Sergi Canós, el goleador que se pulió con el Big Data

El delantero español, autor del primer gol del curso en la Premier, guía al Brentford, club que basa su estrategia en las estadísticas y las probabilidades

Sergi Canós celebra su gol contra el Arsenal en la primera jornada de la Premier el pasado viernes.
Sergi Canós celebra su gol contra el Arsenal en la primera jornada de la Premier el pasado viernes.DAVID KLEIN (Reuters)

Minuto 22 del partido inaugural de la Premier League entre el Brentford y el Arsenal el pasado viernes. Un recién ascendido de vuelta a la élite después de 74 años contra uno de los clubes más poderosos de Europa. Sergi Canos (24 años, Nules, Castellón) controla el balón en el lateral del área y tras recortar al defensa, marca el primer tanto de la temporada 2021/22. Un golazo. Estallan las gradas del Brentford Community Stadium, con capacidad para 13.000 espectadores, y el goleador se lanza al suelo frente al público entre el que se encuentran sus tíos, recién llegados a Londres para ver como su sobrino se estrenaba en la Premier con victoria. “Fue una liberación, después de todo lo que he peleado solo quiero seguir en esta nube”, señala al otro lado del teléfono.

Y es que, a sus 24 años, Canós ha pasado por algunos de los mejores equipos del continente (Barcelona y Liverpool) pero ha sido en Brentford donde ha encontrado su sitio, en un club con unas maneras de hacer muy particulares. Su dueño, Matthew Benham, basa su política en el Big Data y las estadísticas, desde la estrategia con los fichajes al estilo de juego. “Es algo que llevan haciendo varios años, les ha funcionado muy bien y he comprobado que funciona. El año pasado, Brian Riemer, el segundo entrenador, y yo hicimos un plan para mejorar ciertas facetas de mi juego. Nos pusimos con un Excell con un montón de datos sobre mis jugadas para ver en qué situaciones era más aconsejable centrar, buscar un disparo o el regate. Me sirvió mucho y completé la mejor temporada de mi carrera para subir a la Premier League”, destaca Canós, que marcó nueve goles y repartió nueve asistencias.

Más información

Inglaterra siempre había sido un sueño para el jugador y pronto se embarcó a la aventura. Canós salió en 2010 con 13 años de Nules, un pueblecito cuya población cabe en el Brentford Community Stadium, para llegar a La Masía con el sueño de jugar algún día en el Barcelona. Allí pasó tres años con un rendimiento positivo, aprendiendo “más que nunca” de fútbol, hasta que llegó el momento de dar el siguiente gran salto. “En 2011 se fueron Bellerín y Jon Toral al Arsenal y aluciné. Me parecía un paso enorme, a pesar de estar jugando en la cantera del Barcelona. Entonces, dos años después, el Liverpool se interesó por mí. Tenía 16 años. Ni me lo pensé”.

Con él se fue su familia, que a día de hoy sigue viviendo en la ciudad de los Beatles, cuyo ambiente les cautivó. Sin embargo, el jugador pasó por su peor etapa a la orilla del Mersey. “Fue una pesadilla, no rasqué bola. Tardé en entrar al equipo porque el Barcelona no terminaba de tramitar la documentación. No se portaron bien. Y cuando pude incorporarme, los mejores del equipo estaban en mi puesto. Aún no sabía mucho inglés y no entendía bien al entrenador. Fue un palo tras otro”, lamenta. Con este panorama, pidió salir cedido y tras unas duras negociaciones con el club red, apareció la oportunidad del Brentford en el verano 2015. “Sospecho que yo no era su primera opción porque me llamaron el último día de mercado, pero yo necesitaba salir. En ese momento no me hablaron de cifras o datos. Ellos estaban ilusionados de que un chico del Liverpool quisiera ir con ellos. Fue una temporada maravillosa (38 partidos, siete goles y cinco asistencias)”, afirma.

Seis meses después, tras una breve e ineficiente estancia en el Norwich, regresó al Brentford con 19 años y la ilusión de crecer en un lugar en el que le apreciaban y aprender con sus métodos. “Nos muestran con porcentajes las probabilidades que tenemos de marcar en diferentes situaciones, cómo defender ciertas jugadas… Es algo muy interesante, te hace centrarte mucho más en tomar la decisión correcta”, destaca.

En sus siete años en el Brentford ha jugado 209 partidos, sumando 33 goles y 32 asistencias. En los últimos encuentros ha cambiado su posición, pasando de jugar de extremo a carrilero, desde donde se estrenó ante el Arsenal. “Yo he encarado toda mi vida pero ahora me encaran a mí. Tengo que acostumbrarme más a defender”, se marca como tarea para esta temporada.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción