PLAYOFFS DE LA NBA

Los Nuggets, indomables, remontan y fuerzan el séptimo partido ante los Clippers

Denver, de la mano de Jokic, recupera 19 puntos y sigue aspirando a ser el rival de los Lakers

Jokic protege el balón ante Zubac.
Jokic protege el balón ante Zubac.Mark J. Terrill / AP

Los Denver Nuggets consumaron una extraordinaria remontada (111-98) y de manera inesperada forzaron el séptimo partido de la semifinal de la Conferencia Oeste que les enfrenta a los Clippers. El vencedor del duelo definitivo, que se disputará en la madrugada del martes al miércoles, se enfrentará a los Lakers en la final de la Conferencia.

Nikola Jokic abanderó la gesta de los Nuggets, que perdían por 19 puntos cuando faltaban 22 minutos. El pívot serbio sumó 34 puntos, 14 rebotes y 7 asistencias. El carácter indomable del equipo de Colorado es sabido y los Clippers estaban sobre aviso. El equipo de Los Ángeles dominaba la serie por 3-1. Los Nuggets estuvieron contra las cuerdas, a un paso de la eliminación, ya en el quinto partido. Pero remontaron 16 puntos. En el sexto, se repitió la historia. Doc Rivers, el entrenador de los Clippers, no se lo explica. “Claramente tenemos la fórmula correcta, pero en un momento dado la perdemos”, dice. El bajonazo de su equipo en la segunda parte fue tremebundo. El parcial: 64-35. Los Nuggets ganaron incluso con comodidad y Jamal Murray, con 21 puntos a pesar de que tuvo que retirarse unos instantes al vestuario a causa de un golpe, y Gary Harris, con 16, acompañaron la exhibición de Nikola Jokic.

Los Clippers, que acarician la posibilidad de clasificarse para la final de la Conferencia por primera vez en su historia, naufragaron por completo en esa segunda parte. Solo Kawhi Leonard, con 25 puntos, y Paul George, con 33, alcanzaron un nivel ofensivo aceptable. La derrota les deja anímicamente muy tocados. Todo lo contrario que los Nuggets, que ya dieron muestras de su capacidad para sobreponerse a las peores circunstancias en la primera ronda de los playoffs. Entonces remontaron un 3-1 en contra ante Utah Jazz.

Los Lakers contarán con algún día más descanso que su rival en la final del Oeste. Eliminaron el sábado a los Houston Rockets (4-1). Cerraron su semifinal de Conferencia apabullando a su rival (119-96) y batieron la plusmarca de la franquicia en triples obtenidos en un partido de playoff con 19 aciertos en 37 lanzamientos, y un 57% de efectividad. LeBron James fue el más destacado con 29 puntos, 11 rebotes y 7 asistencias. Tras la derrota, Mike D’Antoni anunció que no seguirá como entrenador de los Rockets.

Los Lakers no llegaban tan lejos desde hace 10 años, una travesía del desierto en la que su crisis fue profunda, a menudo convulsa. Completó las cuatro peores temporadas de su historia y gestionó más mal que bien el final de etapa del equipo que ganó el título en 2009 y 2010, de la mano de Phil Jackson, Kobe Bryant y Pau Gasol. Se sucedieron las despedidas, sin que los sucesivos proyectos recuperaran el rumbo. Hasta un icono como Magic Johnson salió de mala manera del club, en abril de 2019, tras haber asumido el cargo de presidente de operaciones en febrero de 2017.

El acierto de Davis

Los Lakers no pudieron clasificarse para los playoffs ni siquiera la pasada temporada, la primera de LeBron con la camiseta púrpura y oro. El genio de Akron, Ohio, vio interrumpida su impresionante racha: 13 años consecutivos compitiendo en los playoffs, y los últimos ocho en la final. Sin embargo, en julio del año pasado, los Lakers incorporaron a Anthony Davis, tras enviar a cambio un buen lote de jugadores y ceder varias futuras elecciones del draft a Nueva Orleans Pelicans.

Los resultados validan la decisión de Anthony Davis, el número uno del draft en 2012, de unirse a LeBron. Por fin, después de siete temporadas en los Pelicans, la Ceja se planta por primera vez en una final de Conferencia. “Sé lo que comporta mi nombre, mi nivel y lo que he conseguido en esta Liga, y lo que se espera cuando compito por un equipo. Se espera un equipo ganador. Asumo totalmente esa responsabilidad”, afirmó LeBron que, a sus 35 años, mantiene su extraordinario nivel de juego y liderazgo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50