VALENCIA

Peter Lim tiene los derechos federativos de ocho jugadores del Valencia

El dueño del Valencia posee en garantía a esos futbolistas como aval a un préstamo al club, que suma una deuda de 458 millones

Peter Lim, en el palco de Mestalla en mayo de 2019.
Peter Lim, en el palco de Mestalla en mayo de 2019.ALBERTO IRANZO / DIARIO AS

Con la fuerza accionarial de Peter Lim, que controla, como máximo accionista del club, el 84,48% de los títulos de la entidad, el Valencia CF cerró su ejercicio contable 2019-20 y aprobó el presupuesto para el curso 2020-21 en su Junta General de Accionistas. En el acto de este viernes estuvieron representados 784 accionistas y 3.071.571 de acciones, lo que supone el 85,35 % del capital social.

Los números que aprobó la centenaria entidad de Mestalla son desoladores. El Valencia ha reducido su deuda a largo plazo en 71 millones de euros y pasa de 529 a 458 millones. Sin embargo, las cantidades que adeuda a corto plazo crecen en seis millones. Debía 206 y ahora pasa a ser exigido en 212. En este concepto, la deuda se incrementa por el crédito de 31 millones a corto plazo solicitado con la financiera Gedesco para poder pagar el segundo plazo de las nóminas a los futbolistas durante el pasado verano.

Más información

El ejercicio 2019-20 se cierra con ocho millones de pérdidas pero el presupuesto para esta temporada refleja 53 millones menos de ingresos previstos. El club presupuesta 118,913 millones para este curso, 75 millones menos que la campaña anterior. La única partida que crece es la destinada a los derechos de televisión, que pasa de 74 a 89 millones. Las demás bajan. El club estima que ingresará 19,11 millones por acuerdos publicitarios y comerciales, y 7,94 por abonados y socios. La partida que castiga a la entidad es la de competiciones ya que, sin Liga de Campeones, desciende de 60,8 hasta 2,3 millones de euros.

El presidente, Anil Murthy, que respondió a las preguntas telemáticas que le realizaron los socios acreditados, dejó de nuevo patente que, pese a la realidad que reflejan los números del club, “Meriton no vende”: “Peter Lim sigue metiendo dinero en el club en una situación como la actual. Queremos implicarnos en la Academia. Es nuestro pilar. Queremos dotar al equipo de una identidad con jugadores de la cantera. Un equipo basado en sus raíces”.

En la memoria anual están reflejados 41 millones de euros en beneficio neto de traspasos de jugadores. La cantidad es inferior a las cifras que se han filtrado con los traspasos de Ferran Torres (23 millones) o Rodrigo (25 millones). Pese a eso, para no cerrar con pérdidas este ejercicio, el Valencia ya advierte que necesitará ingresar 26,4 millones antes del 30 de junio de 2021 en venta de jugadores o ingresos extraordinarios. Es decir, el club computa las ventas de este verano al ejercicio siguiente y, aún así, prevé pérdidas de 26 millones de euros.

“Queríamos fichar, pero no se pudo por la situación económica. La venta de jugadores se puede defender. Se analiza edad, contrato, amortización... No es correcto que hayamos regalado jugadores. Había salarios altos”, justificó Murthy. El presidente advirtió que “para los próximos dos años habrá venta adicional de jugadores y un coste de plantilla más ajustado a la realidad del club. Eso no significa renunciar a la ambición del club. No contar con ingresos de taquilla y no clasificar para Europa... Hubo que reajustar”.

Las obligaciones del club con los bancos acreedores Bankia y Caixabank están al corriente. Peter Lim se retrasó en el pago anual de los 12,9 millones de euros a Bankia y ese pago no se refleja en el balance anual, por lo que el préstamo se mantiene en 129,1 millones en las cuentas de la entidad. El empresario pagó el 1 de julio en lugar de hacerlo el 30 de junio, al término del ejercicio contable. Lim sí abonó a tiempo el pago del crédito de Caixabank que se mantiene en 16,5 millones.

Otro acreedor del club, además de los bancos, es su máximo accionista. El Valencia reconoce que Meriton Holdings Limited, la empresa con la que Lim controla el Valencia, concedió a fecha de 30 de junio un préstamo de 16,5 millones de euros para equilibrar las cuentas que tiene que saldar en septiembre de 2021. Como garantía de cobro, Lim incluyó los derechos federativos de cuatro jugadores del primer equipo. Es la segunda línea de crédito abierta con el singapurense. Todavía están pendientes de pago 38 millones de la primera póliza de 100 millones, por la que el club paga anualmente un millón de euros, que también vence en septiembre de 2021. De esta primera póliza, Lim también tiene en garantía los derechos de otros cuatro futbolistas. El club no desveló en la Junta el nombre de los jugadores afectados por esta medida ni si su valor de mercado es superior al importe que se le debe devolver al máximo accionista.

Las cuentas

“Ambos préstamos han sido concedidos en condiciones de mercado. No entendemos que haya que decir los nombres de los jugadores, puede generar controversia. A fecha de hoy, no se ha devuelto ningún importe a Meriton. Se han ido renovando los plazos. No es cierto que se haya renovado a corto plazo para recuperarlos. Es lógico que un acreedor proteja sus posiciones de crédito para recuperarlos. Una vez llegado al vencimiento, el Valencia sería el que decidiría el importe por el que se vendan los jugadores. El dinero iría a pagar los préstamos vencidos. Esta fórmula siempre ha sido aplicada, solo que ahora que Meriton ha solicitado sus derechos pignorados”, comentó Murthy.

En las cuentas se refleja un fondo de maniobra negativo de 163 millones de euros que significa que no podría hacer frente con sus activos a las deudas contraídas. El club responde que en ese supuesto, Peter Lim prestaría apoyo financiero para enfrentar este desequilibrio.

Respecto al estadio, la gran promesa incumplida de Meriton Holdings, el club detalla en las cuentas que reduce el valor de las parcelas de Mestalla de 111 a 94,7 millones de euros. La lectura de esta jugada es que el club admite que no va a cumplir con los plazos marcados por la Actuación Territorial Estratégica (ATE) que posibilita la construcción del nuevo campo, cuyas obras están paradas desde 2009. La ATE caduca el 15 de mayo.

“El Ayuntamiento nos ha pedido movimientos y esperamos llegar con algo concreto. Vamos a pedir la ampliación de la ATE. Sería mejor que fuésemos todo de la mano. Si no conseguimos un adquiriente en los próximos meses, tendremos que llegar a un acuerdo con las instituciones para ampliar la ATE. Si no lo conseguimos, se perderían 39.000 metros de suelo terciario. Por ello, hemos ajustado el valor del activo en las cuentas para retener el impacto. Los técnicos del Valencia siguen trabajando con el Ayuntamiento, Generalitat y Deloitte. Queremos comunicar novedades cuando tengamos la oferta que garantice que no hay fallos”, indicó Murthy. Tras la dimisión del médico valenciano José Luis Zaragosí y el fallecimiento del ex jugador y ex delegado Juan Cruz Sol, entrará en el consejo de administración Joey Matthias Lim. Por primera vez en la historia del club desde que se convirtió en SAD no habrá ningún representante valenciano en el órgano de mando. Los ocho miembros son de Singapur.

“Estamos muy tristes por la salida de los dos consejeros valencianos. La pérdida de Sol ha sido terrible para todos. La salida de Zaragosí también, porque es valencianista y noble. No merecía el trato que ha recibido, con muestras de acoso hasta en su consulta médica”, lamentó el presidente.

Fue la primera asamblea realizada de modo telemático sin la asistencia presencial de sus socios y accionistas. El club expuso hace un mes que tomó esta decisión “a la vista de la situación actual de la pandemia en la Comunidad Valenciana y las medidas en vigor adoptadas por las autoridades administrativas y sanitarias para controlar su expansión, con el propósito de salvaguardar la salud de los accionistas y de todas las personas involucradas en la organización y la celebración de la Junta”. La junta se celebró en las oficinas del club.

En la Junta se aprobó la polémica reforma en el artículo 11 de los Estatutos, que eleva el número de acciones necesarias para que el socio pueda estar presente con voz y voto en las siguientes asambleas. El requisito hasta la fecha de hoy era de nueve acciones, pero a partir del próximo año la cifra sube a 3.598 títulos. El golpe a los pequeños accionistas es evidente. Meriton quiere acallar las voces críticas en la junta con esta subida accionarial. El socio que pretenda asistir tendrá que ser un gran accionista o conseguir llegar a ese número mediante delegación de acciones. “Se hace para tener un mejor y más ordenado desarrollo”, dijo Murthy.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50