_
_
_
_

Las cuitas presidenciales del Barcelona silencian el Camp Nou

Laporta espera el resultado de una comisión externa para pronunciarse después de arremeter contra Tebas

Joan Laporta, presidente del Barcelona, durante una rueda de prensa en agosto de 2021. Foto: JOAN MONFORT (AP) | Vídeo: EPV
Ramon Besa

La gravedad de la denuncia de la fiscalía contra el Barcelona no provocó ninguna alteración ni cambio de política comunicativa en el Camp Nou. El silencio oficial se impone en el club azulgrana a pesar de que la acusación afecta directamente a dos presidentes, Josep Maria Bartomeu y Sandro Rosell, mientras que otros dos, Joan Laporta y Joan Gaspart, serán citados a declarar como testigos después de que la investigación haya acreditados la existencia de pagos a Negreira al menos desde el año 2001 hasta 2018.

El momento es tan trascendente que algunos sectores del barcelonismo solicitan una respuesta institucional, y por tanto la comparecencia de los cuatro presidentes, opción que se descartó en un inicio cuando fue barajada por personas próximas a Bartomeu. La única respuesta oficial ha sido por ahora la facilitada por Laporta. El actual presidente se ha comprometido a explicar próximamente los resultados de la investigación que una comisión externa ha realizado por encargo del Barcelona.

Laporta sostiene, en cualquier caso, que “los servicios” de la empresa de Enríquez Negreira se realizaron con “el soporte documental y de vídeo correspondientes”, y que las facturas se pagaban por “servicios prestados”, de acuerdo a las declaraciones que realizó en una conferencia de prensa el mes pasado en el Camp Nou. “Se investiga un período determinado”, insistió el presidente del Barça, que dirigió al club desde 2003 hasta 2010 para volver en 2021.

El mandatario azulgrana se mostró mucho más contundente el pasado martes en un almuerzo celebrado en el Círculo Ecuestre de Barcelona. “El Barça nunca se ha dedicado a comprar un árbitro ni a influir en las decisiones arbitrales”, afirmó, para después señalar a Javier Tebas, presidente de la Liga Profesional de Fútbol. “Hay una campaña para perjudicar los intereses del club. Y la veo muy orientada a controlar al Barça”. La sensación de Laporta es que se quiere asfixiar al club hasta convertirlo en una SAD.

Sin noticias en la junta

La directiva azulgrana entiende que Tebas pasa factura al club por no haber firmado el contrato con el fondo de inversión CVC y apostar decididamente por la Superliga. juntamente con el Madrid. “Las noticias aparecen cuando empezamos a ir bien”, insistió Laporta, después de subrayar la recuperación económica de la entidad que viene acompañada del liderato en la Liga y las semifinales de la Copa.

El último directivo que se ha pronunciado ha sido Juli Guiu, vicepresidente del área de marketing, que en declaraciones ayer en Rac 1 aseguró: “Nos enteramos del caso justamente antes de que transcendiera; en el club no teníamos ni idea, ni los miembros de la junta ni los ejecutivos actuales. Es algo que no gusta”. “Lo que dijimos es que queremos saber lo que ha pasado y llegaremos hasta el final. Cuando tengamos el informe, seexplicará”, acabó Guiu.

Rosell ha preferido no manifestarse y Bartomeu se pronunció oficiosamente hasta que en una entrevista al diario ABC dijo: “Yo estoy muy tranquilo porque fui el que cortó este servicio. Yo no tengo trato con el señor Enríquez Negreira, nunca me he reunido con él; Laporta le cuadruplicó el sueldo”. Las manifestaciones de Bartomeu imposibilitaron una respuesta de consenso y devolvieron el caso a lo sucedido durante su mandato y a la investigación de Hacienda a la que ha seguido la denuncia de la fiscalía.

Joan Gaspart prefirió en cambio aludir a los cuatro presidentes: “No se cometió ninguna ilegalidad. En mi época, seguro que no y, conociendo a Laporta, Rosell y Bartomeu, creo que tampoco”, opinó el expresidente azulgrana desde 2000 a 2003, vicepresidente deportivo durante el mandato de Josep Lluís Núñez (1978-2000) y hombre fuerte del Barcelona en la Federación Española durante el mandato de Ángel María Villar.

Las cuitas personales entre presidentes no favorecen precisamente la imagen de un club que ya fue condenado por fraude fiscal en 2016 por el contrato de Neymar.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ramon Besa
Redactor jefe de deportes en Barcelona. Licenciado en periodismo, doctor honoris causa por la Universitat de Vic y profesor de Blanquerna. Colaborador de la Cadena Ser y de Catalunya Ràdio. Anteriormente trabajó en El 9 Nou y el diari Avui. Medalla de bronce al mérito deportivo junto con José Sámano en 2013. Premio Vázquez Montalbán.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_