BUNDESLIGA

El Bayern sigue igual: 8-0 en el inicio de la Bundesliga

Los vigentes ganadores del triplete aplastan al Schalke 04 en la primera jornada

Leroy Sané y Serge Gnabry celebran uno de los goles del partido contra el Schalke 04 este viernes en el Allianz Arena en la jornada inaugural de la Bundesliga
Leroy Sané y Serge Gnabry celebran uno de los goles del partido contra el Schalke 04 este viernes en el Allianz Arena en la jornada inaugural de la BundesligaMatthias Schrader / AP

El Bayern de Munich ha empezado esta nueva temporada como acabó la anterior, deslumbrando a todo el mundo y con ocho goles (tras el 2-8 al Barcelona en Champions). Con el triplete recién colocado en sus vitrinas, el Bayern era el encargado de dar comienzo a la Bundesliga en el Allianz Arena contra el Schalke 04 y los bávaros han demostrado que son un equipo temible. El 8-0 final refleja a la perfección lo que ha sido el encuentro, en el que el portero Fahrmann ha sido el más destacado del equipo minero, a pesar de los goles encajados. Leroy Sané debutó con la camiseta del Bayern y además de marcar un gol, dio dos asistencias a su compatriota Serge Gnabry, que anotó un hat-trick. Kimmich demostró que sin Thiago, recién fichado por el Liverpool, es la pieza clave del centro del campo.

El encuentro, que marca el comienzo de la Bundesliga 2020/21, arrancó con un emotivo homenaje a las víctimas de la covid-19 y el ofrecimiento del trofeo de liga a un Allianz vacío. Tras el pitido inicial, la distancia entre los dos conjuntos se hizo visible prácticamente al instante. A los 3 minutos Kimmich lanzó un gran envío desde su propio campo que Gnabry, estrenando el 7 a la espalda, recogió en la frontal y cruzó el balón para poner el 1-0. El Bayern no bajó el ritmo y a los 17 minutos marcó el segundo después de que Goretzka, ex del Schalke, rematase un pase atrás de Muller. A la media hora, Lewandoski firmó el tercero de penalti, su único tanto en la goleada. Las ocasiones se sucedieron para los bávaros pero Fahrmann evitó un resultado mayor al descanso.

En la segunda parte, el Bayern volvió a marcar distancias desde el principio, y a los dos minutos de la reanudación, Sané regalaba el 4-0 a Gnabry. Los dos extremos alemanes demostraron una gran compenetración, evocando la relación idílica que tuvieron Ribery y Robben. El quinto llegó de la misma manera en el minuto 59. Kimmich puso el balón a la carrera para el ex del Manchester City, que con la pausa justa, dejó a su mejor aliado solo para anotar su tercer gol de la noche. El Schalke bajó los brazos y el Bayern, sin piedad, olió la sangre. Lewandoski, que no tuvo su noche de cara a portería, dejó uno de los detalles del partido asistiendo a Muller de rabona en el 69. Dos minutos después, la conexión de Kimmich colgando balones en largo y Sané corriendo al espacio, funcionó por enésima vez y en esta ocasión, el nuevo 10 del Bayern abrió su cuenta goleadora. En ese momento, con 7-0 en el marcador, Hans Flick decidió que era suficiente y retiró del campo a los dos extremos y a Boateng, y dio entrada a varios canteranos, entre ellos, Jamal Musiala. El inglés de 17 años marcó su primer tanto como profesional y cerró la goleada. Sus compañeros se reían en el banquillo y felicitaron al jugador al terminar el encuentro.

Es costumbre en la Bundesliga que el campeón sea quien juegue el partido inaugural de la nueva temporada y el Bayern ha demostrado la intención de revalidar el título con determinación. El próximo jueves, se disputará con el Sevilla el primer trofeo del año, la Supercopa de Europa. El partido se jugará en el Puskas Arena de Budapest a las 21.00. Los dos equipos buscarán su segundo supercampeonato europeo. El Bayern lo consiguió en 2013 de la mano de Guardiola y el Sevilla en 2006, cuando venció al Barcelona de Ronaldinho.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50