El Athletic decidirá el viernes entre Bielsa o Valverde como entrenador

Las candidaturas presidenciales de Barkala y Uriarte anuncian que el extremeño será el técnico si ganan las elecciones, después de que el lunes Arechabaleta propusiera al argentino

Ernesto Valverde, en su anterior etapa en el Barcelona.
Ernesto Valverde, en su anterior etapa en el Barcelona.Sergio Perez

Ernesto Valverde será el entrenador del Athletic si uno de los dos candidatos que le presentan como alternativa, Ricardo Barkala o Jon Uriarte, consigue ganar las elecciones del viernes, a las que están convocados los 40.320 socios con derecho a voto, que depositarán sus papeletas en las urnas habilitadas por primera vez en el campo de San Mamés. Sería la tercera presencia en el banquillo de técnico nacido en Viandar de la Vera (Cáceres). Sólo Javier Clemente e Iñaki Saez han dirigido en tres ocasiones diferentes al equipo rojiblanco.

“Segundas partes nunca fueron buenas”, apuntó Valverde cuando comenzó su segunda época, aunque matizó con sorna: “Salvo la del Padrino”, así que la tercera parte también parece ser del agrado del entrenador, cinéfilo declarado, y que ha dado el plácet a dos de las tres candidaturas, aunque para competir contra un rival duro, Marcelo Bielsa, candidato al banquillo del otro candidato, Iñaki Arechabaleta. El propio Valverde aludió a la saga cinematográfica en declaraciones a Euskal Telebista: “Las dos primeras fueron muy buenas, y la última, tengo que reconocer que no me gustó tanto”, pero, apostilla, “también tengo que reconocer que el director le echó un par de huevos para hacer la tercera”.

Valverde confiesa que, “después de que se confirmaran las candidaturas, me llamaron dos de ellas, pensaban que era la mejor opción para entrenar al Athletic, me tomé mi tiempo para pensarlo y lo hice”, y expone las razones que le impulsaron como socio del Athletic. “Mi posición se la dejé clara a ambos: tenía que ser inclusiva y no exclusiva, porque me importa lo que le ocurra al club. Había que ver que lo importante es centrar el debate en los proyectos y quienes los lideran. Esa era mi idea, que hubiera cierto consenso”, dice.

El técnico no ha regresado a los banquillos desde que dejó el FC Barcelona, pero ha visto con asiduidad al Athletic. “Lo he analizado, a veces desde la distancia, ahora en más profundidad. Ya no están los Aduriz, Iraola, Gurpegui... hay otros que continúan de los que entrené e incorporaciones interesantes y jugadores con talento en el filial, que pueden ayudar y ser un proyecto de futuro importante”, dice ante las cámaras de ETB. Y remata: “Lo que veo es que el nivel de compromiso, exigencia y esfuerzo se mantiene como siempre ha sido en el Athletic y en eso no hay diferencias con el equipo que yo dirigí”.

El que puede ser entrenador del Athletic si Uriarte o Barkala vencen en las elecciones, coincide en un punto con Marcelo Bielsa. Ambos analizaron al equipo y llegaron a la conclusión de que Marcelino era la persona idónea para el banquillo: “Me habría gustado que en el equipo masculino se hubiera dado un consenso como en el femenino con Iraia Iturregi. Pensaba que podía ser lo mejor para el club, con el entrenador que estaba, Marcelino, pero por las razones que sean no pudo ser, ahí no puedo entrar”, asegura.

Será una dura pugna por el atractivo que supone para la masa social del Athletic la presencia en la pelea de los dos entrenadores que más han conectado con los aficionados. Con Bielsa, el Athletic llegó a dos finales en un año de gran juego colectivo; la llegada de Valverde, tras la salida del argentino, propulsó al equipo a jugar la Champions. Además, los bilbaínos jugaron una final de Copa frente al Barcelona, al que le ganaron, a doble partido, la posterior Supercopa. Consiguió clasificar al Athletic para Europa en las cuatro temporadas en las que dirigió al equipo y se convirtió en el técnico con más partidos dirigidos en la historia del club (307).

La desventaja para los dos candidatos que comparten entrenador es que el voto se podría dividir entre ambos. En una contienda a dos, los socios se pueden dividir a partes iguales, pero en el caso que se da en el Athletic, el atractivo de Valverde puede, paradójicamente, pasar factura a Barkala y Uriarte y debilitar las dos candidaturas, lo que supondría una ventaja a Iñaki Arechabaleta.

El final de la campaña, en la que la candidatura de Jon Uriarte ratificó el descarte de su director deportivo, Carlos Aviña, por el revuelo que causaron los tuits que publicó hace una década, con comentarios homófobos y machistas, se ha acelerado con la irrupción de Ernesto Valverde en la liza, aunque en ningún caso será presentado por Uriarte o Barkala. Como sucedió con Joaquín Caparrós, que era la baza de dos de los candidatos a la presidencia en 2008, aguardará tranquilo en su casa hasta que, si los socios lo deciden, llegue su hora.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS