FINAL DE LA EUROPA LEAGUE

Bono, otro héroe inesperado bajo palos

El marroquí alarga la senda milagrera de Palop, Beto y Soria en la portería del Sevilla en su torneo fetiche

Bono le hace una parada a Martial en el duelo de semifinales de Europa League entre el Sevilla y el United.
Bono le hace una parada a Martial en el duelo de semifinales de Europa League entre el Sevilla y el United.Martin Meissner / AP

”Siempre estuve en este barco. Jugando bien o no. De suplente o de titular. El fútbol es talento, pero también se necesita un poco de corazón”. Así se expresó Yassine Bounou (Montreal; 1991), conocido por sus compañeros como Bono, el nombre deportivo de un portero que se ha convertido en la sensación del Sevilla en este formato de la Liga Europa comprimido por la pandemia.

Marroquí nacido en Canadá, Bono se expresa en español con acento argentino. A los tres años ya vivía en Casablanca, adonde regresaron sus padres, que siempre vieron con escepticismo que su hijo se dedicara al fútbol. Primero en el Wydad de Casablanca; luego en el Atlético de Madrid, Zaragoza y Girona antes de llegar el pasado verano cedido al Sevilla, que ejecutará la opción de compra de 4,5 millones. “Bono ha sabido estar cuando le sonó el despertador”, afirma Julen Lopetegui cuando se le pregunta una y otra vez por su portero en Europa.

Bono, realmente, ya ha pasado a la especial historia de los porteros del Sevilla con la Liga Europa, esta competición fetiche que el club andaluz pretende ganar hoy por sexta ocasión. El penalti detenido ante los Wolves y las seis paradas decisivas ante el United catapultaron las prestaciones de un guardameta que se hizo con la titularidad después de la lesión del titular Vaclik en el duelo de Liga ante el Eibar el 6 de julio. En cuatro choques de la Liga y tres de la Liga Europa solo ha recibido dos goles.

Palop, héroe del título de 2007, cuando llegó incluso a anotar un gol decisivo en la eliminatoria de octavos de final ante el Shakhtar y paró tres penaltis al Espanyol en la final, lo tiene claro: “Bono ha transmitido un gran mensaje importante, y es que el buen trabajo en la sombra se recompensa. Ha tenido una respuesta excelente en situaciones de todas las clases en tres partidos muy exigentes en la competición. Ante el United, él solo sostuvo al Sevilla”, dice el que fuera emblema del Sevilla entre 2005 y 2012, ganador de dos Copas de la UEFA y dos Copas del Rey con el conjunto andaluz.

“Bono ha demostrado que no ha estado de paseo. Ha esperado su oportunidad siendo suplente y ha respondido de manera espectacular. Por lo que he visto es un portero sobrio, que se coloca bien y maneja los partidos desde atrás”, dice David Soria, portero del Getafe y protagonista del triunfo del Sevilla en la Liga Europa en 2016. Suplente de Sergio Rico —jugador del Sevilla que jugará la final de la Champions cedido en el PSG—, Unai Emery le dio la oportunidad de ser el guardameta en la Liga Europa.

“Mi situación fue parecida a la de Bono. No es fácil estar en la sombra y dar la cara. Pero me quedo con el recuerdo de una final espectacular ante el Liverpool, con el que remontamos para firmar la actuación más importante de mi carrera deportiva, pues no siempre se gana un título europeo”, recuerda Soria, decisivo en aquel título del Sevilla. En especial en cuartos, cuando detuvo un penalti a Beñat ante el Athletic que les abrió el camino a las semifinales. “Cuando ganas un título de este tipo es imprescindible que el portero sea protagonista. No hay más que ver la historia del Sevilla. Lo cierto es que a veces se nos da poca importancia y es evidente que hemos sido decisivos en los triunfos del Sevilla”, añade Soria.

Desear el título

El meta participó con el Getafe en esta edición de la Liga Europa: cayó en octavos precisamente el Inter, rival esta noche del Sevilla en la final. “El que aproveche su oportunidad se lleva la Copa. El Inter es un equipo diferente al resto, muy bien trabajado, con tres atrás, y te exige competir al máximo. Pero el Sevilla es el equipo que más desea esta competición y eso le da un plus. Sabe sufrir y luego aprovecha su oportunidad. Así ha ido ganando una detrás de otra”, aclara Soria.

El triunfo del Sevilla en la edición de 2014 también tuvo como héroe a un portero. Se trata del portugués Beto. Esa edición de 2014 quedará marcada también por el gol de M’Bia en las semifinales ante el Valencia, pero Beto rindió de manera excepcional en las dos tandas de penaltis decisivas para que el Sevilla fuera campeón. En octavos de final, en el único Euroderbi de la historia de la ciudad de Sevilla, Beto detuvo el penalti decisivo al bético Nono. En la final, paró los lanzamientos de Cardoso y Rodrigo, y el Sevilla se impuso al Benfica.

“Siento un gran orgullo y también algo de nostalgia por nuestro título de 2014. Fue un año muy largo, jugando desde un 1 de agosto, con eliminatorias muy sufridas”, recuerda Beto desde su Portugal natal tras abandonar el fútbol turco. “Bono ha sido muy importante porque ha mantenido vivo al Sevilla hasta que el entrenador pudo hacer cambios y estabilizar la situación frente al Manchester”, prosigue el meta internacional luso. “El Sevilla sabe siempre cómo jugar esta competición. Demuestra siempre que desea ganarla y eso se convierte en una creencia. Y si crees, ganas”, dice Beto.

Más información

Lo más visto en...

Top 50