PISTA LIBRE
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

El Liverpool, sobre el fogón; el Madrid, en Baden-Baden

Un debate empieza a asomar en el horizonte, ¿Qué beneficia más, llegar absorbido, y quizá consumido, por la exigencia del calendario o aprovecharse del descanso, con una latente posibilidad de desconexión?

Los jugadores del Liverpool celebran la FA Cup conquistada el pasado sábado en Wembley.
Los jugadores del Liverpool celebran la FA Cup conquistada el pasado sábado en Wembley.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

La final de la Copa de Europa cierra una temporada que comenzó en agosto, con todas las prevenciones que dictaba la pandemia, y termina en París al borde de un nuevo verano. Se avecinan días de fragorosas discusiones sobre el estado futbolístico del Real Madrid y el Liverpool, que añaden un debate que empieza a asomar por el horizonte. ¿Qué beneficia más, llegar absorbido, y quizá consumido, por la exigencia del calendario o aprovecharse del descanso, con una latente posibilidad de desconexión?

Los dos equipos disputaron partidos opuestos en el fin de semana. El Liverpool, que pretende ganar todos los títulos de la temporada, derrotó al Chelsea en la final de la Copa inglesa, que requirió de prórroga y lanzamiento de penaltis para proclamar al campeón. Por el camino perdió a Salah, sustituido en el primer tiempo, y Van Dijk, que no disputó la prórroga. Perdió, en definitiva, a sus dos jugadores bandera a menos de dos semanas para jugar la final de París. Es más que probable la presencia de los dos en el partido del año, pero la historia es terca en estos casos: futbolistas que fuerzan sus límites corren el riesgo de abandonarlo pronto o de rendir por debajo de sus capacidades.

El Liverpool se distingue por varias cualidades, y su enérgica propuesta no es la menor de ellos. Es un equipo que parece instalado sobre un fogón. En la prórroga de Wembley, pasó de dominador a dominado. La ausencia de Van Dijk pesó más que la de Salah, como si le hubieran retirado un manto protector. El conjunto de Jürgen Klopp se volvió más pedestre y, sobre todo, más fatigado. No le queda tiempo para la recuperación. Este martes (20.45, DAZN) se enfrenta al Southampton con la obligación de ganar o perder la Liga.

A este consumo casi ilimitado de vatios se agrega el desgaste emocional en el equipo, que no cesa de perseguir objetivos. Alcanzó dos —la Copa y la Copa Carabao— y en pocos días conocerá su destino en los dos que le restan, los más importantes, sin la menor duda. Su persecución del Manchester City en la Premier League es épica. Para ellos, un buen empate se ha convertido en un mísero resultado. O ganan, o se acercan al precipicio. El City lo comprobó en el 2-2 con el West Ham.

Si alguna ventaja tiene el frenesí del Liverpool es la imposibilidad de distraerse. Vive un día a día agotador, sin descanso, ni concesiones festivas. No dispone de tiempo. Una peculiaridad inglesa, como si no hubiera suficientes, radica en el número de cambios en los partidos, tres únicamente en la Premier League, frente a los cinco que se permiten en el resto de Europa. Después de 38 partidos, existe una diferencia sustancial en el margen de maniobra de los entrenadores del continente con respecto a los técnicos de la Premier, desequilibrio que se corregirá la próxima temporada. La Liga inglesa ha aceptado por fin el modelo común.

A este Liverpool consumido por el fragor de las competiciones, pero enfocado hasta la médula, se opondrá un Real Madrid que hizo muy pronto sus deberes y ahora parece que disfruta de su Baden-Baden particular. Ancelotti gestiona al milímetro los minutos de sus jugadores, liberados de estresantes obligaciones. Si disfruta y el rival lo permite, caso del Levante, el Madrid golea que es un primor. Si encuentran una resistencia encarnizada, como la que ofreció el Cádiz, el equipo se acomoda y se cuida. Después de cuatro semanas de baño y masaje, el Real Madrid llegará a la final como un pincel. Es lo bueno de estos días en Baden-Baden, que, a cambio, avisan del riesgo de ablandamiento.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS