La eclosión de William Carvalho

Manuel Pellegrini ha recuperado al medio luso, en la lista de transferibles del Betis este agosto

William Carvalho intenta anticiparse a un jugador del Talavera en el duelo de la Copa de esta temporada.
William Carvalho intenta anticiparse a un jugador del Talavera en el duelo de la Copa de esta temporada.Manu Reino/EFE (EFE)

A Manuel Pellegrini le cambió la cara el pasado domingo. William Carvalho (Luanda, Angola; 29 años) le comunicaba que no podía jugar ante el Villarreal por unas molestias en los aductores. El técnico se había quedado sin el futbolista más en forma de su plantilla. “No iba a entrar en ninguna rotación. Afortunadamente se ha recuperado y estará ante el Rayo. William es un jugador muy importante para nosotros, que está ofreciendo un rendimiento individual excelente, como otros de sus compañeros”, afirma el entrenador del Betis sobre un jugador al que muchos ven como su propia prolongación en el campo.

“Lo importante no son los entrenadores. El 80% del rendimiento de un equipo se debe a la conducta individual de los jugadores”, añade Pellegrini, el entrenador que tiene al Betis en semifinales de la Copa ante el Rayo, tercero en la Liga y vivo en la Liga Europa, donde se enfrentará al Zenit la próxima semana. Con Canales fuera del choque por un problema personal (todo apunta al coronavirus), el regreso de William Carvalho es fundamental para el Betis.

El internacional con Portugal en 69 ocasiones, con cuatro goles, fue campeón de la Eurocopa en 2016. Dos años después, un Betis en crecimiento no dudó en pagar 18 millones de euros por un jugador destinado a marcar las diferencias en el centro del campo bético. Después de un primer año aceptable con Quique Setién en el banquillo (43 partidos jugados), el portugués solo jugó 13 encuentros a las órdenes de Rubi al curso siguiente. Carvalho volvió a mostrar un buen nivel en la primera vuelta de la temporada pasada, ya a las órdenes de Pellegrini, pero las lesiones y su poco compromiso en defensa le hicieron perder peso en el equipo bético. Tanto que el Betis lo colocó en el mercado. El Fulham, de la Segunda División inglesa, hizo una oferta por el medio que estuvo a punto de ser aceptada por el club andaluz. “Para este año una plantilla sin William Carvalho es peor que una plantilla con William Carvalho”, sentenció Pellegrini. El Betis escuchó al técnico y no ejecutó la venta del centrocampista.

“Había muchos equipos interesados en él porque es muy buen jugador, pero para nosotros era una prioridad que se quedara porque entendíamos que iba a aportar mucho al Betis”, señala a este diario Antonio Cordón, director deportivo del Betis. “Es una excelente persona y un grandísimo profesional. Aporta mucho en el juego ofensivo y defensivo, y es muy inteligente a la hora de tomar decisiones”, añade el ejecutivo verdiblanco.

Discrepancias con Pellegrini

Carvalho superó las discrepancias con Pellegrini mejorando en el trabajo defensivo. Se siente seguro con Guido cubriéndole las espaldas y el entrenador valora su capacidad para traspasar líneas en conducciones que acaban encontrando a Canales y Fekir, con los que forma el principal foco de creación de juego del Betis. Carvalho, además, ofrece una gran seguridad en el pase. Así, es el segundo jugador bético con mejor porcentaje de acierto en el pase en la Liga, con un 87%. Solo le supera Edgar, con un 88%.

Es una pieza muy importante”, recalca Cordón. El director deportivo está cerca de plantear la renovación hasta 2026 de un futbolista que acaba contrato en 2023. En este curso, Carvalho ha dado dos asistencias en la Liga y otras dos en la Copa, donde además ha anotado un gol. Ha disparado ya entre los tres palos (ocho veces) lo mismo que en las dos pasadas temporadas (seis y dos) en un total de 29 partidos este curso. Solo uno menos que los jugados en toda la temporada pasada.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS