TENIS | ROLAND GARROS

Djokovic sufre, pero llega hasta Nadal

El número uno se deja un set contra Berrettini en una complicada velada que se prolongó durante 3h 28m y se detuvo 25 minutos para desalojar la pista por el toque de queda en París (6-3, 6-2, 6-7 y 7-5)

Djokovic se duele de la mano izquierda tras sufrir una caída.
Djokovic se duele de la mano izquierda tras sufrir una caída.CHRISTIAN HARTMANN / Reuters

Al borde de la medianoche, el aullido del número uno rebota por los cuatro costados de la Philippe Chatrier. Han transcurrido 3h 28m y Novak Djokovic, por fin, sella su pasaporte hacia las semifinales después de un enrevesado cruce con el italiano Matteo Berrettini que ha comenzado por la tarde y finaliza en la noche cerrada del Bois de Boulogne. Poco antes, el serbio le ha dado un derechazo a un soporte publicitario porque le ha costado ponerle el lazo a la victoria mucho más de lo deseado (6-3, 6-2, 6-7(5) y 7-5) y el fantasma de un quinto set ha dado alguna que otra vuelta por la central.

Más información

Lo ha sorteado Nole, pero por dentro le perturban mil demonios porque a estas alturas de la película parisina cuenta cada segundo del reloj, cada paso de más, cada gota de sudor extra. El cara a cara con Rafael Nadal ya ha empezado. A las 11.55, la hora exacta del final del partido contra Berrettini, el gran clásico ya está en marcha. Será la 58ª vez que él (34 años) y el español (35) midan sus fuerzas en el enfrentamiento más repetido en la historia del tenis; 29-28 favorable al serbio en el global, 7-1 para Nadal en París, por delante también claramente (19-7) en los duelos sobre tierra batida.

Ambos se toparon recientemente en la arena de Roma, imponiendo el balear su hegemonía en la final del Foro Itálico hace menos de un mes. Y desea ahora Djokovic borrar de su mente el encuentro del curso pasado en la Chatrier, cuando el español lo deslavazó y alcanzó su 20º grande. Hoy día, el balcánico está dos majors por detrás, y asistirá el viernes al choque después de superar una espinosa velada que acabó resolviendo con oficio. Si en la ronda previa se llevó un buen sofocón contra Lorenzo Musetti, al que le tuvo que remontar dos mangas, esta vez se atragantó frente a Berrettini.

El italiano (25 años, nueve del mundo) solo dispuso de tres bolas de break en toda la noche, pero atinó en una de ellas y logró arañarle un parcial. El rival venía fresco –no tuvo que disputar los cuartos por la renuncia de Roger Federer– y cuando logró asestar el golpe comenzó a crecer peligrosamente. Para entonces, Djokovic ya estaba mosca. Las reticencias del público a abandonar la pista por el toque de queda, establecido desde este miércoles a las 11.00, obligaron a detener el partido de la sesión nocturna durante 25 minutos y los jugadores tuvieron que retirarse al vestuario y volver a calentar después.

Luego se cayó y se lastimó la palma de la mano izquierda al resbalarse en una maniobra de rectificación. Atendido y sobre alerta, Nole fue corrigiendo y acabó neutralizando al italiano, que hizo aguas por su revés y se sostiene básicamente sobre uno de los servicios más duros del circuito. Poquito más por parte de Berrettini.

“Creo que puedo ganarle a Rafa; si no, no estaría aquí”, contestó con rotundidad antes de retirarse al hotel para recargar las baterías y concentrarse en la cita del viernes. Ambos llegarán tras haber protagonizado tres finales en París (2012, 2014 y la de 2020) y unas semifinales (2013). De todos ellas salió victorioso Nadal. El actual número uno solo derrotó una vez al balear en su fortín; fue en los cuartos de 2015.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50