó un centro en el tiempo añadido y regaló a su país una inesperada victoria contra la pentacampeona del mundo.

Stéphanie Frappart se consagra como la gran pionera del arbitraje femenino en el Mundial de Qatar. “Necesito canalizar esta gran emoción”, dijo Stéphanie Frappart, tras conocer el pasado miércoles que se convertiría en la primera mujer en la historia en dirigir un partido del Mundial. La francesa, de 38 años, había sido designada para arbitrar el encuentro número 44 de la Copa del Mundo en Qatar, nada menos que Alemania-Costa Rica, decisivo para resolver la clasificación del Grupo E.

Suscríbete aquí a nuestra newsletter especial sobre el Mundial de Qatar

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS