FC BARCELONA

Koeman descarta a Riqui Puig

El canterano azulgrana, sin el aval de sus compañeros, no convence al técnico holandés como tampoco lo hizo con Valverde y Setién

Riqui Puig, en el partido del Barcelona ante el Alavés.
Riqui Puig, en el partido del Barcelona ante el Alavés.Ion Alcoba Beitia / GTRES

Riqui Puig (Matadepera, Barcelona; 21 años), canterano de 1,69 metros llamado a colonizar el Camp Nou con su fútbol estético y cerebral, no es prioridad en los planes de Ronald Koeman. Así se lo comunicó el técnico holandés al volante azulgrana, que esta temporada ya no iba a formar parte del filial: o se ganaba su lugar en el primer equipo o se buscaba un equipo para seguir creciendo. Le tocará, por consejo de Koeman, la segunda opción. “No es que no cuento con él, pero un joven debe tener minutos. Es para él, para Aleñá, Pedri... Vas a tener complicado por la competencia en tus posiciones. Tienes futuro aquí. La cesión es una posibilidad”, explicó Koeman. Tiene tiempo hasta el 5 de octubre, cuando cierra el mercado. Riqui Puig participó en los dos amistosos del Barça en la pretemporada, jugó 45 minutos ante el Nàstic y media hora frente al Girona, pero se quedó fuera de la convocatoria del Gamper. No convenció al nuevo preparador del Barcelona, como tampoco lo había hecho con Valverde y con Setién.

En el verano de 2018, Valverde llevó a Riqui a la pretemporada del primer equipo. Unos meses más tarde, el Txingurri lo hizo debutar frente a la Cultural Leonesa en la Copa. El canterano, que volvió a realizar la pretemporada en 2019, esperaba dar el salto al Camp Nou, pero se tuvo que quedar en el filial. El Txingurri ya contaba con demasiados volantes y Puig ni siquiera terminaba de despuntar en el Barça B: ningún gol y siete asistencias en Segunda B en la campaña 2018-2019.

En total, Valverde solo le dio tres partidos en el primer equipo. Mientras tanto, Puig intentaba devolver al filial a Segunda A. Pero no estaba cómodo. En noviembre se quejó del trato que recibía de los rivales. “Algunas veces van a por mí. Algo deben hacer porque un día acabaré lesionado”, sostuvo. Un mes más tarde amagó con dejar el Barça. “Tiene que trabajar día a día y hacer buenos partidos. Es igual para todos”, explicó, entonces, García Pimienta, entrenador del filial azulgrana.

“Los jugadores de la cantera participarán. Esto lo deben tener claro los del primer equipo”, anunció Quique Setién, sustituto de Valverde. Puig lo agradeció en público: “Setién es un entrenador muy cercano, estoy muy contento”. El cántabro lo convocó para 15 partidos en LaLiga y jugó en 11. No marcó y solo dio dos asistencias en el último encuentro ante el Alavés, cuando el título ya descansaba en Madrid. Tampoco fue especialmente destacable su temporada en el filial: 21 encuentros, dos dianas y cuatro pases de gol.

Cuando el Barça se preparaba para la Liga de Campeones, el filial se jugaba el ascenso a Segunda A en Marbella. Setién contaba con tres jugadores del Barça B: Araújo, Puig y Ansu Fati. El central viajó a Andalucía, Fati le dijo a Pimienta que si lo necesitaba, iba, pero Puig se negó. “Tengo que estar bien para la Champions”, argumentó. No jugó ni ante el Nápoles ni frente al Bayern. “Ansu es callado, respetuoso y se entrena muy bien. Por eso se ganó el cariño de todo el vestuario del primer equipo. Con Riqui pasa lo contrario”, explican en la Ciudad Deportiva. La actitud del volante no fue la mejor carta de presentación.

En el sistema 4-2-3-1 de Koeman, además, Riqui no entra ni como pivote ni como mediapunta. Sin el cariño de la plantilla ni el aval del técnico, Puig, con contrato hasta 2021 (con opción de dos cursos más), deberá buscar destino lejos del Camp Nou.


Más información

Lo más visto en...

Top 50