_
_
_
_
LaLiga EA Sports jornada 33
Atlético
Atlético
De Paul 14'Correa 52'Unai Simón 80'
3 1
Finalizado
Athletic
Athletic
Nico Williams 45'

El angustioso mano a mano del Atlético con el Athletic por una plaza en la Champions

El equipo de Simeone recibe al campeón de Copa con tres puntos de ventaja, pero aún convaleciente de la dolorosa derrota en Dortmund y de la sonrojante en Vitoria

Atletico de Madrid en la champions
Diego Pablo Simeone, durante el Atlético-Inter de Milán de los octavos de final de la Liga de Campeones.NurPhoto (NurPhoto via Getty Images)
Ladislao J. Moñino

Tras la sonrojante derrota ante el Alavés en Vitoria (2-0) de la semana pasada, Diego Pablo Simeone y sus futbolistas inician este sábado en el Metropolitano (21.00, DAZN) un exigente mano a mano particular con el Athletic por la cuarta plaza que les permita participar en la próxima edición de la Liga de Campeones. El Atlético le saca tres puntos al reciente campeón de Copa y una derrota les igualaría con el añadido de que también perderían el goal average con su rival. La victoria supondría un colchón aliviador de seis puntos con solo cinco jornadas por disputarse.

El Athletic de Ernesto Valverde es uno de los rivales del campeonato más admirados por Simeone. “Son un equipo intenso, agresivo, veloz de contragolpe, un equipo que tiene las ideas muy claras de cómo presionarte, que juega bien al fútbol y por eso está haciendo una grandísima temporada”, ensalzó ayer el técnico colchonero. El preparador argentino aprecia en la juventud y el poderío físico de los Nico Williams, Sancet, Beñat Prados, Unai Gómez o Vivian la renovación del plantel que le demanda al club para consolidar su apuesta por la presión alta y las transiciones rápidas. La contratación en el mercado invernal del centrocampista belga Arthur Vermeeren por 20 millones de euros respondió a ese patrón, pero Simeone apenas ha contado con el chico. Todavía no le ve preparado y la angustiosa cuarta plaza que ocupa el equipo tampoco ayuda para darle carrete.

Salvo en su primera temporada en la que llegó en diciembre de 2011, bajo la dirección del Cholo el Atlético nunca ha faltado a la cita con la Liga de Campeones. El logro de entrar en la gran competición europea de clubes de año en año, considerado el objetivo mínimo pero fundamental, le ha reportado al club unos 800 millones de euros en ingresos. Este ha sido el oxígeno de la apretada economía del club que vive al día. No lograr esa cuarta plaza sería un varapalo económico y también reputacional.

Desde la dolorosa derrota en Dortmund que impidió al Atlético alcanzar las semifinales de la Champions, Simeone ha tratado de reanimar a un plantel que quedó muy tocado, como reflejó la posterior derrota en Vitoria. En el club admiten que desde el entrenador hasta el último jugador son conscientes de que en el Westfalensatadion se perdió una gran oportunidad de meterse entre los cuatro mejores equipos de Europa. En los despachos niegan la existencia de una crisis interna, pero la preocupación por la situación la han radiografiado las dos apariciones en los entrenamientos del dueño del club, Miguel Ángel Gil Marín, y los asados de confraternización que han humeado en los últimos días en el Cerro del Espino de Majadahonda.

En el club también aseguran que observan a un entrenador tranquilo, que otras temporadas se ha visto en situaciones similares o peores, como la del curso pasado antes del parón mundialista en diciembre. Quedaban más jornadas, pero por primera vez Simeone sintió que sus días en el banquillo podían estar contados porque el equipo se le había ido de las manos y no respondía a sus estímulos. La solvencia con la que Simeone salió de la crisis más profunda que ha padecido como técnico rojiblanco le valió la renovación hasta 2027, aunque persiste la cláusula de rescisión unilateral por ambas partes si el equipo no se clasifica para la Champions.

Este viernes, en su papel de transmitir tranquilidad, Simeone también quiso restar trascendencia a una posible derrota esta noche. “Todos los días escuchamos las mismas frases, porque cada partido tiene su importancia. No me voy a alejar de lo que hemos dicho desde hace 12 años; partido a partido, el que ahora tiene importancia es el de este sábado”.

La alineación con la que Simeone ha trabajado no incluye a Nahuel Molina, muy señalado tras la derrota con el Dortmund. Tampoco a Morata, relevado en el descanso tras fallar una clara ocasión en el inicio de ese mismo partido. El atacante madrileño sintió que la confianza que el técnico tenía en él se evaporó con ese cambio. También se ha visto afectado por la neuralgia del trigémino, una extraña enfermedad que produce un intenso dolor en la zona maxilar, mandibular y en los párpados. Correa y Griezmann, apagado en este último tercio de curso por una lesión en su tobillo derecho, formarán el ataque.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Ladislao J. Moñino
Cubre la información del Atlético de Madrid y de la selección española. En EL PAÍS desde 2012, antes trabajó en Dinamic Multimedia (PcFútbol), As y Público y para Canal+ como comentarista de fútbol internacional. Colaborador de RAC1 y diversas revistas internacionales. Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Europea.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_