Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabinho: “Siempre estamos listos para la guerra”

El mediocentro del Liverpool explica el funcionamiento del equipo de Klopp, que este martes regresa al Metropolitano nueve meses después de proclamarse campeón de Europa

Fabinho, con el Liverpool.
Fabinho, con el Liverpool. Action Images via Reuters

Dyson, para los chicos del Reino Unido, es la aspiradora por antonomasia. La fábrica fue fundada en 1993. El mismo año que nació Fabio Henrique Tavares, apodado Dyson por James Milner, capitán y líder espiritual del Liverpool, agradecido del don del mediocentro de São Paulo, capaz de quedarse con los balones del equipo rival con la facilidad de quien quita el polvo del parqué. El jugador, llegado a Europa en 2012 al filial del Real Madrid, entonces como lateral, aparece en la sala de reuniones de Melwood, largo y garboso, repasando el paisaje con una mirada dulce que contrasta con su comportamiento en el campo y con el estado de alerta que anticipa el duelo contra el Atlético en el Metropolitano.

Pregunta. Ha jugado 52 partidos de Premier y solo ha perdido uno, contra el City, en enero de 2019. ¿Cómo lo explica?

Respuesta. Desde que llegué aquí el Liverpool solo ha perdido ese partido. Eso no se explica porque juegue yo, sino por la fuerza del equipo. Por la regularidad en la intensidad. Casi siempre jugamos bien. Aquí la exigencia de los entrenadores es tremenda. Solo te ayudan a mejorar y a querer más. Y los jugadores trabajan dentro y fuera del campo para estar listos. Aunque se trate de los partidos más fáciles. Aquí siempre están listos para la guerra, para dar la cara y pelear. El hecho de que estemos ganando tanto desde hace tanto tiempo también te da mucha confianza. Y la confianza te ayuda a ganar más.

P. ¿Cuáles son los jugadores que más contagian esa ambición?

R. Henderson y Milner saben transmitrlo. El equipo es receptivo porque es muy profesional. Ya sé que el profesionalismo presupone esto. Pero para el equipo es increíble que sus tres estrellas, Mané, Salah y Firmino, sean inagotables. Están todos los días una hora antes en el gimnasio. ¡Siempre quieren más!

P. Vuelve al estadio donde ganó la Champions hace unos meses. ¿Contra el Atlético espera un partido más o menos abierto que ese 0-2 de la final contra el Tottenham?

R. Difícil saberlo. Cuando enfrentamos a equipos ingleses en la Champions es un poco más duro porque ya nos conocemos. Hay más vídeos, sabemos cómo controlarnos mutuamente, y los partidos son más cerrados. Ahora espero un partido más abierto. El Atlético a veces es muy defensivo pero tiene jugadores de mucha calidad, y en este tipo de situaciones siempre pelean hasta la muerte. Vimos al Atlético en la Supercopa de España, cómo eliminó al Barça y cómo llevó al Madrid hasta los penaltis.

P. ¿Qué cualidad hizo que le trajeran a Europa con 18 años, sin haber jugado como profesional en Brasil?

Para el equipo es increíble que sus tres estrellas, Mané, Salah y Firmino, sean inagotables. Están todos los días una hora antes en el gimnasio. ¡Siempre quieren más!

R. Mi porte físico me ayudó. Era un lateral alto, potente, con fuerza.

P. ¿En qué momento descubrió que podía hacer una buena carrera en el mediocampo?

R. En el Paulína aprendí a jugar de lateral y de mediocentro. Me acostumbré. Me gustaban mucho las dos posiciones. Pero era la época en que Maicon triunfaba en el Inter y, como nos parecíamos físicamente, me decían que podía tener más futuro como lateral. Luego, en mi primer año con Jardim en Mónaco, él vio que incluso cuando jugaba en banda me gustaba ir hacia adentro, recibir la pelota con la cabeza alta… Un día de 2014 en pretemporada me preguntó si había jugado en el medio alguna vez, le dije que sí, me hizo un test y fue bien. Y meses después, en un partido de octavos de Champions en el Emirates, decidió ponerme de mediocentro porque Kondogbia estaba de baja. Hice uno de mis mejores partidos y ganamos 1-3. En la temporada siguiente me dijo: “Definitivamente, ya no te quito más del mediocentro”. Yo acepté porque me gustaba tener más la pelota.

P. Coincidió con Casemiro en el Castilla: un mediocentro de manual. El mediocentro que se concentra en proteger a los centrales. ¿Usted siente que su trabajo es más complejo en este Liverpool?

R. Me gusta organizar, intentar hacer buenos pases, porque tengo una buena visión cuando recibo la pelota en campo contrario. Si tengo espacios yo quiero ser también importante ofensivamente, pero mi primera tarea debe ser defensiva. Casemiro, Rodri, Busquets, yo… tenemos un papel parecido. En el Liverpool debo estar atento a los costados, a cerrar la espalda de los laterales, y también a ayudar a los centrales.

P. Ningún equipo tiene dos laterales tan verticales como Alexander-Arnold y Robertson. Los dos participan en el 90% de las jugadas que acaban en gol.

Klopp prepara la presión según el rival. Pero hay situaciones que no puedes entrenar. Entonces la decisión la tengo que tomar yo

R. Con la calidad que tienen pueden subir cuanto quieran porque yo estaré protegiendo sus bandas. Ellos siempre nos ayudan mucho en los partidos. Tanto en la construcción de las jugadas como con asistencias y goles. Sus centros tienen una gran precisión y se pasan 90 minutos yendo y viniendo. Mi papel es hacerles las coberturas. Cuando atacamos por la izquierda, cuido la espalda de Robertson; y cuando la pelota está en la derecha cuido a Alexander-Arnold. Si no me da tiempo, entonces el que cubre es un central. Los tres que quedamos atrás tenemos que tomar estas decisiones según cómo veamos el partido.

P. Los jugadores del Liverpool muchas veces aprietan a rivales que están más allá de su zona de presión inmediata. Como contra el Chelsea, cuando usted saltó a presionar a Jorginho y dejó a su espalda a Kovacic y Kanté solos. ¿No le da miedo dejar en inferioridad a su defensa?

R. Me da miedo de que la pelota pueda llegar a esos interiores más ofensivos. Nunca tienes la seguridad de que alguien te va a cubrir. Nunca sabes al cien por cien si un rival se te va a meter en ese espacio. Durante la semana organizamos la defensa según el equipo que nos encontraremos. Contra el Chelsea yo tenía que tapar a Jorginho. Pero contra otros rivales no es necesario subir tanto, o no conviene porque nuestra defensa quedaría muy expuesta. Yo tengo que leer el partido. Si creo que puedo subir y ganar la pelota, lo hago. Normalmente a los otros pivotes los presionan Henderson o Wijnaldun. Sabemos que si uno sube, los que queden harán de todo para cubrir su espalda. Tienes que tener la lectura para saltar y al mismo tiempo la confianza de que te cubrirán. Para eso hablamos mucho dentro del campo.

P. ¿Hasta qué punto la presión del Liverpool se debe al adiestramiento de Klopp y qué margen hay de autogestión de los jugadores?

R. Está entrenado. Pero hay situaciones que no puedes entrenar. A veces te aparecen jugadores libres en zonas que te generan dudas. Por ejemplo, cuando el diez del equipo contrario baja a iniciar por delante de su defensa. Si la situación no está prevista la decisión la tengo que tomar yo. Si veo que más de un compañero mío salta a la presión tengo que ir también para no dejarlos correr solos. Si veo que sube solo uno y estamos más bien atrás, me quedo atrás. La lectura tiene que ser rápida.

P. ¿Qué función tiene Firmino en la presión?

R. Es defensivamente muy bueno. Por la interpretación del juego, por su inteligencia para cerrar los espacios, y porque sabe correr, recupera muchas pelotas.

P. Pepijn Lijnders, ayudante de Klopp, cuenta que se entrenan con partidos de 11x11 y que los goles solo se convalidan si se meten cuando todos los jugadores están pisando campo adversario. ¿Qué sentido tiene este ejercicio?

Jugar en este equipo no es fácil. No es fácil estar físicamente a la altura. Pero que haya siete jugadores moviéndose para recibir la pelota es más un dolor de cabeza para el adversario que para mí

R. Sirve para automatizar las acciones. Si vemos que nuestro equipo sube con la pelota y se crea una zona de peligro ofensivo tenemos que subir todos para estar listos para defender antes de perder la posesión: lo que aquí llamamos counterpress [presión tras pérdida]. Es para que la defensa y el mediocampo nunca estén lejos del lugar de la pérdida del balón y no se abran espacios entre líneas. Este entrenamiento te hace estar automáticamente listo para mantener la concentración mental y no dejar de correr.

P. En los partidos suben tanto que a veces usted se encuentra recuperando una pelota con siete compañeros por delante y solo los dos centrales por detrás, a 60 metros de su portería. ¿A lo largo de 90 minutos no le genera mucho estrés?

R. Jugar en este equipo no es fácil. No es fácil estar físicamente a la altura. Pero cuando te acostumbras a este estilo es algo muy placentero. En mi posición yo puedo tener muchas veces la pelota. Últimamente los rivales nos esperen más atrás y eso nos obliga a tener más paciencia y me da más tiempo para manejar el balón. Puedo detenerme a analizar más el partido y elegir si dar un pase en corto o en largo. Para esto es bueno tener muchas opciones ofensivas. Que haya siete jugadores nuestros moviéndose por delante para recibir el balón es más un dolor de cabeza para el adversario que para mí. Porque si bien es cierto que a veces solo nos quedamos tres atrás del balón, tengo mucha confianza en estos centrales, en Van Dijk, en Matip o en Gómez. A veces hay pelotas que nos dejan mano a mano con los delanteros pero hay una comunicación muy buena.

P. ¿Van Dijk se crece en el mano a mano con el atacante?

R. A él le gustan todas las situaciones ofensivas. Es un monstruo. Muy rápido. Parece que no hace tanto esfuerzo pero no tarda nada en cortar el movimiento del delantero. Tiene mucha confianza en sí mismo porque casi siempre le sale bien.

Espero un partido abierto. El Atlético en este tipo de situaciones siempre pelea hasta la muerte. Lo vimos en la Supercopa de España, cómo eliminó al Barça y llevó al Madrid hasta los penaltis

P. Este modelo exige un gran sentido de la anticipación en la cobertura. ¿Eso usted lo aprendió o lo traía de fábrica?

R. Me di cuenta ya en la cantera del Paulínia de que esto podía ser una de mis fuerzas. Luego con el tiempo vas mejorando. Cuando juegas en el medio forzosamente miras más el juego. Pero la verdad es que yo siempre pensé que como mediocentro podía llegar a la selección de Brasil.

P. Klopp lo fichó porque buscaba un volante y además un atleta que pudiera repetir esfuerzos máximos durante 90 minutos. ¿Cómo se adaptó?

R. Normalmente cuando un brasileño llega a Europa descubre que el tiempo para pensar se reduce, que hay muchos menos espacios. Pero cuando llegas a Inglaterra incluso hay menos tiempo para reaccionar. Me costó eso y la exigencia física. Tardaba más de lo normal para recuperarme de los partidos.

P. ¿Los entrenamientos son más duros que en España o Francia?

R. Sí. La intensidad es increíble. Siempre con balón. Con el pasar del tiempo acaba gustándote. Cuando llegué le pregunté a Firmino: “¿Aquí siempre se entrena así?”. Yo no estaba acostumbrado. Era de locos. No porque entrenásemos muchas horas sino por la intensidad. Ahora disfruto. Si paro lo sufro. Hablo con los compañeros y decimos que si bajamos el ritmo nos hace falta subirlo, que cuando descansamos extrañamos la intensidad.

P. ¿Cómo resolvió el problema de la falta de tiempo que hay en la Premier para girarse, cada vez que recupera la pelota o recibe un pase?

R. Hubo un partido en el que perdí una cantidad de pelotas que no era normal para mí. Cuando acabó me dije: “Voy a intentar jugar un poco más rápido; aunque no siempre pueda dar una asistencia, aunque no pueda dar un pase que rompa líneas. Pero tengo que jugar más rápido. Con el tiempo cogeré confianza y trataré de girarme y de mirar más”. Empecé a hacerlo y me fue bien. La confianza te lleva a intentar nuevos movimientos. Eso también me lo dio la adaptación al equipo. Cuando conoces a tus compañeros ya no hace falta mirar para saber dónde vas a encontrarlos. Tienes la jugada en la cabeza. Y cuando llega cierto punto no lo piensas. No te fijas tanto. Todo es más intuitivo.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >