ELIMINATORIAS SUDAMERICANAS

Neymar fulmina a Perú y Falcao salva a Colombia

El astro del PSG marca un triplete en la victoria por 4-2 en Lima. Colombia empata 2-2 en Chile

Neymar celebra uno de sus tres goles en el partido por eliminatorias de Brasil ante Perú, en Lima.
Neymar celebra uno de sus tres goles en el partido por eliminatorias de Brasil ante Perú, en Lima.Paolo Aguilar POOL / EFE

Brasil venció a Perú y Neymar superó a Ronaldo. En un electrizante triunfo por 4-2 en Lima, la estrella del Paris Saint Germain anotó tres goles con los que llegó a los 64 tantos en la selección de su país y superó al exjugador del Barcelona y del Real Madrid, con 62, como el segundo máximo anotador de la historia de la canarinha. Pelé, con 77, por ahora continúa primero, pero ya siente la amenaza.

Brasil, que sumó nueve goles en dos partidos, cerró la segunda jornada de las eliminatorias parael Mundial de Catar 2022 como líder junto a Argentina. Aunque la estupenda actuación de Neymar merecía un triunfo, el 4-2 también supuso un castigo exagerado para Perú. Solo los grandes equipos pueden protagonizar grandes partidos y la actuación peruana fue tan soberbia que, aun en inferioridad de condiciones, dignificó la victoria de Brasil.

Un gran Perú en la derrota

Perú no solo le debe a su entrenador, el argentino Ricardo Gareca, gran parte del mérito de la clasificación a un Mundial -el de Rusia 2018- por primera vez en 36 años: también construyó un equipo que se anima a jugar sin complejos, incluso contra un peso pesado mundial como Brasil.

Ni siquiera la ausencia por la covid-19 de Raúl Ruidíaz, un habitual titular, le impidió a Perú salir en búsqueda del triunfo contra un rival que el viernes había atropellado 5-0 a Bolivia en su debut. Una gran jugada de Pedro Aquino que derivó en una incursión dentro del área de Jefferson Farfán y un posterior rechazo a medias de Marquinhos terminó con soberbio derechazo de André Carrillo desde media distancia que venció a Weverton.

Iban solo 5 minutos del partido y Perú, 1-0 en ventaja parcial, se animaba a soñar con repetir un hito que solo consiguió en la Copa América de 1953, su única victoria como local ante un Brasil que todavía no había ganado ninguna de sus cinco Copas del Mundo.

Los locales sostuvieron gran parte de la noche gracias a un notable trabajo de su mediocampo. Excepto Neymar, de estupendos 90 minutos, a Brasil le costó salir de la telaraña en la que cayeron muchas de sus estrellas, incluido Coutinho. Una leve falta de Yoshimar Yotún a la estrella del PSG derivó en el primer empate parcial gracias a un penal convertido por el propio Neymar, que con 62 goles alcanzó transitoriamente a Ronaldo.

Si el primer tiempo ya había sido un partidazo, el segundo no perdió intensidad ni dramatismo: por momentos se pareció a los Brasil-Perú de la década del 70, duelos pletóricos de goles y resultados inciertos.

La suerte pareció jugar para el local cuando un remate de Renato Tapia se desvió en Rodrigo Caio y volvió a poner en ventaja a Perú, a los 14 del segundo tiempo, pero cinco minutos después Brasil aceleró y llegó a un nuevo empate en un córner: al cabezazo de Firmino le siguió la arremetida de Richarlison sobre la línea para el 2-2.

Agotado por el esfuerzo físico y superado por la mayor capacidad del rival, Perú perdió la pelota y quedó en el precipicio. Una infracción difícil de percibir sobre Neymar, esta vez de Carlos Zambrano, derivó en un nuevo penal convertido por el crack. Aunque lógicamente el partido se jugaba sin público, los gritos de “la-drón, la-drón” de los pocos testigos presentes en el estadio Nacional de Lima retumbaron contra el árbitro chileno Julio Bascuñán.

Ya en el descuento, el 10 del PSG llegó a su triplete en un castigo demasiado duro para un gran Perú, pero todo un premio para un Brasil que es un fabricante mayorista de goleadores, ninguno como el propio Neymar, incluso por encima del Fenómeno Ronaldo.

Colombia rescata un empate en Chile

En el último juego de la jornada, Chile superó en intensidad a Colombia por largos pasajes. El equipo de Carlos Queiroz, sin embargo, supo responder con amor propio y rescató un empate 2-2 sobre la hora gracias a un gol de Falcao García, el capitán que salió desde el banco de suplentes. El veterano artillero, y también máximo goleador histórico, ha visto relegada su titularidad por el exuberante momento de Duván Zapata.

Colombia comenzó segura, con una presión alta y una presión asfixiante que ha sido el sello del entrenador portugués. Queiroz repitió la alineación que goleó el viernes 3-0 a Venezuela, a excepción del lateral Santiago Arias, quien sufrió una terrible lesión de tobillo en los primeros minutos de ese partido y fue relevado por Stefan Medina, y del central Yerry Mina, reemplazado por Jeison Murillo por molestias de último momento.

A los siete minutos, la prometedora Colombia ya se había puesto en ventaja con un gol de cabeza del voluntarioso Jefferson Lerma. Medina cortó un balón en la salida chilena y sacó un centro preciso para que el volante del Bournemouth Lerma cabeceara al piso, como mandan los manuales. Pero Colombia volvió a sufrir una calamidad en su accidentado carril derecho cuando Medina, que hacía un gran partido, salió lesionado sobre la media hora. Ingresó el volante Steven Alzate y Juan Guillermo Cuadrado pasó a ocupar el lateral.

La generación dorada de Chile, liderada por sus ídolos incombustibles, Alexis Sánchez y Arturo Vidal, ahora juntos en el Inter de Milán, no tardó en aprovechar el infortunio cafetero para remontar el partido. El incansable Rey Arturo es el alma de una selección que no da ningún balón por perdido. El mediocampista batalló, ensució el partido, se retó constantemente con Lerma, la otra figura de la cancha, y ganó muchos de esos duelos. El empate llegó precisamente por una atropellada jugada entre ambos en el área colombiana que pasó inadvertida para el árbitro, pero fue decretada como penal gracias a la intervención del VAR. El propio Vidal lo convirtió en gol con un cobro furioso al ángulo.

El equipo de Reinaldo Rueda pudo volver a contar con Mauricio Isla, ausente en la derrota 2-1 de La Roja en Montevideo, quien se convirtió en un peligro constante en el carril derecho de Chile sin que el extremo Luis Fernando Muriel pudiera taponar sus salidas ni el lateral Johan Mujica contenerlo. Una de sus incursiones acabó en un centro que no logró controlar Cuadrado, que recién se acomodaba a su nueva posición y dejó el balón servido para que Alexis dejara al portero Camilo Vargas en el camino.

El marcador permanecía inalterado en la segunda mitad a pesar del ímpetu colombiano. Queiroz refrescó al equipo, y lo volcó al ataque, con el ingreso de Alfredo Morelos y Falcao, quien vive el otoño de su carrera en el Galatasaray turco. Justamente El Tigre, ese otro ídolo incombustible, embocó con un toque el gol del empate en el último suspiro. Fue su celebración 35 con la camiseta de su selección –13 en Eliminatorias–, que celebró a rabiar junto a James Rodríguez, el otro portaestandarte de Colombia que le entregó el brazalete de capitán cuando pisó el césped.

Más información

Lo más visto en...

Top 50