El director general del FC Barcelona, Ferran Reverter, deja el club por su enfrentamiento con Laporta

El ejecutivo abandona la entidad azulgrana por discrepancias con el presidente por el acuerdo de patrocinio con Spotify y una empresa de criptomonedas

Ferran Reverter, consejero delegado del Barcelona.
Ferran Reverter, consejero delegado del Barcelona.REUTERS

El director general del FC Barcelona, Ferran Reverter, dejará el club azulgrana por discrepancias con el presidente, Joan Laporta, un conflicto interno cuyo detonante ha sido el acuerdo de patrocinio: el principal con Spotify, que todavía no se ha hecho oficial, y otro con una empresa de criptomonedas rechazado por la junta. El máximo ejecutivo de la entidad catalana, en cualquier caso, negoció una salida pactada. “Deja el cargo por razones personales y familiares”, informó el Barça en un comunicado. Reverter, sin embargo, no se marchará hasta que el club encuentre un sustituto.

Tras apaciguar los problemas financieros y reducir los gastos, Reverter focalizó sus esfuerzos en sumar ingresos. El asunto más urgente era el de conseguir nuevos patrocinadores para las camisetas de los primeros equipos masculino y femenino de fútbol. El contrato de Rakuten (55 millones por curso) vence esta temporada, al igual que el de Beko (10) y Stanley (tres). Después de varios meses de negociación, el director general había alcanzado un principio de acuerdo con Spotify, que atraviesa un controvertido momento después de que artistas como Neil Young y Joni Mitchell retiraran sus canciones de la plataforma como acto de protesta frente a un podcast que, según una carta abierta de 270 médicos y científicos, genera desinformación sobre las vacunas y la covid.

La pasada semana, Reverter viajó a Miami para avanzar en la finalización del pacto con Spotify, que cerraría Laporta. La empresa sueca, en principio, será el principal patrocinador de la camiseta del Barça y el secundario en la elástica de entrenamiento, tanto en el primer equipo masculino como en el femenino. Además, tendrá su lugar en el Camp Nou. No será el nombre (naming rights) sino el apellido (title rights) del estadio. En total, pagaría 64 millones por curso. A Reverter, sin embargo, le parecía que el club le estaba entregando demasiados activos a Spotify por esa cantidad. Laporta no pensaba lo mismo.

El director general y su equipo de trabajo también buscaban un sucesor para Beko, que patrocina la manga y la camiseta de entrenamiento del primer equipo masculino. Un nuevo problema entre Reverter y Laporta. A algunos miembros de la junta no les convencía el acuerdo que el área de marketing había conseguido con una empresa de criptomonedas para reemplazar a Beko. “Es muy duro cuando te pasas mucho tiempo negociando un acuerdo y te lo tiran por la borda sin una justificación razonable”, explica una fuente del área económica. El Manchester United cerró un acuerdo con Tezos (plataforma de criptomonedas) por 24 millones de euros. “Nosotros teníamos casi 30″, se quejan en las oficinas del Barça.


Reverter, detrás, y Laporta.
Reverter, detrás, y Laporta.Alejandro García (EFE)

En la junta de Laporta entienden que una empresa de criptomonedas podía dañar la imagen del club. “No es como Spotify, que es una compañía europea, joven y fresca”, subrayan. A Reverter, en cambio, le irritaba que se boicotee un contrato de patrocinio por cuestiones éticas mientras “llenan las oficinas de empleados que son hijos y amigos de los directivos”. La tensión entre Laporta y Reverter iba en aumento. “Ferran sentía que no está respaldado”, explica un empleado.

Tras refinanciar la deuda a corto plazo y conseguir el crédito para la construcción del nuevo estadio, ambas operaciones pactadas con Goldman Sachs, algo empezó a cambiar entre Laporta y Reverter. Una relación más fría, sobre todo desde que el Barcelona consiguió desprenderse de los avales. En enero, el Barça retiró el suyo de LaLiga, después de la aprobación del real decreto que exime a los miembros de las juntas directivas de los clubes profesionales que no son sociedades anónimas de presentar una garantía del 15% del presupuesto de gastos.

No es un detalle menor el de los avales. Reverter era uno de los hombres fuertes del vicepresidente económico, Eduard Romeu, uno de los principales avaladores de la junta a través de la empresa de energía renovable Audax. Reverter y Romeu, junto al director de fútbol, Mateu Alemany, trabajaron en uno de los temas cardinales para la nueva junta: la reducción de la masa salarial del primer equipo. De hecho, fueron quienes se opusieron a la renovación de Lionel Messi, antes de que Laporta optara por dejar marchar al rosarino cuando ya estaba el contrato pactado.

El adiós del 10 tenía una explicación para Reverter: reconducir la situación económica, agobiada por las deudas a corto y largo plazo (1.350 millones en total), además de disminuir los gastos tras la caída de ingresos como consecuencia de la pandemia. “He puesto un gran esfuerzo y dedicación durante estos meses”, afirmó el que fuera consejero delegado de la cadena alemana de tiendas MediaMarkt. Según el Barcelona, desde su llegada, Reverter “ha liderado el proyecto de transformación del club y el Plan Estratégico 2021-2026″.

La presencia del director general fue clave para ordenar el club, también para llegar a Spotify. La ruidosa salida de Reverter ha sembrado dudas en la empresa sueca sobre la salud interna del Barça. A Laporta no le afecta. “No tuve problemas en liderar el club cuando se me marchó media junta. No voy a tener problemas ahora”, le dijo el presidente a su círculo más cercano. El Barça arde otra vez por dentro.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Juan I. Irigoyen

Redactor especializado en el FC Barcelona y fútbol sudamericano. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Ha cubierto Mundial de fútbol, Copa América y Champions Femenina. Es licenciado en ADE, MBA en la Universidad Católica Argentina y Máster de Periodismo BCN-NY en la Universitat de Barcelona, en la que es profesor de Periodismo Deportivo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS