Mundial de clubes

Unos históricos Tigres se clasifican a la final del Mundial de Clubes

El conjunto felino logra uno de los mayores hitos del fútbol mexicano al vencer al Palmeiras, campeón de la Copa Libertadores

Gignac celebra junto a Aquino y González su gol.
Gignac celebra junto a Aquino y González su gol.MOHAMMED DABBOUS / Reuters

Los Tigres son mundiales. El club felino ha vencido al campeón de la Copa Libertadores, el Palmeiras (1-0), para clasificarse a la final del Mundial de Clubes. Es la primera vez que un equipo mexicano alcanza una final de este torneo pese a ser el invitado perfecto desde 2006. Los Tigres, ahora, esperan rival entre el siempre favorito Bayern de Múnich y el Al Ahly.

Los Tigres soportaron la presión del club brasileño durante un primer tiempo tibio. El Palmeiras tomó mayor iniciativa para intentar sacar provecho de sus mediocampistas ofensivos y con presión a la salida del conjunto felino. El portero de Tigres, Nahuel Guzmán, llevaba al límite las jugadas al retar a los brasileños saliendo con osadía. Pero los atacantes del conjunto sudamericanos se comían el cebo. Ya con más comodidad en el campo, la escuadra mexicana se hizo con la posesión del balón y el control de las bandas con Julián Quiñones y Javier Aquino. André-Pierre Gignac, el artillero francés, volvió a ser el caudillo al ataque para abrir el juego, rematar a puerta y, sobre el minuto 35, logró saltar para rematar con la frente para crearle problemas al guardameta Weverton.

A los 50 minutos de partido, los Tigres en una jugada al ataque consiguieron desesperar a Palmeiras. El atacante Carlos González hizo un inteligente desmarque que provocó que el defensor Luan le derribara. El penalti lo marcó Gignac para no dejar dudas de que el conjunto mexicano no tiene miedo a su internacionalización. Tras el gol, los felinos cedieron la iniciativa a unos brasileños que se desbocaron con cinco cambios (gracias a los cambios de reglamento por la pandemia), sin encontrar la suya. Los últimos minutos fueron para Tigres un ejercicio de sobrevivencia en los que supieron manejar la ansiedad del rival. Ahí el guardameta Nahuel Guzmán supo cómo gastar tiempo.

El guardameta Nahuel Guzmán celebra la victoria, con sus compañeros de fondo.
El guardameta Nahuel Guzmán celebra la victoria, con sus compañeros de fondo.KARIM JAAFAR / AFP

Palmeiras había tenido una agenda ajetreada. La semana pasada jugaba bajo el calor del Maracaná frente al Santos. En una adormecedora final, el verdão marcó un gol en el minuto 99 gracias a la cabeza de Breno Lopes y se quedó con la Copa Libertadores. El héroe de la gloria verde no pudo ser inscrito por su club al llegar en la reciente ventana de transferencias. Aunque ninguno de los jugadores bajo el mando de Abel Ferreira pudo mostrar réplica. Ni siquiera el roble llamado Felipe Melo, exjugador del Racing de Santander y del Inter.

Los Tigres pertenecen a la cementera más importante de México, Cemex, y por dinero no han escatimado. La plantilla es una de las más valiosas en México y en Latinoamérica. Uno de sus futbolistas más valiosos dejó el fútbol europeo para comenzar una aventura en México: André-Pierre Gignac. El delantero francés fue fichado en 2015 para intentar conseguir ese año la Copa Libertadores, la cual perdieron en la final ante River Plate. Desde entonces el club ha aspirado a alcanzar un escenario internacional. Tras fracasar en tres ocasiones para llegar al Mundial de Clubes, en 2020 lograron su billete de oro. Una de las claves para el éxito de los Tigres ha sido confiarle la batuta al entrenador Ricardo Ferretti. El estratega brasileño ha dirigido al club en los últimos 11 años con cinco trofeos de la Liga mexicana en las vitrinas. Es, por lo tanto, el proyecto de largo aliento que mejor ha encontrado la fórmula del éxito en México.

Los Tigres, con Gignac como líder sobre el césped y con el entrenador Ferretti, quieren ser la sorpresa del 2021 con Qatar como escenario.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50