FINAL DE LA EUROLIGA

El Efes deslumbra al Barça

La brillantez y eficacia de Micic y Larkin le dan el título europeo al conjunto turco ante un equipo azulgrana que se desmorona y echa de menos la mejor versión de Mirotic (81-86)

Dogus Balbay levanta el trofeo que proclama a Efes campeón de la Euroliga.
Dogus Balbay levanta el trofeo que proclama a Efes campeón de la Euroliga.THILO SCHMUELGEN / Reuters
Euroliga
Finalizado
Barça
Barça
81
86
Anadolu Efes
Anadolu Efes
22 - 15
14 - 24
22 - 26
23 - 21
Lanxess Arena

Un deslumbrante Anadolu Efes se coronó campeón de Europa de baloncesto tras liquidar a un Barça que se quebró en el momento culminante, en una final en la que no supo dar rienda suelta al talento que reúne y se le supone. La derrota echó por tierra el sueño de un equipo construido con la máxima ambición, la de obtener el tercer título europeo para el club, tras los de 2003 y 2010. Se le escapó una vez más. Fue su sexta final perdida, un jarro de agua fría para un equipo que rebosaba optimismo tras haber dominado la fase regular de la Euroliga, aunque ya dio algunos síntomas preocupantes de lo caro que le podían costar las lagunas de su juego en los cuartos de final ante el Zenit de San Petersburgo.

Más información

El equipo que dirige Saras Jasikevicius se vio superado en la final de Colonia por un rival que lleva tiempo llamando a la puerta de la gloria de la mano de su excepcional dupla exterior. El serbio Micic y el estadounidense Larkin desempeñaron a la perfección el papel protagonista y decisivo que acostumbran desde hace dos años, desde que perdieron la anterior final ante el CSKA de Moscú en 2019 en Vitoria. El Barça en cambio se vio coartado por lo muchísimo que tardó Mirotic en dar señales de vida. Su jugador franquicia no soltó el brazo, no anotó hasta el final del tercer cuarto. Demasiado tarde. La final exigía mucho más de él, aunque acabó con 11 puntos y nueve rebotes. Pero en esta ocasión le faltó personalidad para asumir muchísimo más peso en el juego y contrarrestar el mando que ejercieron Micic y Larkin.

Tampoco estuvo a la altura el base griego Calathes, muy desdibujado en un partido que jugó después de recuperarse a marchas forzadas del esguince de tobillo que sufrió en la semifinal. El peso del juego azulgrana recayó en Higgins, Kuric, Davies y Bolmaro. No pudieron con un Efes que dominó desde que remontó los 10 puntos con los que estiró la cuerda el Barça en los 11 primeros minutos (25-15). A partir de ahí, el entramado que dispuso Jasikevicius se desmoronó. Perdió pie muy rápido. Ya es de sobra conocida la capacidad del Efes para dinamitar los partidos gracias al talento ofensivo de casi todos sus jugadores.

Micic y Larkin sumaron 46 puntos y el resto de sus compañeros les acompañaron de manera adecuada. Obtuvieron una ventaja de 11 puntos en el tercer cuarto (41-52). Y a partir de ahí llevaron la batuta. El Barça reaccionó y gracias a Higgins y Kuric desatascó su ataque y llegó a empatar a 72 puntos cuando faltaban cuatro minutos para el final. Pero Larkin y Micic ya se habían adueñado del escenario. La reacción final de Mirotic se quedó muy corta. El ala-pívot montenegrino tardó demasiado en emerger.

Jasikevicius revistió la final de una tensión dramática extrema desde el inicio, como si él mismo fuera quien se encargara de atar a Micic y Larkin. El cometido lo encomendó de manera inesperada a Claver, que apareció en el quinteto titular para vérselas con el base serbio. Higgins se emparejó con Larkin. Y Calathes tomó al alero croata Simon. Jasikevicius marcó el paso con un entramado estratégico diferente al habitual, rematado con una defensa por momentos en zona, con muchos cambios y ayudas que a menudo acababan con Davies presionando a la dupla exterior turca.

El Efes encontró la primera respuesta ofensiva aprovisionando de balones a Sanli. El pívot turco anotó los ocho primeros puntos de su equipo. Le respondió Davies, exuberante en su despliegue físico y su claqué bajo el aro rival. El de Filadelfia contestó a Sanli muy pronto con 10 puntos, en ese tramo en que el juego exterior no movía el marcador.

Ventaja esfumada

El ambiente se caldeó pronto. Los árbitros castigaron con una técnica los berrinches de Jasikevicius y poco después los de Ataman, el entrenador del Efes. El Barça hizo caja con su audacia estratégica. Pero sus 10 puntos de ventaja se esfumaron como el humo. Los relevos cambiaron el decorado. Larkin empezó a producir, Micic arrimó levemente el hombro, como Pleiss en el juego interior, aunque el jugador alemán se lesionó mediado el segundo cuarto. La defensa del Barça concedió demasiados tiros libres. El Efes remontó y se situó siete puntos por delante (29-36).

Las alarmas se encendieron en el Barça que, a diferencia del Efes con Larkin y algo menos con Micic, no encontraba la manera de que Mirotic fuera entrando en calor. Llegó el descanso y el líder del equipo azulgrana no había capturado ningún rebote y estaba con cero puntos tras fallar cuatro lanzamientos y no sacar ninguna falta a la defensa a la que le sometieron Singleton y Moerman. Tampoco la breve irrupción de Pau Gasol tuvo el impacto ofensivo de otras veces. Kuric y Bolmaro salieron al rescate y aliviaron a su equipo, que alcanzó el descanso con un 36-39 como mal menor.

Los problemas del Barça se agravaron en la reanudación. Jasikevicius recurrió al esquema clásico y Micic y Larkin percutieron sobre la defensa de Calathes y Higgins. El base serbio castigó el marcaje del azulgrana. Jasikevicius recurrió a Bolmaro. Pero el Efes volaba. Si no anotaban sus exteriores doblaban balones para que ejecutaran Dunston o Moerman. Mirotic seguía sin aparecer. Apenas dejó constancia con dos tiros libres y Pau Gasol, con uno. El equipo turco tomó ventaja por 11 puntos (48-59). Dos triples de Higgins y uno de Mirotic, su primera canasta en juego, suavizaron el castigo antes de abordar el último asalto con 58-65 en el marcador.

El Efes fue mejor, administró con maestría su ventaja y el Barça fue a remolque, a la desesperada, camino de su sexta derrota en las ocho finales europeas que ha disputado y con el sinsabor de no haber podido dar la medida que se esperaba de su impresionante plantel.

Barcelona, 81 - Efes, 86

Barça (22+14+22+23): Calathes (-), Higgins (23), Claver (2), Mirotic (11), Davies (17) -cinco inicial-, Smits (-), Bolmaro (7), Kuric (18), Gasol (1), Abrines (2) y Hanga (-).

Anadolu Efes (15+24+26+21): Micic (25), Larkin (21), Simon (4), Singleton (4), Sanli (12) -cinco inicial-, Dunston (6), Beaubois (3), Moerman (6), Pleiss (5), Anderson (-) y Balbay (-).

Árbitros: Sasa Pukl (SLO), Olegs Latisevs (LET) y Gytis Vilius (LIT). Eliminaron por cinco faltas personales a Davies (min.40).

Lanxess Arena de Colonia (Alemania) a puerta cerrada.

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50