Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Riñas entre gigantes

El vestuario del Barça, simbolizado en sus capitanes Messi, Busquets, Piqué y Sergi Roberto, agudiza su crispación por el estilo de juego tras el despido de Valverde

Setién se dirige a los jugadores en el entrenamiento de este miércoles. Ampliar foto
Setién se dirige a los jugadores en el entrenamiento de este miércoles. EFE

En agosto de 2018, el Barcelona presentó a sus capitanes: Messi, Busquets, Piqué y Sergi Roberto. Los cuatro se habían formado en La Masia, solo Piqué (United y Zaragoza) sabía lo que era vivir lejos del Camp Nou. El cuarteto de mandamases se presentaba alentador para la unión de un vestuario que había crecido bajo el liderazgo de un tipo de grupo como Carles Puyol. La vieja guardia, sin embargo, estaba en distintas sintonías. Sergi Roberto no tiene ascendencia, el carisma del gracioso Piqué no es tomado en serio en la plantilla, Busquets cuida solo de su tierra, mientras que Messi acusa más que nunca la soledad del número uno.

“Cuando se habla de jugadores, habría que dar nombres”, le contestó el 10 al secretario técnico, Eric Abidal, que había aludido a la holgazanería de la plantilla dos días antes de medirse este jueves con el Athletic en San Mamés en los cuartos de la Copa (21.00, Cuatro). Entiende el argentino que las citas al vestuario, a las vacas sagradas y a la plantilla son eufemismos a su propio nombre. Una situación injusta para Messi, que ya había callado frente a los que le habían señalado como el culpable del adiós de Ernesto Valverde.

Los centrocampistas del Barça se sentían desprotegidos en el sistema del Txingurri. Consideraban que el técnico de Cáceres sobreprotegía a Messi y a Luis Suárez, a los que eximía de labores defensivas, mientras que ellos se desgastaban para tapar los espacios que dejaban vacíos el argentino y el uruguayo. “No se puede defender siempre con ocho jugadores más Ter Stegen”, se quejaban. Busquets, que acostumbraba sentarse con Xavi Hernández para perderse en largas conversaciones tácticas en los desplazamientos, no perdió la costumbre de hablar con el actual entrenador del Al-Sadd. El pivote de Badia, junto a Rakitic —había perdido protagonismo con Valverde— y Jordi Alba no veía con malos ojos el regreso de Xavi al Camp Nou, esta vez para sentarse en el banquillo.

El portero Ter Stegen, ajeno a cualquier disputa de poder en el vestuario, se quejó públicamente de la falta de compromiso defensivo. “¿Enfadado?”, cuestionó el alemán en la zona mixta de Praga tras la ajustada victoria ante el Slavia. “Es normal, no hemos jugado al nivel que queríamos. Toca hablar de algunas cosas que no voy a decir aquí, es algo interno y yo no soy así. Me gusta hablar primero con los que estaban en el campo. Hay unas cuantas cosas para mejorar”. La frase de Ter Stegen empezó a evidenciar las disputas en el camerino azulgrana, que continuó resquebrajándose tras la destitución de Valverde.

La llegada de Setién resultó esperanzadora para los futbolistas que se autoproclamaban como los guardianes del estilo. El cántabro guarda con cariño una camiseta autografiada por Sergio Busquets, que se la regaló cuando entrenaba al Betis. Pero las primeras dos victorias (Granada e Ibiza) en la era Setién no terminaron de convencer a la plantilla y la derrota ante el Valencia agudizó viejas-nuevas disputas en el vestuario del Barcelona. “El clima en Mestalla era horrible. Era evidente que la tensión venía de lejos y no era la típica rabia de perder un partido”, reflexiona un empleado del Barça. La fricción no terminó en Mestalla. A la vuelta a los entrenamientos, Messi tuvo un rifirrafe con Ter Stegen en la disputa de un balón dividido.

Llamó la atención la discusión entre el capitán y el alemán. Su relación siempre había sido cordial, sobre todo de respeto y admiración. En la gala del último Balón de Oro, Ter Stegen le había pedido a Messi sacarse una foto junto al galardón, a lo que el 10 aceptó encantado. Una postal que el portero subió a las redes sociales. “Más que merecido. Felicitaciones”, publicó Ter Stegen. “Esto también es tuyo”, le agradeció, en privado, Messi. Ter Stegen apadrinó la llegada de De Jong, congenia con Rakitic y tiene sintonía con Semedo y el grupo francés.

La llegada de Griezmann

A pesar de dominar el idioma y de conocer LaLiga, a Griezmann le costó entender el dinamismo del vestuario. De entrada observado con cierto recelo por el grupo de Messi, Luis Suárez y Arturo Vidal, poco a poco, el francés se comenzó a ganar la simpatía del 10. La llamada telefónica de Godín (íntimo del 17) a Luis Suárez, sumado a la actitud de Griezmann que pasó de irritar a hacer gracia, favorecieron su integración. Sin embargo, siempre está cerca de Lenglet, Umtiti y Dembélé, un grupo tan heterogéneo como unido.

Setién entendió rápido que el grupo necesitaba pegarse. Después del tirón de orejas público de Messi a Abidal, el técnico buscó romper la crispación entre sus muchachos con un juego antes del entrenamiento, que no escondieron a las cámaras (tienen permitido filmar los primeros 15 minutos). “Ya lo habéis visto. Podéis reproducir las imágenes. Son ejercicios para divertimos y reírnos. No siempre puede ser así porque las derrotas afectan, pero la plantilla está motivada y con ganas. A nuestra afición le gustará ver a la plantilla alegre y feliz”, explicó el técnico del Barcelona. Solo se lo perdió Piqué, duda ante el Athletic. Y ya se sabe que no estará frente al Betis, ya que Competición no le quitó la tarjeta que vio contra el Levante.

Piqué acostumbra a dar la cara cuando las cosas se tuercen en el Barça. “Tenemos que estar todos unidos”, alertó en Pamplona. Pero el discurso del central cuenta con una interpretación más ligada a sus negocios, al futuro y a su intención de ser presidente más que a solucionar el presente. Busquets toma la palabra cuando hay que defender el estilo y Sergi Roberto despierta la simpatía de los defensores de La Masia. Messi acostumbra a callar. Cuando habla, sin embargo, se ajustan los cinturones en la directiva. La capitanía azulgrana simboliza la atomización de una plantilla crispada, tan envejecida como ganadora. “En 2015, las cosas no estaban nada bien con Luis Enrique y terminamos ganando el triplete”, concluyen en el vestuario. Un optimismo al que se aferra Setién contra la lucha de gigantes.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información