champions | real madrid-shakhtar

El jardín perdido del Madrid

El equipo blanco, tocado por su desplome ante el Cádiz y a cuatro días del clásico, debuta en Europa ante el Shakhtar tras dos temporadas lejos de la élite en juego y resultados

Zidane, durante el Madrid-Cádiz.
Zidane, durante el Madrid-Cádiz.J.J. Guillén / EFE

La Champions fue durante un lustro el jardín festivo donde el Madrid ahogaba sus penas ligueras. Sin embargo, la sensación antes de afrontar el estreno esta temporada ante el Shakhtar (18.55, Movistar Liga de Campeones) es que el viento ya dejó de soplar a favor de los blancos en Europa. La eliminación los dos últimos años en octavos por dos representantes, Ajax y City, del estilo dominador ahora mismo; la poca renovación de la plantilla; y el peso a la baja de LaLiga en el continente, asfixiada también por la crisis económica de la covid-19, dibujan un cuadro no muy optimista para el equipo de Zidane en este arranque de su competición fetiche. Las dudas surgidas tras el apagón general ante el Cádiz y a cuatro días del clásico en el Camp Nou tampoco ayudan a aclarar el escenario.

El conjunto de ZZ llega a la primera curva de la temporada con una nube sobre Valdebebas. El técnico blanco asumió sin esfuerzo, dentro de su habitual laconismo, las consecuencias del revolcón gaditano del pasado sábado: “Nos merecemos las críticas después del partido del otro día, yo el primero”, admitió. “Vamos a intentar cambiar la dinámica. Lo haremos mejor, estoy convencido. Este equipo ha demostrado que, en momentos complicados, es bueno”, comentó en la comparecencia previa al debut europeo. La primera piedra no será, a priori, la más difícil, ya que los ucranianos aterrizan en España con una decena de bajas, muy castigados por un brote de coronavirus.

Ramos, baja ante un equipo ucraniano que llega con una decena de ausencias por un brote de coronavirus

La cuestión en el Madrid se centra, sobre todo, en la pérdida de fiabilidad de su sistema defensivo, clave en el éxito de la coronaliga, aunque no así en la última Champions, en la que encajó 12 tantos en ocho encuentros, frente a los 25 en las 38 jornadas de Liga. Este curso, en los cinco primeros choques, los blancos han sufrido 2,4 disparos más de media que en el tramo decisivo de la pasada campaña. “No pasa nada por recibir algún tiro más”, señaló Courtois, posiblemente el mejor de su equipo en este inicio de campaña. Pese a los datos y la sensación, el meta belga dice que no ve menos solidez. “No nos han metido muchos goles. En tres partidos mantuvimos la puerta a cero. Lo estamos haciendo bien”, aseguró. La zaga se enfrenta este miércoles, además, a una ausencia inquietante, la de Sergio Ramos, con molestias por un golpe en la rodilla izquierda ante el Cádiz. Los tres últimos patinazos blancos en Europa (1-4 contra el Ajax, 3-0 en París y 2-1 frente al City) coincidieron en una cosa: la falta de su capitán.

“La lesión de Hazard fue más de lo previsto”

Lo que no es noticia ya es la ausencia de Hazard, aunque sí lo fueron las palabras de Zidane sobre él. “La lesión fue más de lo previsto”, desveló este martes en referencia al problema muscular que sufrió hace tres semanas mientras apuraba su puesta a punto general y la de su castigado tobillo derecho. “Confío en la gente que trabaja aquí y espero que lo veamos en breve, y para siempre. Que entre y esté toda la temporada con nosotros”, añadió sin dar más detalles. Su fecha de regreso a los campos es todavía una incógnita.

Con el belga fuera de órbita y los jóvenes sin tirar la puerta abajo, la nómina actual de atacantes del Madrid suena escasa si se mira a otras plantillas: a Neymar-Mbappé-Di María-Icardi del PSG, Lewandowski-Müller-Sané-Gnabry del Bayern, Ronaldo-Dybala-Morata de la Juve, Agüero-Gabriel Jesús-De Bruyne-Sterling del City, Haaland-Sancho del Dortmund, Werner-Havertz-Ziyech del Chelsea, o Messi-Griezmann-Ansu Fati-Coutinho del Barcelona.

Europa sigue siendo la medida de casi todas las cosas en el Bernabéu y, después de dos eliminaciones tempranas, el Madrid empieza a sentir, si no urgencias, sí alguna prisa por volver a las fases decisivas de su torneo. En las ediciones anteriores, acabó en la lona ante Ajax y City, buenos ejemplos del modelo de juego que triunfa ahora: “El fútbol ha cambiado físicamente, la intensidad es alta”, admitió Zidane. “Yo soy partidario de ir a por el partido y presionar arriba. Sabemos que podemos hacer daño al rival. Aunque para eso hay que estar preparado... muy preparado”, zanjó el técnico. ¿Estará preparado el Madrid para esta misión?

Lo más visto en...

Top 50