_
_
_
_
_
Champions League - Grupo b - jornada 4
Arsenal
Arsenal
Trossard 29'Bukayo Saka 63'
2 0
Finalizado
Sevilla
Sevilla

El Sevilla se olvida de competir ante el Arsenal

Justa derrota del conjunto andaluz, que es inferior en todos los aspectos a su rival y se complica mucho el pase

Saka hace el segundo gol del Arsenal ante el Sevilla.
Saka hace el segundo gol del Arsenal ante el Sevilla.HANNAH MCKAY (REUTERS)
Rafael Pineda

¿Por qué salió derrotado de antemano el Sevilla en Londres? Fue la gran pregunta que sobrevoló antes, durante y después del fiasco del conjunto andaluz ante el Arsenal. Una derrota que podía llegar, sin duda. Lo malo fue la manera. Un Sevilla entregado, convertido en un auténtico galimatías táctico, con un once inicial poco reconocible y una ausencia absoluta de competitividad. Con toda justicia, el conjunto andaluz fue derrotado por un Arsenal que no necesitó apretar demasiado el acelerador. Le bastó con dos ramalazos de sus jugadores principales, caso de Saka, Trossard y Martinelli, para acabar con un rival que no quiso saber nada del choque.

ARSArsenal
Arsenal
2
David Raya, Takehiro Tomiyasu (Zinchenko, min. 45), Gabriel, William Saliba, Ben White, Kai Havertz, Jorginho (Mohamed Elneny, min. 90), Declan Rice, Bukayo Saka (Jakub Kiwior, min. 85), Martinelli (Reiss Nelson, min. 80) y Trossard (Fabio Daniel Vieira, min. 80)
SEV Sevilla
0
Sevilla
Dmitrovic, Juanlu Sanchez, Gudelj, Loic Bade, Kike Salas, Lamela, Djibril Sow (Rakitic, min. 65), Joan Jordán (Boubakary Soumare, min. 65), Adrià Pedrosa (Nianzou Tanguy Kouassi, min. 75), Fernando y En-Nesyri
Goles 1-0 min. 29: Trossard. 2-0 min. 63: Bukayo Saka.
Árbitro István Kovács
Tarjetas amarillas Boubakary Soumare (min. 65), Juanlu Sanchez (min. 71), Lucas Ocampos (min. 76), Zinchenko (min. 81) y Declan Rice (min. 84)

Diego Alonso se colocó, él solo, en la diana. Fabricó un once inesperado, con jugadores sin ritmo y colocados de una manera extraña. El resultado fue que el Sevilla no propuso absolutamente nada, incapaz de tirar entre los tres palos de la meta defendida por el español Raya hasta el minuto 96 en un disparo de Mariano. Con esta derrota, el equipo andaluz debe ganar los dos últimos partidos del grupo ante el PSV y el Lens y esperar para tener algunas opciones de clasificación, siempre como segundo, a los octavos de final. Se vio favorecido por el triunfo del PSV contra el Lens (1-0). Pero no es esa la cuestión. El tema está en abordar por qué este Sevilla no compite. Y Diego Alonso, después de la destitución de José Luis Mendilibar, parece incapaz de detener la caída.

Nadie pudo adivinar cuál era el plan del Sevilla para intentar competir ante un buen equipo como el Arsenal. Dio la impresión de que Diego Alonso improvisó con un once lleno de suplentes con la misión exclusiva de sobrevivir ante el previsible vendaval del cuarto clasificado de la Premier y líder del grupo. Con hombres como Navas, Rakitic, Ocampos, Suso, Soumaré o Lukebakio en el banquillo, el Sevilla fue un dolor en una primera mitad muy discreta. Un ejercicio de inoperancia impropio de un conjunto que se presupone de élite como es el Sevilla.

El equipo andaluz no lanzó a puerta en los primeros 45 minutos y tuvo su primera posesión de más de tres pases a los 20. Todo fue capear el juego inglés replegado en su propia área, siendo masacrado en las bandas por la velocidad de Saka y Martinelli ante los jóvenes Juanlu y Kike Salas, que vivieron un episodio de lo más doloroso. La imagen de equipo pequeño lo impregnó todo, incluso llegó a desconcertar algo a un Arsenal que echaba de menos al lesionado Gabriel Jesús.

De hecho, el Arsenal marcó en su único disparo entre los tres palos después de una gran jugada de tiralíneas entre Jorginho, Saka y Trossard, que empujó a la red. El Sevilla, rendido, superado y triste, había cambiado a una defensa de tres centrales justo un minuto antes del tanto inglés. Lo mejor, que solo se perdía 1-0.

El segundo tiempo fue otro tormento. Nada cambió en el Sevilla, de nuevo impasible, entregado como un cordero ante las acometidas de un Arsenal que no podía esperar tan escasa resistencia. De hecho, el equipo de Arteta optó por replegarse y esperar a su rival. Nada más producirse ese cambio táctico, un gran pase de Martinelli dejó solo a Saka, que recortó e hizo el segundo tanto con Gudelj rompiendo el fuera de juego del atacante del Arsenal. El Sevilla, sin ninguna personalidad, paladeó el sabor de la derrota ante un rival superior, pero no tanto como para rendirle esa pleitesía tan evidente que lo condenó.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_