_
_
_
_
_

Jordi Fernández: “Es un honor representar al baloncesto español en la NBA”

El nuevo entrenador de los Brooklyn Nets dice que quiere tener un “éxito sostenido” con un equipo físico que apueste por la juventud

Jordi Fernández:
Jordi Fernández, como seleccionador de Canadá, durante un partido de baloncesto entre Alemania y Canadá en Berlín, en 2023.Soeren Stache (AP)
Miguel Jiménez

Jordi Fernández se enamoró del baloncesto de niño en su Badalona natal. Para su ciudad de origen ha tenido un recuerdo este miércoles en su presentación como entrenador de los Brooklyn Nets. A sus 41 años, Fernández se convierte en el primer entrenador español que dirige un equipo de la NBA, la mejor Liga de baloncesto del mundo. “Es un honor representar al baloncesto español, al baloncesto catalán y al baloncesto de mi ciudad natal, así que siempre estaré orgulloso de ello y trabajaré muy duro para seguir mejorando”, ha dicho en su primera rueda de prensa como entrenador de los Nets, en la que se ha mostrado partidario de tener un equipo muy físico y ha expuesto su filosofía de entrenador como la de un profesor que enseña a sus alumnos. Llega a Brooklyn dispuesto a doctorarse.

El técnico ha rendido homenaje a Badalona como “una de las mejores ciudades de baloncesto de Europa y del mundo”. “Puedes vivir el baloncesto en la calle, con niños pequeños y con todo el mundo. Es donde crecí y donde me enamoré del baloncesto. Primero como jugador. No era muy bueno, pero disfrutaba jugando. Y luego, como entrenador, empecé a entrenar cuando tenía 15 años. Le debo mucho a mi ciudad natal”, ha explicado, señalando que vuelve a ella cada vez que puede a ver a su familia y a sus amigos.

Fernández se une a los Nets tras pasar las dos últimas temporadas (2022-24) como segundo entrenador de los Sacramento Kings. El entrenador de Badalona, de 41 años, también es desde junio de 2023 seleccionador de Canadá. El pasado verano, condujo a Canadá a la medalla de bronce en la Copa del Mundo, lo que supuso la primera medalla de Canadá en el evento en un partido por el tercer puesto en que derrotó a Estados Unidos. “No hay un camino para cada uno. No tiene que ser de una manera específica y yo puedo decir que he tenido fortuna, pero a la vez he disfrutado mucho el camino aquí en la NBA y en este país”, ha afirmado.

“Para mí y para mi familia es el comienzo de un nuevo capítulo”, ha dicho el entrenador al presentarse. “Siempre he creído que el siguiente paso en mi carrera nunca es un punto final, siempre me va a llevar a un nuevo desafío”. Un paso más. Fernández ha ido cubriendo etapas a toda velocidad en esa carrera. Antes de unirse a los Kings de Domantas Sabonis, Fernández pasó seis temporadas (2016-22) como entrenador asistente con los Denver Nuggets, ayudando a guiar a Nikola Jokić. Y antes de eso fue entrenador jefe de los Canton Charge, afiliado a los Cleveland Cavaliers, en la NBA G League dos temporadas (2014-16), tras pasar otras cuatro (2009-13) como entrenador de desarrollo de jugadores con los Cavaliers (donde coincidió con LeBron James) y una (2013-14) como segundo entrenador de Canton.

El entrenador español llega con un currículum espectacular a un equipo en fase de transición, que ha cerrado una temporada muy mala, con 32 victorias y 50 derrotas. Eso ha relegado a los Nets al 11º puesto de los 15 equipos de la Conferencia Este, fuera, por tanto, de los playoffs. Del gran proyecto que reunió (sin mucho éxito) a Kevin Durant, James Harden y Kyrie Irving en 2021 fueron saliendo las tres estrellas. Durante la pasada temporada, el máximo anotador ha sido Cam Thomas, de 22 años, con 22,5 puntos por partido, y el máximo reboteador Nic Claxton, de 25 años, con 9,9 rebotes de media. El entrenador español ha señalado que lo que más le excita del equipo es que es joven.

Un equipo físico

“La juventud me entusiasma. Cuando tienes una plantilla joven y con talento, eso significa que vas a tener a esos chicos durante mucho tiempo, para que puedas desarrollarlos y luego puedan rendir al máximo y estén aquí con nosotros. Así que eso es muy emocionante”, ha explicado cuando le han preguntado lo que más valoraba de su nuevo equipo, donde cuenta también con jugadores no tan jóvenes, como Spencer Dinwiddie, de 31 años, o el alemán Dennis Schroder, de 30. El alero Mikal Bridges, de 27 años, es el segundo mayor anotador y Ben Simmons, de 27, es otro de los jugadores destacados.

El español se incorpora a los Nets para construir un proyecto a largo plazo, pero quiere empezar a ser competitivo y a dar resultados pronto. “Veremos resultados enseguida porque esta industria consiste en obtener resultados y mejorar”, ha dicho Fernández. “Ganar es extremadamente importante, pero queremos tener un éxito sostenido y a la larga”, ha matizado.

Fernández quiere apoyarse en esa juventud para diseñar un equipo muy físico y rápido, según ha dado a entender, donde la defensa, tantas veces desatendida en la NBA, jugará un papel clave en la temporada regular. “Nuestra plantilla ahora mismo nos permitiría hacer muchas cosas, como jugar rápido, lo que normalmente te permite encontrar el mejor tiro (y) ser físico, extremadamente físico en la temporada regular. Obviamente, queremos estar entre los 10 mejores ofensivamente y entre los 10 mejores defensivamente. Con la plantilla que tenemos, podremos hacerlo”, ha dicho.

“Tendremos un equipo extremadamente competitivo en ambos lados de la cancha”, ha continuado. “Un equipo que está conectado, lo que significa que se preocupan por los demás, y un equipo que es desinteresado, que pondrá el equipo en primer lugar. Creo que esto nos dará la identidad que necesitamos. Como ustedes saben, la NBA, con 82 partidos de temporada regular y luego la postemporada, va a ser un reto. Va a haber altibajos, pero como he dicho, si somos capaces de luchar, si nos preocupamos los unos por los otros, si ponemos al equipo por delante, vamos a ser muy buenos a largo plazo”, ha dicho.

“Para mí lo más importante es creer en el éxito del equipo por encima del éxito personal”, ha subrayado varias veces en la rueda de prensa, retransmitida por el club, en que se ha mostrado seguro y relajado y en la que ha contestado tanto en inglés como en español, dependiendo del idioma en que se le formulase la pregunta. Ha hablado de la identidad que quiere para estos Nets. Espera un grupo donde los jugadores se preocupen por los demás y sean desinteresados, que pongan el equipo en primer lugar, según ha explicado.

En paralelo a todo eso, además de seleccionador de Canadá, fue ayudante de Sergio Scariolo, uno de sus mentores, a quien ha reconocido este miércoles como su padre baloncestístico europeo, en el Eurobasket de 2017 y asistente de Nigeria en los Juegos de Tokio. Empezó su carrera como técnico en el Club Basquet L’Hospitalet y dio el salto a Estados Unidos como entrenador de desarrollo de jugadores con Impact Basketball en Las Vegas.

“Creo que algo que separa a Jordi de muchos de los candidatos, encontramos que él podría mirar una platilla en desarrollo, podría hacer varios caminos diferentes”, ha dicho el gerente general de los Nets, Sean Marks. “Quiero decir, ha entrenado a estrellas antes, ha sido jefe, director de desarrollo antes. Así que como he dicho, ha llevado muchos sombreros y creo que con nuestra plantilla va a ser capaz de obtener el respeto de esos chicos“. Los Nets han cambiado demasiado frecuentemente de entrenador. El último, Jacque Vaughn, fue despedido poco después de mitad de temporada, pero con Jordi Fernández tienen esperanzas duraderas: “Espero que Jordi encaje a largo plazo, que pueda seguir creciendo y desarrollándose lo mismo que todos nosotros”, ha dicho Marks.

Tras los Juegos Olímpicos de París, donde dirigirá de nuevo a Canadá, Fernández empezará a trabajar con la plantilla en agosto. “Va a llevar tiempo, va a llevar dirección y estructura, pero creo que con el equipo que tenemos y la asociación que tenemos ahora mismo, no me cabe duda de que empezaremos de la manera correcta”, ha indicado.

“Mi formación es en ciencias, educación y psicología del deporte”, ha explicado Fernández. “Los entrenadores son profesores y para mí eso ha sido muy importante para llegar a tratar con diferentes grupos de chicos, de jugadores, para que aprendan de diferentes maneras”. “Nuestro trabajo como entrenadores es trabajar con esos chicos y llevarlos al siguiente nivel. Si no mejoran, es culpa mía y del resto del cuerpo técnico. Estoy entusiasmado con el proceso. Me emociona trabajar con ellos. Ya he estado en contacto con cada uno de ellos”. El profesor Fernández prepara su nueva lección.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Miguel Jiménez
Corresponsal jefe de EL PAÍS en Estados Unidos. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactor jefe de Economía y Negocios, subdirector y director adjunto y en el diario económico Cinco Días, del que fue director.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_