Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaque a Bartomeu

El presidente del Barça accede a suspender momentáneamente a su jefe de gabinete, Jaume Masferrer, mientras algunos directivos piden el adelanto de las elecciones de 2021

Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona. Ampliar foto
Josep Maria Bartomeu, presidente del Barcelona. Getty Images

Algunos directivos del FC Barcelona son partidarios de adelantar las elecciones previstas para junio de 2021 en contra del criterio del presidente Josep Maria Bartomeu. Al máximo mandatario azulgrana, que no puede presentarse a la reelección, le resulta imposible mantener la unidad de su junta después de la crisis institucional abierta por el Barçagate. Bartomeu ya ha tenido que ceder momentáneamente y aceptar la suspensión del director del área presidencial, Jaume Masferrer.

El debate se abrió este viernes en una reunión informal del consejo, anunciada desde hace días diez, antes del conflicto digital, y continuará en la reunión oficial que se convocará en un plazo máximo de diez días y que podría celebrarse el jueves 27.

Los vicepresidentes Emili Rousaud y Jordi Cardoner serían los abanderados de acelerar la convocatoria de los comicios, previsiblemente a final de temporada, según una información de Catalunya Ràdio. Ambos lideran el sentir de varios directivos, especialmente los incorporados últimamente a una junta de 18 miembros, descapitalizada por un rosario de dimisiones de vicepresidentes: Susana Monje (2016), Manel Arroyo (2018), Carles Vilarrubí (2017) y Jordi Mestre (2019). Rousaud se perfila precisamente como el aspirante a liderar una candidatura continuista después de la renuncia de Cardoner.

La situación guarda cierto parecido con la que ya se dio en enero de 2015 cuando Bartomeu accedió a adelantar las elecciones en contra de su intención después del conflicto generado por las discrepancias entre Messi y Luis Enrique en Anoeta. La jugada salió entonces a pedir de boca para Bartomeu porque ganó los comicios con rotundidad después que el equipo alcanzara el triplete en Berlín con el tridente Messi, Luis Suárez y Neymar.

El encuentro de la junta tuvo momentos de mucha tensión a pesar del interés de Bartomeu por mantener la calma y pedir tiempo mientras dure la auditoría interna abierta desde el pasado martes para delimitar responsabilidades por el conflicto generado a raíz de la contratación de la empresa I3 Ventures, dedicada a mejorar la imagen pública del presidente y asociada a cuentas difamatorias en las redes sociales contra jugadores, opositores y el entorno del Barcelona.

Aunque fuentes del club aseguran que en la reunión no se pidió la dimisión de Bartomeu, ni que ceda el protagonismo a los vicepresidentes, el máximo mandatario ha tenido que asumir el cese momentáneo de la persona de su máxima confianza: Jaume Masferrer dejará de ser el director del área presidencial hasta que concluya la investigación sobre el servicio de monitorización de las redes sociales después de ser señalado por la Cadena SER como el ejecutivo que formalizó el contrato con I3 Ventures.

Miembros de la junta entienden que la situación es insostenible y también perjudicial de cara a sus intereses de vertebrar una candidatura con aspiraciones en unas próximas elecciones a las que seguro piensa concurrir de momento Víctor Font. El futuro de Messi, la gestión y administración del Espai Barça, así como la definición del modelo de club y la precaria situación económica de la entidad que ha condicionado la política deportiva, son asuntos que precisan una intervención decidida mientras aumenta la desconfianza hacia la junta de Bartomeu.

Algunos ilustres barcelonistas como Evarist Murtra, quien fue directivo en las juntas de Josep Lluís Núñez y Joan Laporta, se han manifestado ya firmes partidarios del adelanto electoral: “No sé si Bartomeu está solo o no, pero está peor acompañado que cuando ganó las elecciones”, afirmó Murtra en una entrevista al diario Sport.

La polarización de la junta, fracturada entre los que son partidarios de mantener las elecciones para 2021 y los que aspiran a su adelanto, se produce en un momento de máxima exigencia para el equipo, que recibe al Eibar este sábado para después jugar en el Bernabéu y en Nápoles en dos partidos decisivos de LaLiga y la Champions. Los resultados pueden condicionar todavía más la reunión decisiva del jueves en la que, a diferencia de la de este viernes, se levantará acta de un asunto que no estaba en la carpeta de Bartomeu: el presidente quería abordar el Espai Barça y se encontró con que el conflicto digital le obligará a pronunciarse sobre el adelanto o no de las elecciones de 2021.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >