El orgullo del Villarreal desafía al Chelsea

Pau Torres y el renovado Gerard Moreno, grandes armas para alzar la Supercopa de Europa

Gerard Moreno, este martes en Belfast en el entrenamiento previo a la Supercopa de Eurocopa contra el Chelsea.
Gerard Moreno, este martes en Belfast en el entrenamiento previo a la Supercopa de Eurocopa contra el Chelsea.PAUL ELLIS (AFP)

”Esto es muy especial para nosotros. Quiero un segundo título para el equipo de mi pueblo”. Las palabras de Pau Torres nada más llegar a Vila-real después de conseguir la plata olímpica con España simbolizan a la perfección el espíritu con el que el Villarreal afronta su segunda oportunidad para lograr un título europeo: la Supercopa de Europa que le enfrenta al Chelsea en Belfast, Irlanda del Norte (21.00 horas; Movistar LC). Mientras Pau cumple un pacto con Unai Emery, el Villarreal muestra sus armas antes de la gran cita frente al campeón de la Champions. “Juegas la final y te vas de vacaciones”, le dijo Emery al central de 24 años. El regreso de Pau se plasmaba al mismo tiempo que el club daba a conocer la renovación de Gerard Moreno hasta 2027. El pacto con Pau, la renovación de Gerard y la ambición de Emery después de dos Supercopas perdidas con el Sevilla catapultan a un Villarreal que afronta sin complejos la primera gran cita de la temporada del fútbol europeo.

Mientras, el Chelsea, el club que más invirtió en fichajes el pasado curso (247 millones de euros), marcado por el coronavirus, continúa con su política de enorme gasto en fichajes amparado en la chequera inagotable de Roman Abramovich. Al fin y al cabo, la llegada del técnico Thomas Tuchel a mediados del pasado curso enderezó al Chelsea y premió la desmesurada inversión del equipo inglés con la conquista de su segunda Champions tras sorprender al City y dejar en el camino al Atlético de Madrid y al Real Madrid, entre otros. Ahora, está a punto de rubricar el fichaje de Lukaku del Inter (115 millones de euros). En cuanto lo haga, Monchi, director deportivo del Sevilla, espera la ansiada oferta de 70 millones por Koundé. El delantero no estará en Belfast, pero el campeón inglés es un gran equipo. Solo el poderío de Kanté habla de su enorme nivel, con Havertz, Ziyech o Werner como otras individualidades destacadas.

“El Chelsea es el mejor equipo del mundo, pero yo quiero la Supercopa de Europa. Perdí dos ediciones con el Sevilla y este partido es un gran reto para nosotros”, aclaró Emery en los medios de la UEFA. De repente, un hilo imaginario cruza media Europa para unir Belfast con París. Allí está ya Leo Messi, el gran verdugo del Sevilla de Emery en la emocionante final de la Supercopa de Europa de Tiflis, Georgia, en 2015, con triunfo del Barcelona por 5-4 con doblete del argentino en el último partido de Pedro como barcelonista. En 2014, fue el Madrid de Cristiano Ronaldo el que frustró al técnico vasco (2-0 en Cardiff también al Sevilla con tantos de la estrella portuguesa). Emery puede respirar ahora fuera del alcance de las dos grandes figuras del fútbol en las dos primeras décadas del siglo XXI.

Tuchel, sustituto de Emery en el PSG

“El Chelsea es un gran rival, claro, pero también lo era el Manchester United en la final de la Liga Europa. Tenemos fe, ganas y orgullo”, afirmó Gerard Moreno justo después de estampar su firma de renovación hasta 2027. Es el último acto en la actualidad de un Villarreal que ha pasado por una pretemporada accidentada. En un partido ante el Marsella, por ejemplo, Emery fue expulsado y estuvo a punto de llegar a las manos con Jorge Sampaoli, curiosamente el técnico que lo suplió en el Sevilla en 2016. Ahora, se enfrentará a Tuchel, que también lo sustituyó en el PSG en 2018.

El Villarreal cuenta con las bajas de Parejo y Samu, mientras que son duda jugadores como Foyth, Coquelin y el portero Rulli. Eso sí, recupera a futbolistas como Iborra, Capoue y Moi Gómez. Dos son las caras nuevas en el equipo. Mandi, que llegó libre del Betis, y Boulaye Dia, delantero centro francés de 24 años procedente del Stade de Reims por el que se han pagado 12 millones de euros.

La Supercopa de Europa se dirime en Belfast, donde unos 1.000 aficionados groguets deberán presentar una prueba PCR negativa para asistir a la final.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS