Mercedes sigue al volante

El campeón de los últimos seis Mundiales de F1 deja ver en Montmeló un sistema con el que varía la convergencia de las ruedas delanteras

Hamilton, durante las pruebas en Montmeló.
Hamilton, durante las pruebas en Montmeló.LLUIS GENE (AFP)

El Mundial de Fórmula 1 no arrancará hasta el 8 de marzo en Melbourne pero Mercedes, el equipo dominador de la era híbrida, campeón los últimos seis años, ya ha ganado la primera carrera del año; esa que no reparte puntos pero sí golpes, sobre todo a la moral de los rivales. En la segunda jornada de ensayos de pretemporada que se están llevando a cabo en Montmeló, la marca de la estrella amaneció con una novedad técnica de esas que seguramente pasarán a la historia del certamen y que descubrieron las cámaras de a bordo instaladas en el monoplaza de Lewis Hamilton. El dispositivo en cuestión sirve supuestamente para modificar la convergencia de las ruedas delanteras y, de esta manera, incidir en la temperatura de los neumáticos y el nivel de drag (resistencia) del coche. Las cámaras que capturaban el habitáculo del prototipo de Hamilton desvelaron este martes como el británico tiraba del volante hacia él al abordar la recta principal del trazado barcelonés para devolverlo a su posición inicial al llegar a la primera curva de la pista.

En Montmeló, la mayoría de formaciones rivales se arremolinaron para tratar de descubrir los secretos de esta nueva herramienta que no deja de ser otra evidencia de la ventaja que parece tener el constructor alemán. Sobre la legalidad del sistema, los responsables técnicos de Mercedes afirmaron estar absolutamente tranquilos, e incluso reconocieron que los pasos que se dieron para su desarrollo tuvieron el visto bueno de los técnicos de la Federación Internacional del Automóvil (FIA).

“No voy a poder ofrecer más información que aquella que han desvelado las cámaras de televisión. Pero sí, tenemos un nuevo mecanismo en el coche, una idea nueva”, explicó James Allison, jefe técnico de la estructura con sede en Brackley (Gran Bretaña). “Lo hemos bautizado como DAS, y digamos que ofrece una nueva dimensión para el volante y el piloto. Creemos que será interesante y útil a lo largo del curso. Evidentemente, para qué sirve exactamente y qué buscamos con ello es algo que nos reservamos para nosotros”, añadió el ingeniero, ex de Renault y de Ferrari. “No estamos preocupados para nada por su legalidad porque a la FIA no le viene de nuevo. Es algo de lo que hemos estado hablando con ellos. La normativa es muy clara acerca de qué sistemas están permitidos en el volante, y esto encaja”, remató Allison. El hecho de que el reglamento prohíba explícitamente cualquier ayuda electrónica a la conducción –al margen de la dirección asistida– lleva a pensar que, probablemente, la clave del DAS se entienda a partir de la hidráulica.

“Solo lo he podido probar esta mañana [jueves], de modo que tampoco puedo decir muchas cosas. Estamos intentando hacernos a él, pero no ofrece ningún inconveniente en aquello relativo a la seguridad, y la FIA está de acuerdo en que lo usemos”, opinó Hamilton, por su parte. “Desde mi punto de vista es muy positivo que mi equipo siga innovando para estar arriba del todo”, zanjó el actual campeón, que en 2020 se ha impuesto el objetivo de igualar las siete coronas de Michael Schumacher.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS