Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Djokovic, del infierno al cielo australiano

El serbio se recompone ante Thiem y logra un triunfo (6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4) que supone un triple golpe de efecto: eleva su octavo título en el torneo, comprime la gran carrera histórica y retoma el número uno

Novak Djokovic besa el trofeo de campeón, este domingo en Melbourne. En vídeo, los últimos juegos del partido.

Cuando se acaba la pesadilla se abre la puerta del paraíso. Novak Djokovic se gira hacia su banquillo y expulsa mil demonios por la boca vencedor, pero Dominic Thiem ha convertido su noche en un infierno.

A Nicolás Massú, el preparador del austriaco, se le escapan lágrimas de los ojos mientras su chico asiste ceremoniosamente a la octava entronización del serbio en Melbourne, que se traduce en un triple golpe de efecto. Corrobora Nole su dominio en las Antípodas y el premio viene acompañado de otro mordisco a la historia y un cambio de régimen, porque saborea su 17º grande y arrebata a Rafael Nadal el número uno del circuito. Ruge Djokovic, pero luego suspira largo y profundo, porque durante un buen rato se vio con el agua al cuello. Thiem lo tuvo, pero a él jamás hay que darlo por muerto: 6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4, en cuatro horas exactas de juego.

Si Nadal tiene un loft de arena en París y Roger Federer presume de su jardín londinense, Djokovic posee orgulloso su palacete veraniego de Melbourne, donde triunfa como ninguno. Pasa de página el calendario año tras año, pega el sol en Australia y el serbio disfruta como nadie de la estancia en las Antípodas, terreno que ya es definitivamente suyo porque son ya ocho títulos con este último, redondeado en la ardiente final contra Thiem. Gana otra vez Nole y añade pimienta a la gran carrera de los grandes, reescrita en este torneo en el que el serbio ha competido como una locomotora y tan solo sufrió un achuchón, este del epílogo. Tiene ya 17 y se sitúa a dos del balear, y a tres del suizo, con todo el curso por delante.

No queda ahí el último golpe, porque el triunfo reordena y desbanca a Nadal del trono. Gobierna de nuevo él, el tenista que tiene en la central australiana una segunda casa, el retiro ideal para arrancar como un tiro y meter presión desde el principio. En este 2020, quien sacude primero es Nole. Se conoce el serbio cada rincón de la Rod Laver Arena como si él mismo la hubiera diseñado. Acelera, se desliza, corta, cruza, inventa ángulos; tira líneas con ese compás llamado revés, como si estuviera haciendo ganchillo con la raqueta y lo que haga el de enfrente importe al final poco, porque el desenlace se repite. Eso sí, Thiem exigió su versión más heroica. Lo tuvo.

Es el Djokovic voraz y fiero, el que lo quiere absolutamente todo. Ya son 78 trofeos en la balda –zbogom, ciao, adiós John McEnroe (77)…– y un dominio subrayado en negrita. Solo él, Nadal (12 en Roland Garros) y Federer (ocho en Wimbledon) monopolizan de tal manera un gran escenario. Ahora bien, sufrió hasta el extremo porque así lo demandó el guion de un choque fragmentado en tres, emocionalmente tremendo: subió, cayó en picado y se repuso ante el formidable Thiem, al que se le negó por tercera vez la gloria –ya había disputado dos finales de Grand Slam, las dos perdidas contra Nadal en Roland Garros– pese a que la tuvo más cerca que nunca. Había envuelto la victoria con un derroche de valentía, pero se le olvidó de ponerle el lazo.

La carrera por los Grand Slam

20

Roger Federer

19

17

Pete Sampras

14

14

12

Rafa

Nadal

Roy Emerson

Novak

Djokovic

2000

2005

2010

2015

2020

Los Grand Slam del Top 3

Open de Australia

Roland Garros

US Open

Wimbledon

Roger Federer

Rafa Nadal

Novak Djokovic

20

títulos

19

títulos

17

títulos

 

títulos

12

8

6

1

1

1

2

3

4

5

5

8

Fuente: ATP y elaboración propia.

YOLANDA CLEMENTE / EL PAÍS

La carrera por los Grand Slam

20

Roger Federer

19

17

Pete Sampras

14

14

12

Rafa

Nadal

Roy Emerson

Novak

Djokovic

2000

2005

2010

2015

2020

Los Grand Slam del Top 3

Open de Australia

Roland Garros

Wimbledon

US Open

Roger Federer

Rafa Nadal

Novak Djokovic

20

títulos

19

títulos

17

títulos

 

títulos

12

8

6

1

1

1

2

3

4

5

5

8

Fuente: ATP y elaboración propia.

YOLANDA CLEMENTE / EL PAÍS

La carrera por los Grand Slam

En 2009, Federer se convierte en el hombre con más grandes (15)

20

19

Roger Federer

19

17

Pete Sampras

14

14

12

12

Rafa

Nadal

Roy Emerson

7

6

Novak

Djokovic

2000

01

02

03

04

05

06

07

08

09

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

Los Grand Slam del Top 3

Open de Australia

Roger

Federer

Rafa

Nadal

Novak

Djokovic

Roland Garros

20 títulos

19 títulos

17 títulos

Wimbledon

12

8

6

US Open

1

1

1

2

3

4

5

5

8

15

19 años

20

20 años

Primer título con...

21 años

25

30

32 años

33 años

35

Último título con...

36 años

40

Fuente: ATP y elaboración propia.

YOLANDA CLEMENTE / EL PAÍS

Djokovic, del infierno al cielo australiano

Al árbitro: “Te vas a hacer famoso...”

En los momentos críticos, Djokovic se mantuvo más entero. Supo resistir al vendaval y cuando se veía privado del premio se reenganchó con la personalidad de los elegidos. Volvió a subrayar de esta forma la hegemonía del Big Three, ganador de 13 grandes consecutivos, y reafirmó la dominancia de los treintañeros. Con cinco majors a partir de esa barrera, igualó a Nadal, y con su octava corona en Australia reafirmó su monopolio en el primer Grand Slam de la temporada. Se convirtió, además, en el primer tenista masculino que logra grandes en tres décadas diferentes de la Era Abierta (1969). Anteriormente solo lo había conseguido el australiano Ken Rosewall en los 50, 60 y 70.

Lo consiguió Djokovic con un esfuerzo titánico, porque Thiem le llevó al límite durante buena parte del pulso. Arrancó la tarde en línea recta, pero conforme cayó la luz en Melbourne el austriaco se creció y le puso contra las cuerdas. No es casualidad. Concentra todos los ingredientes, de la actitud a la mecánica, habiéndose hecho duro de cabeza. Más pronto que tarde encontrará lo merecido. Soberbia embestida la suya, pero jamás hay que dar por muerto al balcánico, un competidor capaz de salir de cualquier apuro porque su abanico de recursos es interminable y su espíritu irreductible. Siempre renace el serbio, que tuvo que ser atendido por una indisposición y aun así pudo reponerse para voltear definitivamente el partido.

Djokovic posa con sus ocho títulos de Australia. ampliar foto
Djokovic posa con sus ocho títulos de Australia. AFP

Iba viento en popa para él, hasta que en el noveno juego de la segunda manga el juez de silla le pitó un doble warning por retrasarse con el saque. “Gran trabajo, te has hecho famoso...”, le reprendió al francés Damien Dumusois. “Bien, bien hecho…”, le dijo acto seguido, con ironía, mientras se retiraba a la silla con el pulgar en alto y le tocaba un pie. Llegó el cortocircuito, la cara larga y los hombros encogidos. Solicitó asistencia, porque le dio una pájara que le rebajó y avivó a Thiem, quien había cedido el primer set cuando había hecho lo más difícil: del 4-1 al 4-4. Luego, un borrón en forma de doble falta. No se arrodilló el austriaco y aprovechó el bajón del serbio para entrar con todo.

Los treintañeros del ‘Big Three’ siguen al mando

Lo tuvo, acariciándolo con los dedos, pero se le escapó. Nole había resucitado. Una dentella de en el cuarto parcial, en el momento preciso (break para 5-3) le devolvió a otra noche en la que terminó contrariado, porque como ya le ocurriera en Londres y Nueva York, el público local arropó más al adversario. Aparcó el enfado, contragolpeó como solo él sabe y arañó la rotura decisiva (2-0 en el quinto) para dar la estocada anímica que apuntilló a Thiem, quien además no consiguió convertir dos opciones de break en el siguiente juego. Nole volvió a alzar los brazos y se unió a Nadal como los tenistas que más grandes han ganado (5) a partir de los treinta. El Big Three sigue al mando.

Hay que rebobinar a 2016 para dar con la última intrusión, la de Stan Wawrinka en el US Open, y a ese mismo año para encontrar a un veinteañero campeón, Andy Murray (29) en Wimbledon. Pudo serlo Thiem esta vez, pero se le encogió el brazo en el peor momento. Perdonó y Nole –75 victorias y solo ocho derrotas en el grande australiano, 13-0 en este arranque de temporada– salió una vez más victorioso de la Rod Laver Arena, agasajado por la multitud de hinchas serbios que desfilaban por Melbourne Park. Asistieron a la enésima demostración de fuerza de su ídolo en pista dura. En ese terreno, y sobre todo en esta pista, Djokovic siempre devuelve una más. Pase lo que pase.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información