Abramovich, de dirigir el Chelsea a participar en la negociación de la paz entre Rusia y Ucrania

El dueño del club de Londres emerge en Bielorrusia como miembro de la delegación que este lunes emprendió conversaciones para poner fin a las acciones armadas

Roman Abramovich asiste a un partido del Chelsea.
Roman Abramovich asiste a un partido del Chelsea.Martin Meissner (AP)

Roman Abramovich ha emergido como uno de los miembros de la delegación rusa encargados de intermediar en las negociaciones de paz que se celebran desde este lunes en la frontera entre Ucrania y Bielorrusia. Dos días después de anunciar que dejaba la dirección del Chelsea, el dueño del club de fútbol más rico de Londres dedica sus esfuerzos a poner fin a la invasión de Ucrania ordenada por Vladimir Putin. “Está intentando ayudar”, declaró un portavoz del empresario al diario The Financial Times.

Abramovich, según esta fuente, fue contactado por los ucranianos “con la intención de encontrar una solución pacífica”. Miembro de la Duma por un breve periodo en 2000, además de gobernador de la provincia rusa de Chukotka hasta 2008, este ruso de 55 años con pasaporte israelí se convirtió en una celebridad cuando compró el Chelsea en 2003. Para entonces, ya había hecho su fortuna adquiriendo compañías petroleras públicas y revendiéndolas al Kremlin.

David Arakhamia, líder del partido del presidente ucranio Volodymyr Zelensky en el parlamento, confirmó que Abramovich había sido invitado para formar parte de las conversaciones. “Juega un rol muy positivo en este proceso”, delcaró Arakhamia. El Kremlin no se ha pronunciado al respecto.

El productor cinematográfico ucraniano Alexander Rodnyansky, amigo de Abramovich, explicó que miembros del Gobierno ucraniano contactaron a Abramovich a través de sus contactos con la comunidad judía rusoparlante del país. “Los ucranianos han estado buscando alguien que pueda ayudar a encontrar una solución pacífica y Roman fue la persona que se ofreció a movilizar apoyos”, dijo Rodnyansky.

La aparición de Abramovich en Ucrania se produce después de que el sábado anunciara púbicamente que dejaba la dirección del Chelsea, en una maniobra que pretendía evitar potenciales sanciones del Gobierno británico por sus relaciones con Putin. El domingo, el Chelsea emitió el primer comunicado de condena a la invasión: “La situación en Ucrania es horrible y devastadora. Los pensamientos del Chelsea están con todos en Ucrania. Todos en el club estamos rezando por la paz”.

La hija de Abramovich, Sofía, compartió un controvertido post de Instagram la semana pasada: “Putin quiere una guerra con Ucrania. La mayor y más exitosa mentira de la propaganda del Kremlin es decir que la mayoría de los rusos respaldan a Putin”.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS