LIGA SANTANDER

El ‘vaciado’ del Barcelona

El club azulgrana está pendiente de la ‘operación Griezmann’ para rebajar aún más la masa salarial con otras salidas

Griezmann estira los gemelos de Koke en un duelo ante el Atlético.
Griezmann estira los gemelos de Koke en un duelo ante el Atlético.David Ramos / GETTY

Al Barcelona le preocupaba y ocupaba la renovación de Messi, al final convencido para la causa por el proyecto presidencial y deportivo. Alivio para el club porque La Pulga ha aceptado rebajarse un 50% de los 138 millones que percibía al año entre fijos y variables. Pero una vez alcanzado el acuerdo con el 10, el Barça está exigido a aligerar los salarios del equipo, desorbitados por el momento. “La masa salarial es un 110% de los ingresos, no cumplimos el Fair Play Financiero”, aseguró el presidente, Joan Laporta. “Tienen que disminuir el gasto en 200 millones”, explicaba Javier Tebas, presidente de LaLiga. Y en eso anda la dirección deportiva azulgrana, buscando diversas fórmulas para cumplir con los requisitos, por más que exista la certeza de que tendrán que hacer ventas o cesiones en las que los otros equipos asuman la ficha íntegra de los jugadores. Más que nada porque el Barça todavía está a medio camino. “El presidente se quedó contento con las adquisiciones del Kun, Memphis, Eric García y Emerson a coste cero”, resuelven desde los despachos de la ciudad deportiva al tiempo que lamentan la traición de Wijnaldum en favor del PSG; “pero ahora hay que cuadrarlo todo”. Porque con la venta de Junior (al Leeds por 15 millones), de Todibo (Niza; 8,5) y de Aleñá (Getafe; 5), más la cesión de Trincão al Wolves y las bajas de Matheus y Miranda, no basta.

Desde el área deportiva dan por cerrada la plantilla a no ser que haya una baja inesperada, acaso un interior con toque y disparo que llegue mediante un trueque. Pero antes hay que dejar hueco. En la portería Ter Stegen posiblemente tenga de compañero a Iñaki Peña, ya que Neto y su agente están buscando oferta desde el pasado mercado de invierno. El club, que no rechazará su adiós si encajan las cifras, no mueve ficha porque está contento con la calidad del guardameta. Algo similar ocurre con Lenglet, a quien no le buscan equipo por más que suscite interés, todavía sin oferta en firme y con la seguridad de que el central quiere seguir en el Camp Nou. No ocurre lo mismo con Umtiti, a quien sí le han invitado a marcharse sin éxito, castigado el jugador por las lesiones en las rodillas y sin apenas continuidad en el juego. Seguirán Piqué, Dest, Mingueza, Araujo, además de Eric García y Emerson. También lo harán Sergi Roberto -acaba en 2022- y Alba, con quien el club renegocia el contrato para que se ajuste a las estrecheces económicas. “Con el ejemplo de Messi, esperemos que sea más fácil. Si lo hace el mejor, el resto también puede hacerlo”, exponen desde el club.

Más información

En el centro del campo ocurre más de lo mismo con Busquets, tentado por la liga estounidense pero que ahora también deberá rebajarse el sueldo como hicieron Ter Stegen, Piqué y De Jong, piedra filosofal en la medular. “Pero Busi es como Iniesta o Xavi, un estandarte del club”, resuelve un empleado de la ciudad deportiva. Del mismo modo, seguirá Riqui Puig. Koeman ya ha dicho que no cuenta con Pjanic -tiene un par de frentes abiertos en la Serie A, como la vuelta a la Juve- y se le busca acomodo a Coutinho, que ha perdido tirón en la Premier. “Quizá no es una primera opción ahora, pero es muy buen jugador y siempre puede convertirse en una oportunidad”, señalan desde las oficinas del Camp Nou.

Arriba, con la llegada del Kun y Memphis -además de la continuidad del 10 y de Ansu Fati-, el que está en el trampolín es Griezmann, que puede regresar al Atlético de Madrid. Es la operación deseada porque todavía tienen que amortizar 72 millones y si lo vendieran por unos 100 ganarían unos 30. Aunque por ahora no hay oferta y con el Atlético se da un callejón sin salida, ya que el club rojiblanco quiere un trueque por Saúl -el Barça se niega, por más que le guste el medio y porque también quiere a João Félix- o no asumir la ficha íntegra del francés. No es sencillo el sudoku de la delantera del Barça porque el otro activo que pensaban vender era Dembélé, lesionado en la Eurocopa. “Se le va a renovar”, apuntan desde el Camp Nou, sabedores de que acaba contrato al finalizar el curso. No sucede lo mismo con Braithwaite, que tras su buena actuación en la Euro tiene ofertas de Inglaterra e Italia.

Por otra parte están los jugadores que ascienden. Iñaki Peña aguarda a la resolución de Neto, pues se le busca acomodo pero seguiría en caso de que el brasileño se marche. El medio Collado tiene su oportunidad en la pretemporada y también podría salir cedido. Y planes distintos hay para Ilaix Moriba, con quien cuentan para el primer equipo pero con el que están en un pulso a través de sus agentes por una renovación que no entienden que se haya enquistado, toda vez que el jugador tiene 18 años y la confianza de Koeman. Mientras, Baldé, Comas, Nico y Gavi tienen también su ocasión con el primer equipo. Saben que cuando se den las ventas, el desplegable del filial es lo primero.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50