Christopher Nkunku, celoso de Timo Werner

La pareja de delanteros, estrellas indiscutibles del equipo que visita el Bernabéu, deben superar su distanciamiento para salir de la crisis que atenaza al Leipzig desde que comenzó la temporada

Nkunku, con gorra, durante la inspección del campo, este martes en el Bernabéu.
Nkunku, con gorra, durante la inspección del campo, este martes en el Bernabéu.VIOLETA SANTOS MOURA (REUTERS)

Christoper Nkunku está celoso de Timo Werner. La pareja de delanteros del Leipzig visita esta noche el Bernabéu con una doble misión: competir contra el Madrid y superar los rencores que los distancian en el campo desde que Nkunku se sintió degradado porque a Werner le pagan más que a él.

“No me cierro ninguna puerta”, advertía Nkunku a principios de junio. A sus 24 años, el futbolista nacido en Lagny-sur-Marne, tierra de brie y de champán, gozaba con el dulce rumorear de sus estadísticas deslumbrantes y acariciaba un gran traspaso en el curso medio de la canícula. Los 31 goles y las 16 asistencias que lucía en la hoja de servicios de la última temporada en el Leipzig abrían todas las puertas de su imaginación, agitaban los cenáculos mediáticos y animaban a los grandes clubes de la Premier —son ricos pero procuran dentro de lo posible no tirar el dinero— a examinarlo al microscopio.

Los informes fueron inconcluyentes. Dos meses después de la ensoñación Nkunku sigue en el Leipzig. Lo espolea la expectativa de que algún día demostrará que es un gran futbolista en situaciones como esta noche de Champions.

Nkunku no fichó por el Manchester, ni por el Chelsea, ni por el City, pero el vaivén de Pini Zahavi, su nuevo agente, insinuando que lo había puesto en el escaparate, bastó para provocar a Oliver Mintzlaff. Temeroso de perder al jugador que le había clasificado para la Champions, el efusivo presidente del Leipzig le renovó el contrato hasta 2026 prometiéndole que le convertiría en piedra angular de su proyecto y en el jugador mejor pagado. Los medios alemanes indicaron que el club le había asignado un salario anual de unos cuatro millones de euros netos. Por fin, después de tres años en Alemania, Nkunku sintió que le reconocían el talento que él cree tener desde que militaba en la cantera del Paris Saint-Germain, que le dejó marchar en 2019.

El Leipzig respaldó la inversión en el peso de la estadística. Después de Benzema (42 goles y 13 asistencias), Mbappé (35/19) y Lewandowski (49/5), este baremo de productividad situaba Nkunku como el hombre más decisivo del fútbol europeo al término de la temporada 2021-22. La realidad reservó otra contingencia menos visible: ninguno de los grandes clubes que rondaba Zahavi ofreció al Leipzig cantidad alguna por los servicios de Nkunku. Como dijo un técnico que trabaja para un gran club de Inglaterra: “El fichaje de Nkunku hay que pensárselo hasta con carta de libertad”.

No es un joven problemático. Técnicamente es bueno y su movilidad raya en hiperactividad, no siempre para bien del equipo. Hasta ahí, los informes, según fuentes de la Premier, animaban al gasto. Luego venía la parte descorazonadora: Nkunku tiende a la dispersión. La clase de placer que sobreviene a los jugadores hedonistas cuando durante los partidos se dejan embelesar por el espectáculo que les rodea, convirtiéndole en espectadores más que en actores del juego en el que participan. Dependiendo de los días, sin razón aparente, el rendimiento del francés puede ser memorable o irrelevante.

“Ha evolucionado muy positivamente, lleva un muy buen camino y todavía puede seguir mejorando”, respondió Marco Rose, el técnico del Leipzig, cuando este martes le preguntaron por la fiabilidad del francés. “Nadie le ha exigido que muestre su nivel más alto y sería injusto cargar sobre él toda la responsabilidad de un partido contra el Madrid; es un muy buen jugador que todavía puede hacer más. Vamos a disfrutar más de su presencia”.

El muchacho de la casa

Rose se mostró crispado ante la cuestión de la regularidad del jugador. Entre quienes conocen a Nkunku existe la sospecha de que aquello que le moviliza puede que no sea el amor por el fútbol ni el afán de competir sino el deseo de reconocimiento traducido en dinero. Esta circunstancia le amargó la pretemporada cuando supo que el presidente Mintzlaff, en otro arrebato sentimental, había repescado a Timo Werner, el muchacho de la casa vendido al Chelsea tras la final de la Champions de 2020.

Según fuentes próximas al Chelsea, el Leipzig pagó 20 millones por recuperar al internacional alemán y le respetó el salario que tenía en Londres, que ascendía a siete millones de euros netos anuales, tres más de lo que gana Nkunku. Desde que ambos han vuelto a convivir en el mismo vestuario, Werner exhibe su introspección habitual mientras que su compañero indica a sus amigos que con su nueva pareja de ataque no se entiende muy bien. Werner, dice, no le devuelve las paredes como Poulsen, Silva, Forsberg o Szoboszlai.

Nkunku comenzó este curso por debajo del nivel que mostró el pasado. No fue una excepción en la atonía general. Se apresuró a denunciarlo el presidente Mintzlaff, al cabo de la segunda jornada de Bundesliga, tras cosechar dos empates: “Hemos hecho un inicio de temporada de mierda”.

Las cosas no han mejorado desde entonces. Al contrario. El equipo debutó en Champions con un 1-4 ante el Shakhtar. Si el Leipzig pretende reaccionar esta noche frente al campeón de la Champions conviene que sus dos estrellas resuelvan congeniar.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS