FC ANDORRA

El Andorra de Piqué ficha a Eder Sarabia

El segundo de Quique Setién asume su primera experiencia como primer técnico y releva a Nacho Castro, que mantenía al equipo segundo en la tabla de Segunda B

Eder Sarabia le susurra algo a Setién durante un encuentro con el Barça.
Eder Sarabia le susurra algo a Setién durante un encuentro con el Barça.LLUIS GENE

Aunque el Andorra es segundo en la tabla en su grupo de Segunda División B, solo a un punto del Nàstic y por delante del filial del Barcelona, el área deportiva del club ha decidido en connivencia con su propietario Gerard Piqué -que preside grupo Kosmos- y el presidente Albert Ferré la destitución del técnico Nacho Castro, que ha durado poco menos de un año en el cargo tras abandonar el Horta. El relevo en el banquillo del Andorra, en cualquier caso, es bien sonado porque llega hasta final de este curso más otro Eder Sarabia, el hasta ahora ayudante de Quique Setién que afrontará por primera vez en su carrera el cargo de entrenador principal. “Es joven, ambicioso y está muy bien preparado”, le piropean desde los despachos del club andorrano.

La llegada de Sarabia se produce gracias a la experiencia que tuvo el central del Barcelona con el preparador, que bajo Setién asumió el banquillo del Camp Nou durante medio año. Antes, ya había trabajado con el entrenador cántabro en Las Palmas y en el Betis, donde demostró vivir el fútbol con muchos decibelios, expulsado en varias ocasiones por protestar y con algún que otro encontronazo con rivales, nada que fuera a mayores. Y aunque la relación que tuvo con Piqué no fue de amistad, sí que le valió al central para entender que ese era el perfil de técnico que quería para su Andorra.

También le escogió, en cualquier caso, por su carácter, por más que chocara contra pesos pesados del vestuario como Messi, que ante las cámaras obvió sus reiterativas instrucciones durante un descanso en el duelo ante el Celta. “Es muy intenso”, decían desde el vestuario del Barça. Ocurre, sin embargo, que el área deportiva del Andorra quería a un técnico con más carácter que el que ofrecía Castro, además de que señalan que los resultados del equipo eran buenos pero las sensaciones no. “Podríamos estar tranquilamente cerca del descenso. Ha habido varios partidos que se han ganado con fortuna”, deslizan desde el estadio del Andorra.

Sarabia tiene la oportunidad de dirigir a un club que ya ascendió el también exjugador azulgrana Gabri García a Tercera y después la ruina del Reus a Segunda B. Va segundo y, curiosamente, como le ocurriera a Setién con el Barça -asumió el cargo cuando el equipo dirigido por Valverde iba líder-, sabe que en este banquillo no vale solo con los resultados sino que también quieren juego. O, al menos, sensaciones.

Más información

Lo más visto en...

Top 50