Kepa Arrizabalaga, primer portero del Chelsea 18 meses después

El guardameta vasco regresa a la titularidad en la Premier para jugarse media liga ante el Manchester City, coincidiendo con la marcha de Edouard Mendy a la Copa de África

Kepa para un remate del Tottenham durante las semifinales de Copa de la LIga.
Kepa para un remate del Tottenham durante las semifinales de Copa de la LIga.Alastair Grant (AP)

Dieciocho meses más tarde, el portero más caro del mundo jugará su primer partido de Premier sin sentir que al cabo de la velada le esperará la degradación, la suplencia, o algo peor. Cuando Kepa Arrizabalaga salte al Etihad a enfrentarse al Manchester City, este sábado a las 12:00 horas en las Islas, concluirá uno de los periodos más extraños en la historia de las porterías y, quién sabe, comenzará otro, casi igual de raro. Porque en manos del guardameta español, tantas veces repudiado por su hinchada, quedará parte del destino frágil del Chelsea en esta liga que transita como segundo clasificado a 10 puntos del City.

La marcha de Edouard Mendy, el titular, con Senegal en la Copa de África, brinda al español un espacio de reafirmación con todas las trazas de marcar una carrera. Con el Mundial en el horizonte, se trata de un momento crítico. Nada nuevo, por lo tanto, para este muchacho que dejó Ondarroa con 23 años tras haber costado 80 millones de euros, para atravesar sucesivamente una crisis personal, una crisis sentimental, una crisis con su entrenador, Frank Lampard, una crisis sanitaria global y una crisis deportiva de la que ha salido, aparentemente, sin más secuelas que un par de cicatrices en el alma.

“Poco a poco, perdí confianza y acabé cometiendo algunos errores”, confesó el jugador en The Player’s Tribune, al recordar su segunda temporada en el Chelsea, cuando, tras conquistar la Liga Europa, el nuevo entrenador, Frank Lampard, le convirtió en chivo expiatorio de su incompetencia, rostro más expuesto de un equipo que se desintegraba en todas las líneas y solo parecía exhibir miserias en la figura del joven portero desesperado.

Cuando Thomas Tuchel se hizo cargo del equipo, hace un año, Kepa era un suplente deprimido y Mendy un titular fortalecido. La consideración de primer arquero estaba perdida. Pero bajo la dirección del entrenador alemán el vizcaíno recuperó el respeto profesional que Lampard le negó. Si el técnico inglés le ignoraba, Tuchel le dedicó más tiempo de trabajo, le escuchó, le ofreció soluciones y le demostró su confianza. Primero, poniéndole en las semifinales y en la final de la Copa; y luego dándole un lugar en la final de la Supercopa de Europa contra el Villarreal, resuelta a favor del club de Londres en la tanda de penaltis gracias a paradas que no parecen casualidad. En el último año, Kepa ha parado ocho penaltis en tandas de penaltis. Más que nadie en la historia del Chelsea.

“Él hace que la gente falle los penaltis”, observó Marcus Belletti, tercer portero del Chelsea, en The Athletic. “¡Da miedo! Le encantan los penaltis. Nunca vi un portero que se sienta superior al lanzador en esas situaciones. Él se siente favorito”.

Kepa parece preparado para responder. A sus 27 años, se ha hecho mayor. Menos arrogante, menos impulsivo, igual de elástico ante las agresiones de los contrarios. Su última actuación, ida y vuelta de semifinales de la Copa de la Liga contra el Tottenham, resultó venturosa. Le dispararon cinco veces entre los tres palos: Sessegnon, Kane, Lo Celso, y Emerson Royal en dos oportunidades. Las detuvo todas. El Chelsea se clasificó para la final con un balance de 3-0.

Una brecha difícil de salvar

“Nunca he visto a Kepa nervioso, ni un solo día”, dijo Tuchel el martes pasado, antes del partido decisivo contra el Tottenham. “Nunca le he visto ni celoso, ni molesto con sus compañeros. Es un gran competidor. Siento una confianza genuina en él. Está muy tranquilo, muy concentrado porque eso es lo que hace cada día. No necesita demostrar lo que es capaz de hacer en 90 minutos. Está absolutamente listo”.

Necesitará estar preparado. Este sábado el Chelsea se planta ante el equipo más goleador de la Premier. Según Tuchel, la brecha será difícil de salvar.

“La mayor diferencia entre nosotros y el City es que ellos gestionaron mejor las lesiones y los casos de Covid a lo largo de esta temporada”, dijo el técnico. “Cuando tienes la plantilla al completo generas una energía y una atmósfera que te permite llevar a todo el mundo al límite, y esa es la clave de la alta competición”, señaló Tuchel, que lamentó las bajas de Chilwell, Reece y Christensen. “Nosotros no tenemos eso. Esa es la realidad. Si miras la clasificación, la consistencia, los resultados, la brecha entre ellos y nosotros es significativa. En este momento ellos son la referencia de la Premier”.

La baja de Edouard Mendy no cuenta para Tuchel. Frente a la apisonadora más grande del fútbol inglés, su hombre de confianza bajo los palos es Kepa Arrizabalaga.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Sobre la firma

Diego Torres

Es licenciado en Derecho, máster en Periodismo por la UAM, especializado en información de Deportes desde que comenzó a trabajar para El País en el verano de 1997. Ha cubierto cinco Juegos Olímpicos, cinco Mundiales de Fútbol y seis Eurocopas.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS