_
_
_
_
Premier League jornada 38
M. City
M. City
Foden 1'Foden 18'Rodrigo 59'
3 1
Finalizado
West Ham
West Ham
Mohammed Kudus 42'

El Manchester City de Guardiola agranda su hegemonía con cuatro Premiers seguidas, lo nunca visto

Dos goles de Foden y uno de Rodri derrotan al West Ham (3-1) y coronan al campeón de la liga inglesa más goleadora desde 1965

Phil Foden celebra el 2-0 en compañía de Bernardo Silva, este sábado ante el West Ham.
Phil Foden celebra el 2-0 en compañía de Bernardo Silva, este sábado ante el West Ham.ASH ALLEN (EFE)
Diego Torres

Sostenido por el entramado defensivo más sofisticado y consistente que han visto los aficionados al fútbol, invadiendo el campo rival y animado por una presión asfixiante hombre a hombre que lo conecta al juego asociativo con un mismo impulso frenético, el Manchester City persuadió al West Ham de que era inútil resistirse. Dos goles de Foden y uno de Rodri, los futbolistas más importantes de la temporada en Inglaterra, sellaron el destino de un equipo único. El 3-1 coronó al equipo de Pep Guardiola con su sexta Premier en las últimas siete temporadas y consolidó una hegemonía sin precedentes en el fútbol inglés desde que se estableció el formato actual de liga en 1992.

MNCM. City
M. City
3
Stefan Ortega, Manuel Akanji (Aké, min. 70), Walker, Gvardiol, Rúben Dias, Foden (Kovacic, min. 90), Rodrigo, Jeremy Doku, De Bruyne, Bernardo Silva y Erling Braut Haaland
WHA West Ham
1
West Ham
Areola, Konstantinos Mavropanos, Cresswell, Zouma, Tomas Soucek, Ward-Prowse, Emerson (Edson Álvarez, min. 70), Coufal, Lucas Paquetá (Ings, min. 86), Mohammed Kudus y Michail Antonio (George Earthy, min. 81)
Goles 1-0 min. 1: Foden. 2-0 min. 18: Foden. 2-1 min. 42: Mohammed Kudus. 3-1 min. 59: Rodrigo.
Árbitro John Brooks
Tarjetas amarillas Edson Álvarez (min. 75)

Este sábado en una tarde casi estival en Manchester, el equipo azul se convirtió en el primero que levanta la Premier en cuatro campañas sucesivas. Lo hizo en una de las ligas inglesas más reñidas de siempre, la más goleadora desde 1965, con una media anotadora de 3,3 tantos por partido, y ante un Arsenal y un Liverpool que sumaron puntos con valor de campeonato en otras ediciones. Frente a obstáculos progresivamente descomunales. Contra la supervisión de la Premier, cuyos cargos por presunta infracción del fair play financiero entre 2009 y 2018 han obligado a sus dirigentes a vender jugadores por más de 300 millones de euros desde 2022; contra la reacción defensiva más radical que se registra en los últimos años, contra rivales como el United o el Arsenal, que le hicieron oposición encerrándose en sus áreas como no lo habían hecho jamás, este club que hasta hace dos décadas era apenas una manifestación folclórica de provincias se ha transformado en una potencia subversiva. El United, el Liverpool, el Tottenham y el Arsenal, los cuatro poderes tradicionales en del siglo XX, siguen teniendo más base social. No es de extrañar que la mayoría de la afición y las instituciones del fútbol inglés se inclinasen por la victoria del Arsenal de Mikel Arteta, el contendiente más tenaz (derrotó al Everton 2-1 en la última jornada), y el que más ha invertido en refuerzos.

Desde 2019, el Arsenal dispuso de más de 500 millones de euros de gasto neto en contrataciones. Casi el doble del gasto neto del City en ese periodo, y mucho más de lo que ha gastado desde 2022, unos 315 millones en fichajes compensados por aproximadamente 305 millones de ingresos por las ventas de Palmer (55 millones de euros), Laporte (35), Mahrez (45), Sterling (55), Gabriel Jesús (55), Zinchenko (45) y Lavia (15). La supervisión de la Premier en el control de gasto obligó al City a tomar medidas excepcionales. Chelsea, Arsenal, Tottenham y United elevaron más que el City su cuenta de gastos en los dos últimos ejercicios.

“Todos hablan de los cargos de la Premier contra el City por presunto incumplimiento de las normas de fair play financiero”, dijo Jürgen Klopp, en su penúltima conferencia como técnico del Liverpool; “pero yo no sé qué significa eso. Solo sé una cosa: sea lo que sea que haya hecho el Manchester City con su contabilidad, Guardiola es el mejor entrenador del mundo. Es lo realmente importante. Si pones a cualquier otro entrenador en el City no gana cuatro Premiers seguidas”.

Lo repiten los expertos consultados en secretarías técnicas del Liverpool, el Bayern o el Chelsea: el City no tiene la plantilla más cara del mundo. De hecho, al City solo le falta un ingrediente para equipararse a los equipo de época, según creen en su cuerpo técnico: el encanto de una estrella inapelable. Sin un Messi, sin un Cantona, un Zidane o un Cruyff, este equipo se define por la camaradería, la humildad y el espíritu asociativo de sus integrantes. Que Rodri sea la más consistente de sus figuras revela la naturaleza de un fenómeno inexplicable sin la crisis de la eliminación de la presente Champions.

La arenga de Guardiola

Cuentan en el club que Guardiola reunió a sus jugadores después de la que para muchos fue la noche más deprimente de sus carreras. El 17 de abril el Madrid los había eliminado de la Champions en la ronda de penaltis tras un desarrollo sin precedentes en la historia reciente del fútbol: con 33 remates en contra y ocho a favor. Sin alcanzar a explicar el enigma de tanto dominio estéril, en un clima sombrío, el entrenador se animó a sí mismo y a sus futbolistas señalándoles un horizonte inexplorado. Estaban vivos en la Premier y en la Copa. Si ganaban la liga, se convertirían en el primer equipo de la historia en lograr cuatro títulos seguidos de Premier. Si luego ganaban la final de Copa —prevista para el 25 de mayo ante el United— ingresarían en el salón de los inmortales. Serían el tercer equipo en la historia del fútbol europeo, tras el Barça de Neymar y Messi, y el Bayern del propio Guardiola, que lograría el doblete Liga-Copa tras conquistar el triplete Liga-Copa-Champions.

Inaccesible desde que cayó ante el Villa en diciembre, el City marchó imbatido en los 32 encuentros que disputó en todas las competiciones. La invasión de campo que siguió al triunfo en el Etihad, este sábado, consagra una campaña que sitúa a Guardiola como al técnico con más ligas nacionales del siglo: tres en España, tres en Alemania, y seis en Inglaterra. Doce de las quince que disputó.


Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Diego Torres
Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_