Tenis y redes sociales, una compleja contradicción

La necesidad de exponerse comercialmente y de acercarse al aficionado penalizan la concentración de los jugadores, les satura y atrae las amenazas de los apostantes

Paula Badosa, durante el partido contra Juvan en la pista Simonne Mathieu de Roland Garros.
Paula Badosa, durante el partido contra Juvan en la pista Simonne Mathieu de Roland Garros.MARTIN DIVISEK (EFE)

La escena es recurrente, sea cual sea el torneo: un tenista, móvil en mano, escudriñando qué se cuece en las entrañas cibernéticas del aparato. Por supuesto, ocurre también en París, adonde Paula Badosa (7-5, 3-6 y 6-2 a Kaja Juvan) llegó con los nervios a flor de piel. Dos semanas antes, la número cuatro del mundo, de 24 años, había decidido cortar por lo sano y eliminó la mayoría de las aplicaciones de redes sociales que tenía instaladas en el teléfono. “Sí, casi todas. Solo mantengo aquellas en las que puedo controlar quién puede entrar en contacto conmigo”, contesta a este periódico, mientras el runrún se esparce y los profesionales se explican. Tenis y redes, redes y tenis; una extraña contradicción. Exposición, fama ingresos. También una fuente de problemas.

“Yo he tomado esta decisión porque a mí me restan más de lo que me aportan”, precisa la catalana, que arrastra a más de cien mil seguidores en Twitter y a más de medio millón en Instagram. “Creo que dar, te dan poca cosa. Quizá te dan a conocer y pueden servir de cara a las marcas, aunque lo más positivo es la cercanía que generan entre los aficionados y el deportista, algo que hace unos años no era posible. Eso está muy bien, porque el futuro está en lo digital, pero creo que a un deportista también le resta mucho porque algunas personas o la prensa se ven con derecho a poder juzgarte sin saber lo que hay detrás”, prorroga la jugadora de Begur sobre un asunto que preocupa y mucho a todo el entorno tenístico, desde los organismos a los preparadores.

“Es una batalla perdida”, apunta Juan Carlos Ferrero, técnico de Carlos Alcaraz, cuando se le plantea el grado de dependencia de los jugadores con el móvil, un elemento que desde hace unos años se ha convertido en una prolongación del tenista y que, en muchos casos, le hace perder el foco y le desvía, especialmente a los más jóvenes.

“Las redes generan mucho estrés. Yo las uso, hoy son parte de nuestra vida, pero es importante aprender a controlarlas. No creo que sea bueno quitárselas a un jugador, pero hay que dar con una fórmula. Hay que tratar de entender a los jóvenes de ahora. Para ellos, la vida en el circuito puede ser solitaria. La mayoría de los jugadores pasamos mucho tiempo con nuestro móvil, y eso no es lo ideal, pero debemos controlarlo”, opina el número uno masculino, Novak Djokovic (35 años).

Twitter, “el lugar más negativo”

“Tenemos que orientar a las nuevas generaciones”, expuso en su día Roger Federer (40). “No puedo imaginarme los inicios de mi carrera con las redes, no sé cómo lo hubiera manejado… Por cada diez comentarios agradables, siempre hay uno negativo y, por supuesto, ese es en el que te enfocas”, agregaba el legendario tenista suizo.

Los formadores sostienen que la tecnología está directamente relacionada con la pérdida progresiva de la cultura del esfuerzo que caracterizaba a los jugadores de antes. Es decir, entrenan menos y pasan más tiempo delante de las pantallas, alimentando egos y también una de las secciones más sustanciosas de sus futuros ingresos.

Osaka consulta el móvil en el Open de Australia de 2020.
Osaka consulta el móvil en el Open de Australia de 2020.ISSEI KATO (Reuters)

“¿Por qué sigo en ellas? Porque me toca, porque el mañana va por ahí…”, simplifica Badosa después de que la japonesa Naomi Osaka –2,8 millones de seguidores en Instagram– reconociera hace unos días que no las consulta tras una derrota y que se ha olvidado de Twitter porque “es el lugar más negativo”.

Denuncian numerosos profesionales que se han cruzado fronteras extremas. “Te vamos a asesinar”, le dedicaron recientemente al francés Benoit Paire tras caer en Estoril.Eres un insulto para el deporte. Ojalá te rompas las dos piernas. Muérete. Me has hecho perder mucho dinero. Ojalá te violen y te mueras de cáncer”, amenazaron a la argentina Paula Ormaechea después de perder en Bogotá. Y entre ambos, un nexo: los apostantes.

Abusos y daños a largo plazo

El curso pasado, la Federación Internacional de Tenis (ITF) y la International Tennis Integrity Agency (ITIA) emitieron sendos comunicados para solicitar un mayor control a las plataformas. “Una y otra vez, vemos el impacto devastador que tienen el abuso, las amenazas y el lenguaje discriminatorio a través de las redes. El nivel que deben soportar en muchos casos los jugadores es inaceptable”, expuso el presidente del primer organismo, David Haggerty. “Muchos causan un daño a largo plazo y gran angustia”, subrayaron desde el segundo.

“Si tienes mensajes diciéndote que te suicides y dejes el tenis, te va a afectar. Yo he aprendido a no prestarle demasiada atención, pero hay jugadores que son diferentes o más sensibles a algunas cosas. Conozco a algunos les cuesta lidiar con eso”, cuenta la estadounidense Coco Gauff, de 18 años, representante de esa nueva hornada de jóvenes que crece con TikTok y otras aplicaciones como herramientas indispensables para transmitir y darse a conocer, igualmente para proyectarse y facturar gracias a las marcas.

El griego Stefanos Tsitsipas (24 años) es otro ejemplo de ida y vuelta. “Son una buena distracción. Creo que está bien dedicar mi tiempo libre de manera productiva y haciendo algo bueno, entretener a otras personas y buscar un mundo mejor. Creo que se puede generar algún tipo de impacto; se puede ayudar y no solo a través del tenis, sino más allá del deporte”, puntualiza.

Sin embargo, dos años atrás había prescindido de ellas temporalmente por la saturación y el desencanto, y había delegado directamente en su agente para coordinar la exposición comercial ante el millón y medio de aficionados que siguen sus pasos a través de Instagram: “Hay que tomarse esto muy en serio. Definitivamente, quiero vivir un poco la realidad”.

La vive estos días Badosa en las franjas de descanso, cuando en vez de coger el móvil pasea cerca de la Torre Eiffel o acompaña a los miembros de su equipo durante las partidas de golf sobre el verde del ParisLongchamp. “Me sentía muy presionada. Yo soy la primera que no quiere perder y que es mala consigo misma, así que no son necesarios ese tipo de comentarios extra. No me ayudan, no soy un robot. He decidido no leerlos más”, finaliza.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites

Sobre la firma

Alejandro Ciriza

Cubre la información de tenis desde 2015. Melbourne, París, Londres y Nueva York, su ruta anual. Escala en los Juegos Olímpicos de Tokio. Se incorporó a EL PAÍS en 2007 y previamente trabajó en Localia (deportes), Telecinco (informativos) y As (fútbol). Licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Navarra.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS