_
_
_
_
_

Sampaoli, un agitador contra la enorme crisis del Sevilla

El entrenador argentino, de 62 años, firma por año y medio y ha solicitado fichajes a Monchi en el mercado invernal

Sampaoli saluda a Rakitic y Oliver antes de su primer entrenamiento como entrenador del Sevilla este jueves.
Sampaoli saluda a Rakitic y Oliver antes de su primer entrenamiento como entrenador del Sevilla este jueves.Sevilla FC

“Los futbolistas son seres humanos. Los automatismos son para las máquinas. A los jugadores les debe gustar jugar a la pelota. Eso no lo veo yo en los jugadores de ahora, que parecen trabajadores, obreros. Perdieron la esencia del amor por el juego”. Estas son las palabras de Jorge Sampaoli, nuevo entrenador del Sevilla, al exfutbolista Samir Nasry en un reportaje de Canal Plus Francia en su pasada estancia como técnico del Marsella, último trabajo de este técnico tan peculiar. Con 62 años, el entrenador argentino vivirá su segunda etapa en el Sevilla después de dirigir al equipo andaluz en el curso 2016-17. Tiene ante sí una complicada tarea, puesto que se trata de revitalizar a un enfermo que vive la peor crisis deportiva de este siglo después de una era de éxitos. El Sevilla está a un punto del descenso en LaLiga (un solo triunfo en siete partidos) y es el tercer clasificado de su grupo en la Liga de Campeones, a cinco puntos del segundo clasificado, el Dortmund. El preparador debutará este sábado en el choque de LaLiga ante el Athletic (18.30, Dazn).

“Es el agitador que necesita este equipo”, afirman fuentes cualificadas del Sevilla. Sampaoli, cuyo lema es “no escucho y sigo”, ha firmado por un año y medio y ha pedido hasta cuatro fichajes a Monchi, director deportivo, en el mercado invernal. También dejó claro que no dirigiría al equipo en el choque ante el Dortmund, obligando al club a mantener a Lopetegui hasta el duelo europeo cuando el técnico vasco estaba sentenciado. El argentino llega con su equipo de trabajo al completo, con Jorge Desio como segundo y Pablo Fernández como preparador físico. Sampaoli es consciente de las limitaciones que tiene la plantilla tras haberla estudiado detenidamente. La planificación de Monchi no ha sido la adecuada, al no traer los refuerzos necesarios en un grupo veterano y que perdió a sus dos referentes en defensa, Diego Carlos y Koundé. Sampaoli confía en Monchi a pesar de su desaplicación este verano. De hecho, fue Monchi el que le abrió la posibilidad de entrenar en España. Una apuesta en su momento arriesgada que no salió del todo mal en 2016.

El carácter y el genio de Sampaoli compaginaron rápido con la afición sevillista, que en su mayoría celebra ahora su regreso. También porque ganaba mucho y heredó un equipo campeón con muchos automatismos organizados por Unai Emery. En el segundo tramo de esa temporada 2016-17, algunos sevillistas no le perdonan, sin embargo, que negociara con la AFA siendo entrenador del Sevilla. Cosas del fútbol. Ahora, el argentino ha negociado con el Sevilla con Julen Lopetegui en el banquillo. El vasco, despedido con honores, ha vivido un tormento en las últimas semanas. La cúpula del club no creía en él y solo Monchi lo sostuvo. La decisión de destituir al técnico ha abierto una pequeña fractura entre el director deportivo, intocable para la afición, y el presidente del club, José Castro, y sus colaboradores.

Nadie sabe a ciencia cierta cómo puede reaccionar una plantilla como la del Sevilla a la tensión emocional a la que se verá sometida por un técnico como Sampaoli. En su tiempo, la distinción que hizo en el vestuario protegiendo en demasía a algunos jugadores como Nasri acabó por provocar la división del vestuario. El Sevilla actual es muy distinto al de 2016. Pero hay un factor que puede ser decisivo en el rendimiento del equipo: la presencia de jugadores argentinos que Sampaoli debe enchufar desde el primer momento. Entonces, militaban en el Sevilla Pareja, Mercado, Mudo Vázquez, Correa, Kranevitter y Vietto. Ahora, el preparador tendrá que enchufar desde el primer momento a Montiel, Acuña, Lamela y Papu Gómez, todos en baja forma.

Sampaoli, al que le gusta que sus equipos presionen en todo el campo con intensidad, se encontrará con una plantilla llena de mediapuntas que juegan al pie, futbolistas muy veteranos y ausencia de contundencia en la defensa. Su última etapa en el Marsella refleja muy bien el carácter de un técnico que siempre se sintió pegado al pueblo y que fue padre con 60 años. De hecho, en Sevilla, algunas veces utilizaba el metro para regresar a su casa después de algunos partidos del equipo. Sampaoli llegó al Marsella tras su etapa en Brasil (Santos y Atlético Mineiro) y lo clasificó en la quinta posición. En la temporada 2021-22, acabó en la segunda posición, alcanzando las semifinales de la Conference League, cayendo contra el Feyenoord. Con una posición inmejorable en el Marsella, el preparador abandonó en julio al equipo francés por diferencias con la directiva en torno a la planificación de los fichajes. Dejó atrás una buena etapa de 14 meses de trabajo.

En la primera etapa en el Sevilla, Sampaoli logró la cuarta plaza y la clasificación para la Champions después de una primera vuelta espectacular y una segunda en la que bajó en su rendimiento. Momentos en los que Sampaoli comenzó las negociaciones con la AFA para acabar siendo seleccionador nacional argentino. La eliminación en octavos de final de la Champions, ante el Leicester, minó también su crédito. Dirigió a Messi en el Mundial 2018, cayendo en los octavos de final como bagaje. Sampaoli ha dirigido en su carrera a equipos de élite como el Sporting Cristal, O’Higgins, Emelec, Universidad de Chile, Sevilla, Santos, Atlético Mineiro y Marsella. Además, ha sido seleccionador nacional de Chile y Argentina.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_