Un Real Madrid cogido con pinzas

Benzema no se recupera de la lesión de hace 10 días, y Vinicius, Casemiro, Rodrygo y Valverde aterrizan solo 30 horas antes del partido ante el Athletic en San Mamés

Vinicius, contra el Elche en el Bernabéu.
Vinicius, contra el Elche en el Bernabéu.AFP7 vía Europa Press (Europa Press)

El Real Madrid se presenta este jueves en San Mamés a jugarse el pescuezo en los cuartos de Copa a partido único (21.30, Dazn y Telecinco) con unas cuantas dudas y un gran agujero. Karim Benzema, retirado hace 10 días contra el Elche por una contractura en el isquio de la pierna izquierda, no entró en la convocatoria y cuatro de los cinco jugadores sudamericanos convocados con sus selecciones (Casemiro, Rodrygo, Vinicius y Valverde) aterrizaron en Barajas solo 30 horas antes del encuentro de Bilbao. Sí entraron en la lista, pero el uso que hará de ellos Carlo Ancelotti en un compromiso en el que se espera que salga fuego por la boca es una incógnita. “Para ganar en San Mamés tienes que sacar lo mejor”, advirtió este miércoles sin dar ninguna pista.

La alineación que se recita casi al completo de carrerilla ofrece esta vez varias zonas grises. De la portería al ataque. Arriba, el único entre los más habituales que ha vivido unos últimos días normales es Marco Asensio, de vuelta de la lesión que le dejó fuera de la final de la Supercopa de España y del doble enfrentamiento contra el Elche. El resto, o no está (Benzema) o llega en unas circunstancias especiales tras cruzar el océano. “La fecha no tenía sentido”, volvió a quejarse Ancelotti sobre la ubicación en el calendario de esta ronda copera.

Vinicius, que tendrá libre el domingo ante el Granada por acumulación de tarjetas, se ejercitó este miércoles en solitario después de haber sido titular en la última semana contra Ecuador y Paraguay, aunque sustituido en ambas citas a la hora de juego. Rodrygo, por su parte, solo sumó ocho minutos en la madrugada española del martes al miércoles, tiempo que le valió para meter un gol. Después de varias preguntas en rueda de prensa y sus correspondientes evasivas sobre cómo los podría utilizar, si de inicio o como recurso final, Ancelotti zanjó la cuestión con una broma: “Tienen 20 años, no 60 como yo”.

La cita puede ser también una nueva ventana para Jovic, debido a la ausencia del francés, y para Eden Hazard, salvador en octavos en el Martínez Valero. La última vez que visitó la Catedral, Ancelotti le regaló los oídos: “Ha vuelto”, sentenció. Sin embargo, de los siguientes cinco encuentros, solo fue titular en Alcoy. En la lista también está Gareth Bale, que no juega con el Madrid desde agosto.

En la media, el entrenador blanco deberá manejar los físicos de Casemiro y Valverde, especialmente del primero, cuya caída provocaría un estado de excepción a 15 días de visitar al PSG. El pivote, que sí completó la última sesión con el grupo, llega con más horas de vuelo que minutos exigentes con Brasil. Disputó los 90 ante Ecuador, pero no apareció contra Paraguay. Por el contrario, Valverde es el más exprimido de los que cruzaron el Atlántico porque fue titular en los dos partidos trascendentales de Uruguay dentro de la fase de clasificación para el Mundial. El medio, a la sombra en el Madrid en Liga y Champions, había tenido protagonismo en las dos primeras eliminatorias de Copa en Alcoy y Elche.

La defensa recibió a principios de semana el regreso temprano de Militão, que no pudo participar en el segundo partido con la Canarinha por acumulación de tarjetas. La duda atrás es cómo resolverá el hueco en el lateral izquierdo, donde Mendy está lesionado y Marcelo, sancionado por tres partidos. Cuenta con la opción de Nacho o Alaba. El que no caiga en ese flanco debería completar el centro de la defensa. Tampoco dio pistas sobre esto. El canterano Miguel Gutiérrez, con covid en los últimos días y desaparecido de los planes del entrenador italiano, no entró en la convocatoria. Por la derecha, ya está disponible Carvajal, aunque ese será otro de los asuntos a gestionar. Después de apenas un encuentro en siete semanas entre una lesión y la covid, y con un físico tan proclive a las lesiones, el técnico siempre debe hilar fino para no forzar una carrocería tan ligera. Y, bajo palos, Carletto dejó en el aire si la Copa seguiría siendo para Lunin o la exigencia de San Mamés le llevará a reclutar a Courtois. Un Madrid en el aire para litigar las cuartos de Copa en la guarida de San Mamés.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS