El juez del caso Oikos exculpa a Borja Fernández pese a mantener “una sospecha razonable”

El magistrado cree que “los indicios” de la participación del exfutbolista en el presunto amaño del Valladolid-Valencia no tienen “la suficiente potencialidad inculpatoria”

Borja Fernández, el día de su detención en junio de 2019.
Borja Fernández, el día de su detención en junio de 2019.

El juez del caso Oikos, en el que se investiga una trama de corrupción en el fútbol español para hacer apuestas, ha dejado fuera de la causa a Borja Fernández, excapitán del Real Valladolid, a quien la policía atribuye en sus informes un papel en el presunto amaño del partido Real Valladolid-Valencia, jugado el 18 de mayo de 2019 (0-2), en la última jornada de esa temporada. En un auto comunicado a las partes este miércoles, el magistrado Ángel de Pedro acuerda “el sobreseimiento provisional parcial de las actuaciones, en relación con Borja Fernández Fernández, el cual quedará desvinculado del procedimiento con pérdida del estatus de investigado”.

En su resolución, el juez recuerda la cadena de indicios aportada por la investigación policial que llevó en su día a la detención e imputación del ahora exfutbolista. Dos días antes del encuentro, Fernández recibió en Valladolid la visita del exjugador del Real Madrid Raúl Bravo, uno de los presuntos cabecillas de la red de amaño de partidos desmantelada. Según pudo constatar la policía, que mantenía un seguimiento del coche de Bravo, el exfutbolista condujo de Madrid a Valladolid solo para encontrarse con Borja Fernández en una cafetería. También recuerda el auto las conversaciones interceptadas esos días entre Bravo y Carlos Aranda, el otro presunto cabecilla de la trama, de las que “se infiere” que Bravo “realizó dicho viaje a Valladolid con la intención de ofrecer una manipulación en el resultado del encuentro”.

Se recuerdan, además, varias conversaciones posteriores a esa reunión, en las que Aranda recomienda a personas de su confianza apuestas sobre ese partido: “Que gana primera parte y segunda el Valencia, ¿vale? Escúchame, que gana la primera parte y segunda vale, o sea que gana la primera parte y que el partido lo gana también”, dice, por ejemplo. Eso fue lo que sucedió.

La investigación recogió también en su día un encuentro de Borja Fernández, posterior al que mantuvo con Bravo, con varios futbolistas del Valladolid, antes del partido contra el Valencia. La policía también encontró en el teléfono de Borja Fernández evidencias de dos conversaciones de WhatsApp con dos compañeros del equipo que habían sido borradas.

Sobre todo esto, en el auto se lee: “La conexión e ilación de todos estos indicios no tienen, a juicio del instructor, la suficiente potencialidad inculpatoria que permita afirmar, más allá de toda duda razonable, que el Sr. Borja Fernández participó en la predeterminación deliberada y fraudulenta del encuentro Real Valladolid-Valencia C.F. (18/05/19). Sin que, por ello, se ponga en tela de juicio la profesionalidad y buen hacer de la policía”. Recuerda, además, lo complicado de las investigaciones de los amaños en el fútbol: “Es muy difícil contar con prueba personal y directa, salvo que hubiese una confesión de un jugador o directivo de un club implicado. Lo habitual es contar con prueba indirecta o circunstancial, lo que exige un proceso intelectual complejo de reconstrucción de un hecho concreto a partir de una recolección de indicios (juicio de inferencia)”.

Pese a que decreta la exculpación “provisional” del ex del Valladolid, el juez deja escrito que “sí que existe una sospecha razonable de la participación del Sr. Fernández Fernández en los hechos investigados; pero no una convicción de entidad suficiente, deriva de juicio lógico inductivo sólidamente construido, que permita una imputación formal, y, en su caso, la apertura del juicio oral”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS