Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los líderes desahuciados

Radomir Antic, en 1992, y Fernández Viola, en 1954, fueron despedidos en el Madrid pese a ser primeros en la Liga

Antic, en su etapa en el Madrid en 1991.
Antic, en su etapa en el Madrid en 1991.

Ernesto Valverde se despidió del Barcelona con una breve carta en la que recordaba tanto “momentos muy alegres celebrando victorias y títulos”, como “otros duros y difíciles”. Lo cierto es que, atendiendo a las cifras, los primeros predominan sobre los segundos, sobre todo en LaLiga. El Barça del Txingurri lideró la Primera División en 80 de las 95 jornadas que disputó bajo su dirección, el 84%, el porcentaje más alto de un equipo durante dos años y medio en la historia de la máxima categoría.

Valverde le deja a Quique Setién un Barcelona líder (empatado a 40 puntos con el Real Madrid), aunque no es el primer despedido en esa situación. Radomir Antic, en 1992, y Enrique Fernández Viola, en 1955, fueron despedidos en el Real Madrid pese a que el equipo marchaba primero en la tabla.

Antic había llegado al club blanco en 1991, en el tramo final de una temporada en la que llegaron a sentarse en el banquillo otros tres entrenadores: Toshack, Di Stéfano y Grosso. El serbio consiguió levantar a un Madrid de capa caída y acabó la campaña en tercera posición. El club confió en él para dirigir al equipo por otra temporada más, pero no pasó de las Navidades. El Madrid había pasado a cuartos de final de la UEFA tras vencer al Neuchâtel, al igual que en la Copa del Rey, donde había superado al Burgos en el Bernabéu por 4-0 en la ida, aunque había caído por 2-1 en El Plantío en la vuelta. En Liga, el equipo marchaba primero, a tres puntos del Barça, aupado por un Fernando Hierro con cifras de pichichi (acabó la temporada con 21 goles en Liga). No obstante, las críticas al juego del equipo hicieron mella en la credibilidad del serbio, que quedó señalado tras perder el derbi ante el Atlético. “Me echaron por la presión. Me echaron porque decían que no jugábamos bien”, explicó Antic este domingo pasado en una entrevista en el Diario As. El técnico fue fulminado en enero tras una victoria por 2-1 ante el Tenerife.

El otro precedente también sacudió el banquillo del Real Madrid. El uruguayo Enrique Fernández Viola, que había ganado como jugador la Copa América en 1935, llegó a Chamartín en 1953, en la primera temporada de Alfredo Di Stéfano y Paco Gento de blanco. Fernández Viola completó 13 jornadas el curso siguiente. El equipo sumaba nueve victorias, dos empates y dos derrotas, que lo situaban a la cabeza de la categoría con 20 puntos, a uno de Athletic Club y Barcelona, a los que había ganado en el Bernabéu. No obstante, el uruguayo dejó el Madrid en diciembre, antes de que acabara la primera vuelta de la temporada.

Su marcha de un equipo líder de la Liga no es la única coincidencia del montevideano con Valverde. Como el Txingurri, Fernández Viola también dirigió al Barça durante dos temporadas y media, de 1947 a 1950, y fue despedido tras ganar dos Ligas consecutivas, además de la Copa Latina y la Copa Eva Duarte, una especie de Supercopa.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información